Home / Países / América / Argentina / La Boca del viejo puerto y el caminito tanguero, Buenos Aires

La Boca del viejo puerto y el caminito tanguero, Buenos Aires

Les puedo contar que su nombre provino de las bocas del Riachuelo que contiene, que es considerado por muchos como el punto donde Pedro de Mendoza fundó la ciudad Santa María de los Buenos Aires en 1536, que durante años se mantuvo como el puerto principal hasta que tuvo que dejar su título al nuevo puerto ya que la poca profundidad de sus aguas no le permitieron seguir su destino anhelado.

Les puedo contar, también, sobre sus orígenes italianos y sobre esa vez que en 1882 intentaron constituir la República de la Boca; sobre los inmigrantes españoles, griegos, franceses y alemanes que colmaron de ropa limpia y gritos y risas sus conventillos de chapa; sobre sus clubes deportivos y sus movidas culturales que llenaron sus calles de música, poesía y arte plástico.

la boca conventillo ropa tendida

Les puedo contar tantas cosas que fueron mil veces repasadas, de forma escrita y hablada, como ustedes pidan. Pero ese no es mi fin. Hoy, quisiera escribir sobre mi Buenos Aires Querido, el que guarda un dulce recuerdo de este vecindario que tanto dio que hablar.

Verán, La Boca de mis tiempos era muy distinta a la de ahora. O acaso dependerá de la compañía que uno frecuente y los lugares por los que los talones levanten polvo. La que yo recuerdo era colorida y de fachadas de chapa pero carecía de tanto bullicio extranjero y vendedor ambulante de parilla. Ostentaba un aire nostálgico como si extrañara el olor a barco y quisiera aún recordar su época portuaria.

La Boca Buenos Aires La Boca Caminito Buenos Aires

Los cafés cobraban vida pero era difícil darle el verdadero sentido a las cosas. Lo aprendí del papá de mi tía Paula, Carlos, un personaje arrabalero del que lamento haberme desprendido. En sus años mozos había sido un hombre hermoso, pero no como los que te cruzás por la calle, sino más bien como esos hombres irreales, esos italianos de ojos claros que te venden perfumes de Dolce & Gabana en la televisión. No, no exagero.

Ahora bien, imagínense un hombre así con el lenguaje más de puerto que jamás hayan escuchado en sus vidas y seguro que se quedan cortos. Me llamaba cariñosamente, con una mirada tierna en esos ojos acuosos, “Ladilla infecta”. Mi tía se enojaba porque como era chiquita después lo iba repitiendo por todos lados, pensando que era un título del cual ostentar.

La Boca casa chapa turismo en buenos aires

La pequeña ladilla infecta, cuando iban de paseo a su casa, pensaba que era mucho más divertido ese otro mundo con casas de chapa, colores, perros que iban y venían de la calle, gente viviendo todos dentro de una misma casa pero con espacios propios, ojos de buey que traían secretos ocultos, cubiertos de plata con firma de barco de lujo, enormes artefactos marinos y brújulas tan grandes que, si es que el tamaño importa, seguro no perdías el rumbo.

Volvamos al barrio, a sus cafés. Si una persona cualquiera hubiera entrado, habría visto hombres canosos jugando a las cartas, al ajedrez o hablando pausadamente, como si la vida te diera años de más para hacer pausas prolongadas entre las palabras. Seguramente habría pensado que se trataba de jubilados, pensionados o desempleados. Pero La Boca siempre pareció funcionar de forma diferente. Marítima. Tan marítima como uno se imaginaría una isla de piratas.

Así, los señores disfrutaban la tarde mientras regateaban el precio de la mercadería que pensaban revender o lo inflaban para sacar ganancias, dependiendo si se tratara de vendedor o comprador. Muchas veces alguno sabía que fulanito tenía cierto producto y justo él conocía a un empresario al que por un justo porcentaje se lo podría vender.

La Boca perro La Boca que onda turismo

La Boca también me enseñó el significado político de la palabra Anarquía. A mí me habían enseñado que eso era malo. Tiempo después, en la escuela secundaria, una profesora con cierta tendencia política me explicó lo mismo que me dijeron por esas calles de balcones de hierro. No todos los anarcos están de acuerdo con atentados violentos y muchos de ellos piensan que la mejor forma de gobierno sería una democracia parlamentaria sin un líder principal o cabeza de estado y cuyos miembros puedan ser substituidos como decisión mayoritaria de los habitantes de su área. Ideología muy lejana al caos y la violencia que se le adjudica.

La Boca tango Buenos Aires

Conocí un anarco allí, un hombre mayor que me explicó sus creencias y sus ideales. Generalmente no me gusta catalogar a las personas según sus ideologías porque estas pueden cambiar pero las etiquetas, una vez pegadas, son difíciles de remover. En este caso aplica porque vivió y vive su vida de acuerdo a ello. Un hombre de mucha ética. Su facilidad para hacer negocios y dinero le molestaban en demasía puesto que la acumulación iba en contra de sus valores. Por ello siempre intentaba deshacerse de sus cosas, hacer regalos, ayudar, distribuir.

