Home / Países / Asia / Pingyao: un portal a la antigua China

Pingyao: un portal a la antigua China

Pingyao 600

Por fuera parece una ciudad como cualquier otra, pero en su centro se encuentra el casco antiguo fundado en el siglo XIV. Está rodeado por una muralla de 6 km de largo que fue construida en 1’370 sobre la base de la antigua muralla. Consta de 6 puertas y 70 torres de vigilancia. En su centro se encuentra la torre de la ciudad.

La llamaban la ciudad de la tortuga. Este animal era el símbolo de la longevidad y la paz en tiempos antiguos. En el diagrama la puerta sur sería la cabeza, la puerta norte la cola y las otras cuatro las patas. Todas las calles se cruzan horizontal y perpendicularmente cual cuadrícula del caparazón de una tortuga. Tiene una calle principal que va de norte a sur con casas diseñadas según las dinastías Qing y Ming.

En 1997, el casco antiguo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco según la cual Pingyao “Muestra una imagen realista de la vida cultural, social,  económica y religiosa de la nacionalidad Han”.

Pingyao es el lugar de nacimiento de los hombres de negocios Jin que fueron los grupos empresariales más importantes durante las dinastías Qing y Ming. Aquí se encuentra el primer banco chino (o tong) que comenzó siendo un negocio de tejidos en el siglo XVIII y fue el primero en emitir cheques. En los siguientes años casi todas las más importantes casas de cambio del país iniciaron sus negocios aquí. Esto permitió a la ciudad prosperar y tener hermosas residencias con patios internos, increíbles mobiliarios pintados a mano y arte en sus paredes.

Cuentan que en esos tiempos los sabios eran considerados superiores dentro de la escalera social mientras que los comerciantes estaban en los escalones más bajos. Pero en Pingyao se creía, contrariamente al resto de China, que los negocios eran importantes en la vida y parte del orgullo personal.

Dentro de la ciudad amurallada pagar una sola vez por un ticket que te permite entrar a cada uno de los lugares de interés excepto por la torre de la ciudad en la que te cobran 5 yuanes extra. La mayoría son templos, museos o casas antiguas que te muestran cómo era la vida en el pasado. No hace falta entrar a cada lugar ya que todos son más o menos similares.

Lo que más me gustó de Pingyao fue caminar por sus calles históricas, ver cómo vive la gente del lugar y comer en sus minis restaurantes a la calle. La atmósfera del lugar es increíble y te remontan a tiempos lejanos a la actual realidad China. Dentro de los sitios antiguos que vi es el más auténtico. Todos estos lugares, como son patrimonio de la humanidad, los han convertido en una forma de ganar dinero. Pero así y todo Pingyao mantiene su encanto y logra huir de a ratos del mundo turístico que crearon alrededor de sus calles principales. Mucha gente vive allí y se puede ver a través de las puertas entreabiertas las casas de sus habitantes. Perdiéndote por la ciudad te topas con zapateros, puestos de comida locales, niños camino al colegio y albañiles trabajando.

Pingyao 598
Patio de una casa privada. Me encantó la enrredadera con los farolitos. No todas son tan limpias y prolijas.
Pingyao 290
Calle de Pingyao de día. Siempre hay gente limpiando.
Pingyao 294
Estos carteles están por todas partes. Podés negociar por 10 yuanes el día y dejar 100 de depósito que te son devueltos después.
Pingyao 321
Podés probarte un vestido típico (tiene un costo). Los chinos aman esto y están 20 minutos sacandose mil fotos. Aproveché para tomar algunas.
Pingyao 331
Las calles principales son comerciales pero guardan su encanto gracias a la arquitectura y a los vendedores en la calle. Las motos eléctricas son populares.
Pingyao 514
Esta es una calle alejada del centro.
Pingyao 532
Museo con muebles típicos de época. Solía ser la casa de un comerciante.
Pingyao 572
Venta de antiguedades, pieles… Un poco de todo.
Pingyao 586
Vista desde la torre de la ciudad.

Mis pasos en Pingyao

El primer día recorrí sola la ciudad. El segundo conocí a un chileno que me presentó a un irlandés y a un alemán con su hermana. Atípicos y buena gente. Les presenté a una chica de Taiwán (Jo) que estaba durmiendo en mi mismo dormitorio compartido. Junto con Jo y el irlandés salimos a pasear. Nevó todo el día. El piso y los autos quedaron con un colchón grueso blanco sobre ellos. Hermoso pero muy muy frío. Jo no paraba de saltar feliz por ver nevar. Tenía puestas unas sandalias con doble par de medias porque no había traído abrigo. Así y todo era la que más insistía en estar a la intemperie. Cuando no pudimos soportar más el clima fuimos a comer los tres a un restaurante que había encontrado yo el día anterior. Restaurante es una forma de decir. Era grande como un cuarto, con 3 mesas de madera y una familia atendiéndolo. La puerta tenía una cortina de flecos plásticos que dejaba entrar parte del frío. La comida era barata y el té venía incluido.

Jo nos contó que cuando alguien te vuelve a llenar el vaso con té se suele golpear dos veces la mesa con dos dedos en señal de agradecimiento. Se comenzó a usar para no tener que agachar la cabeza tantas veces ya que los vasos son pequeños y se vacían rápido.

A la noche salimos a comer todos juntos a un restaurant mucho más caro y muy malo. Jo se enojó y yo acompañé sus gritos con un seño fruncido y mirada amenazadora. La comida era mala, el arroz estaba frío y el servicio era cualquier cosa. A veces te toman por extranjero tonto que no sabe como son las cosas y hacen lo que quieren.

De todas formas nos reímos mucho al salir de allí. Jo seguía gritándole al dueño del lugar.