Recién ahora entiendo la lucha interna que debe haber tenido. No es fácil para alguien que convierte las cosas en oro querer no ser rico. Podría explayarme con este tema pero no lo voy a hacer, mi idea era sólo subrayar que, como toda ciudad portuaria, tiene historias de Robin Hoods, situaciones fáciles de malinterpretar y personajes dignos de ser recordados, tan obtusos como cualquiera que podría pasar el resto de su vida en alta mar.

Creo que me enamoré de esos bodegones antiguos, pequeños lugares de milanesas y bollos de papa por dos pesos, gente sentada sobre la acera tomando vino o cerveza y el aire espeso que hacía que todo se moviera lento, tan lento que por la tarde los negocios se cerraban y la gente dormía la siesta.

la boca bar

Hace poco retorné al barrio de la mano de un amigo estadounidense, con cámaras cruzadas y mentes preparadas para cruzar un umbral hacia una ciudad distinta. Así fue. Una ciudad de gente hablando portugués, bailarines de tango a la gorra, calles enteras de negocios con elevados precios, parrillas con personas encargadas de perseguirte y recomendarte comer allí utilizando palabras como “la mejor carne” y “el más barato”, artistas y artesanos mostrando sus trabajos sobre la calle, estatuas caricaturescas de Gardel y Mafalda y la nueva adquisición: el Papa Francisco, tan explotado estos días como atracción turística. Poca gente realmente del barrio, a esos hay que buscarlos como a los tesoros enterrados para que te cuenten su historia. Unas fotos aquí y allá, unas palabras con la gente y un caminar acelerado mío hacia esa otra parte no tan popular. Aquella que calla sus secretos.

La Boca tango caminito tanguero La Boca el Papa Francisco

Unos señores jugando a las cartas sentados en sillas sobre la acera contestaron mi pregunta sobre un lugar barato que venda comida, “uno de esos a los que van acá, no de los caros para turistas”. Encontramos una tienducha, bien de barrio, bien de club, con algunas mesas desperdigadas y un letrero de precios ínfimos. Brian pidió una milanesa con puré de papas por 35 pesos. Dado el tamaño de cada porción, me convidó con los dos panes que le dieron sabiendo que también tenía hambre.

Nos sentamos en una de esas veredas altas con escalerita. Ni bien terminamos, un señor pasó con su perro y se nos puso a hablar. Un niño se detuvo frente a un cartel de “Parar” haciendo caso omiso de su padre que lo arrastraba por la calle. “Papá, si después viene el cuco le voy a decir que fuiste vos el que no hizo caso al cartel”, parecía decirle con la mirada. También pasó un hombre con un carro lleno de chatarras y cartones. Se quedó trabado por un desnivel así que, con mi brazo bueno, fui a ayudarlo a empujar. Brian también tiró y entre los tres pudimos lograr que las ruedas siguieran su rumbo. Nos saludó con una sonrisa y le dimos dos de vuelta. En vez de mirarlo luchar lo ayudamos. Me sorprendí como siempre me auto-sorprendo con ese tipo de actitudes, esas que me gustan.

La Boca y su gente

Continuamos camino. Una puerta abierta mostraba un señor durmiendo la siesta sobre un mostrador improvisado de una oficina improvisada de una compañía, seguramente improvisada, que vendía servicios de impresión. Más allá otra puerta abierta con niños jugando en un living. Una sucesión de puertas abiertas, como si no importara la inseguridad de la que tanto se habla en los noticieros.

Graffitis por doquier de todo tipo y tamaño. Algunos con idiologías políticas, otros que expresaban sabiduría popular o representaban un fotograma de la historia Argentina.

La boca graffiti elefante La boca y su gente balcón La boca y su gente balanza

Las casas de madera y chapa acanalada con sus balcones de hierro se intercalaban con las de fachadas de cemento. La historia de sus colores es sencilla y poco tiene que ver con una nueva moda. Los marineros llevaban a sus casas los sobrantes de pintura de los barcos o las muestras que se vendían a bajo costo en los mercados. El costo elevado de la pintura llevó a los habitantes del barrio a aprovechar hasta la última gota y cuando se acababa se continuaba con otra sin importar que la casa quedara con varios colores en sus frentes. Hoy en día La Boca mantiene los colores como tradición de aquellos tiempos y como estrategia turística.

Después de todo La Boca cambió en parte, como cambia todo con el pasar del tiempo, pero no tanto como creí en un principio.

La Boca guitarra Buenos Aires turismoLa Boca puertaLa Boca Tango Buenos Aires La Boca Atelier arte buenos Aires

BOCA JUNIORS Y RIVER PLATE NACIERON EN LA BOCA

En 1901 se creó el Club River Plate como fusión de otros dos clubes: Santa Rosa y La Rosales. La leyenda cuenta que le debe su nombre a la inscripción de unos cajones que bajaron de un barco. Un poco más adelante en el tiempo, en 1905, surgió el Club Boca Juniors que lleva el nombre del barrio.