Acá no sabes cuando están enojados peleando o cuando están teniendo una conversación en buenos términos. Gritan mucho y hablan en un tono y con una cara que para mí significa que están enojados por algo. Pero generalmente están hablando del tiempo o de la vida cotidiana. Cuando se enojan, como Jo, pareciera que en cualquier momento van a pegarse. Pero no, sólo es el sonido del lenguaje.

Entramos a un local donde vendían estatuas y máscaras de opera tradicional China. Jo hizo de traductora por media hora contándonos que el dueño del lugar, un chico menor de 30 años, había estudiado arte en la universidad. Muchos de los diseños de las carteras, postales y máscaras eran de su propia creación. Nos regaló una postal a cada uno con sellos típicos del lugar. Acá cuando mostrás interés y verdadero asombro te explican y te regalan cosas. Él nos explicó que era rarísimo que nevara en esta época del año. No es la primera vez que escucho “cambio climático” en una conversación. Incluso mis nuevos amigos europeos hablaban de lo raro que está el tiempo en sus países. Es un tema que me alarma mucho.

Esa misma noche nos tomamos todos juntos el tren a Xi’an. Fueron nueve horas intentando dormir en un asiento parecido a los de los aviones. Ellos los llaman hard seat. Lo malo es que no apagan nunca las luces, todo el tiempo hay gente hablando, comiendo, pasando por los pasillos y a veces hasta fumando en el vagón.

Feliz en la estación nos separamos por un par de horas. Cada uno su rumbo.

Nombre: Pingyao, mandarín simplificado: 平遥, pinyin: Píngyáo.

Ubicación: provincia de Shanxi, China. Se encuentra a 94 km de la capital de la provincia (Taiyuan), a mitad de camino entre Beijing y Xi’an.

Costo abril 2013: 150 yuanes para poder ver todas las atracciones excepto la torre de la ciudad por la que cobran 5 yuanes en la puerta.

Alojamiento: recomiendo ir al Yamen Youth Hostel. La relación calidad precio es muy buena. Provee con wi-fi, DVDs, billar, bar, restaurante, lockers y servicio de lavandería (8 yuanes por kilo) entre otras cosas. Está ubicado en el centro histórico cerca de las principales calles y de las atracciones turísticas pero podés escapar de las tiendas caminando sólo 5 minutos. El edificio fue construido en el sigo XVI  para ser la residencia oficial del emperador cuando visitara la ciudad. Es una típica casa con el patio central y las instalaciones rodeándolo.

casa de zapatos
Me metí por un pasaje y me encontré con la casa de un zapatero.
Tipicas botas
Antiguedades y botitas chinas para niños. Antiguamente había unas parecidas pero aún más pequeñas para las mujeres que se vendaban los pies.
Papercuts un arte famoso del norte
Papercuts un arte famoso del norte de China.
Pingyao 054
Fuera de la muralla. Nevando el lugar es mágico.
Pingyao 077
El casco antiguo nevado.
Pingyao 390
Templo budista.
Pingyao 332
El restaurante que me gustó.
Pingyao 349
Vendedores en un templo budista. En las fuentes se suele tirar una moneda y pedir un deseo.
Pingyao 384
Me enamoré de los templos de Pingyao. Tan tranquilos.
Pingyao 433
Figura budista del templo. Es la diosa de la reencarnación llamada Zhuang Sheng Ge Ge. Su asistente tiene canastos colgando y se encarga de distribuir los bebés a las diferentes familias.
Pingyao 411
Recreación de un cuarto antiguo.
Pingyao 442
Iglesia católica. Está un poco escondida y derruida. Repleta de banderitas de colores tiene una mezcla con la cultura oriental que le dá un tono diferente.
Pingyao 469
Parque de un templo.
Pingyao 456
Una niña camino al colegio mientras los mayores trabajan.
Pingyao 463
Me encantó lo colorida que era esta calle con minimercados y casas particulares.
Pingyao 487
Figuras de un templo.
Pingyao 482
Sentado sobre un tigre feroz.
Pingyao 500
Las figuras son antiquísimas y fueron talladas en madera.
Pingyao 494
En los templos podés sacar fotos hasta que te dicen que no se puede. Varios orientales me dijeron que haga eso, es algo que se hace y a nadie le parece mal.
Pingyao 511
Venta de peces para comer.
Pingyao 536
Espada antigua hecha a mano.
Pingyao 539
Típica puerta China.
Pingyao 555
Puesto de comida. Comer en la calle es baratísimo. Es sano pero el médico me recomendó n ocomer cosas crudas que no pueda pelar, siempre todo cocido. El agua de China no e spotable en la mayoría de los lugares.
Pingyao 512
Hombre en bici por los callejones. Una de mis preferidas.
Pingyao 606
Lo que vez cuando te asomás por las puertas. Típico patio repleto de ropa sacándose y cosas que no entran en la casa.
Pingyao 591
Vista desde las alturas del casco histórico.

Check Also

¿Grabar, editar y escribir en viaje?

¿Grabar, editar y escribir en viaje? ¿Sí o no? Tengo muy en claro que la …

8 comments

  1. Hola, genial! Me encantaron las fotos y tus descripciones. Gracias por permitirme vivir este hermoso lugar a través de tus ojos. Bendiciones.

  2. Hola Lupeee!! que lindas todas estas fotos, son maravillosas!! que sigas disfrutando mucho de esta experiencia! te extrañamos!!

  3. Que lindo como lo contas… un país que está en mi lista de pendientes. Un gusto haber visitado tu blog, y te invito a pasarte por el mío 🙂

    Un saludo grande a la distancia,

    Fede.

  4. Gu …tus historias me trasladan por unos minutos a la increible experiencia q estas viviendo. Sigue disfrutando! Bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.