Los colores de su remera fueron tomados de la de un buque sueco que se encontraba amarrado en el puerto. Ambos equipos tenían una gran mayoría de seguidores italianos. Más adelante, River se mudó a Palermo para luego volver a trasladarse, en 1938, al barrio de Belgrano donde actualmente se encuentra su estadio.

Como todos saben, son los dos clubes más importantes en cuanto a popularidad y riña, aunque parezca extraño dado que sus orígenes son los mismos. Los partidos entre ambos equipos son llamados “superclásico”. Es impresionante ver cuando se juntan.

Recuerdo un día en el que estaba de visita en un departamento sobre Libertador, una de las avenidas principales. Los inchas de Boca bajaron de los buses por más que aún se encontraban lejos. Pasaron el túnel a pie con bombos, bochinche, petardos, bailes, gritos y humo. Eran tantos y armaron tal lío que los negocios de la avenida cerraron momentáneamente porque habían comenzado a romper algunos vidrios. La policía los miraba de lejos, como si no se atrevieran a intentar parar esa masa uniforme, azul y amarilla.

La boca Diego Maradona

QUE VER Y HACER EN LA BOCA

La calle Caminito es la más conocida y transitada por turistas del barrio. Aquí hay distintos puestos de venta ya sea de pinturas a la calle, mates artesanales o atelieres de arte. El reconocido pintor boquense Quinquela, junto a un grupo de vecinos, la recuperaron en 1950 pintándola con colores fuertes y bautizándola con el nombre de Caminito como el tango compuesto por Juan de Dios Filiberto y Gabino Coria Peñaloza. En 1959 el gobierno municipal la inauguró como “calle museo”, con obras donadas por boquenses.

La Boca Caminito trenLa Boca Caminito tango

Se trata de un barrio muy vinculado al tango por lo que se puede ir a diferentes milongas. Además, siempre donde hay turismo hay espectáculos a la gorra.

La Vuelta de Rocha, donde el riachuelo gira, es otro lugar característico de la zona e ideal para relajarse en verano con un buen Mate o Tereré.

La Boca Gardel tango

Los conventillos abundan por la zona y, muchos de ellos, hoy en día albergan museos que muestran cómo era la vida en esos tiempos. Se trata de viviendas de chapa con pequeñas habitaciones con cocina y baño compartido, donde vivían varias familias de inmigrantes. Muchos siguen en uso, habitados por familias argentinas o inmigrantes de otros países.

También se puede encontrar en el área el Teatro de la Ribera, el Museo de Bellas Artes Quinquela Martín, Mural Escenográfico, Casa Amarilla, Torre del Fantasma, Museo de Cera, el antiguo Bar la Perla, y la Fundación Proa con sus excelentes exhibiciones de arte y su bar-terraza desde la que se puede ver parte del barrio desde lo alto.

La Boca estatuas qué ver en Buenos AiresLa Boca el puerto

DONDE COMER BARATO Y RICO

Rivera Sur, en la esquina de Suarez 699, vende surprema con guarnición por 36$ entre otras cosas. Los platos son abundantes y te dan pan. Si vas en horario de almuerzo podés sentarte en sus mesas.

Si tu idea es gastar un poco más en un rico asado te recomiendo El Gran Paraíso en Garibaldi 1428. No probé la comida pero parecía buena y además la atención es excelente. No consumimos pero el dueño de todas formas nos explicó barios detalles del barrio, nos invitó a pasar al pequeño museo gratuito que tienen y me divertí con los letreros de frases ingeniosas colgados por doquier. Si entran, miren el edificio que hay justo en frente de la entrada: fue construido con forma de barco.

La Boca museo conventillo buenos aires retro

PRECAUCIONES Y CIUDADOS

Hay que tener mucho cuidado con la cámara de fotos y las pertenencias personales ya que suelen haber carteristas. Por la noche es recomendable tener aún más cuidado y, en medida de lo posible, ir acompañado. Los días que hay partidos de fútbol en el estadio de Boca, mejor no ir a menos que se vaya a la cancha.

La Boca caminito qué hacer en Buenos AiresLa Boca tango tangueros

COMO LLEGAR

Los buses que te dejan en la zona son: 8, 29, 33, 53, 64, 86, 152. Si estás lejos podés ir hasta la estación Plaza de Mayo (Línea A) en subte y allí tomarte el 152 sobre Paseo Colón (la avenida enorme detrás de la casa de gobierno).

La Boca cómo llegarcómo llegar al barrio de La Boca La Boca casa colores La Boca ventana La Boca edificio retro

Check Also

Basta de hijos, un post desde mis entrañas

Bueno, quizás fui un poco dramática con el título… Lo reconozco. Es que hoy me …

4 comments

  1. Me encantó la nota y sus referencias, me gustaron mucho mucho las fotos!

  2. Hola los felicito por su articulo sobre La Boca. Para mi es un barrio con mucha mística, su expresión y su arte lo hacen ser uno de los lugares preferidos por el turista que viaja a Buenos Aires. La parrilla en ese lugar es impresionante y el tango… del tango solo se puede decir que Piazzolla y Pugliese son los mejores. Muchas gracias por el intercambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.