Home / Alojamientos / COUCHSURFING: Experiencia en primera persona

COUCHSURFING: Experiencia en primera persona

QUÉ ES COUCHSURFING (CS)

Muchos no saben de que se trata, pero si ya tenés una idea podés saltear esta parte del post e ir directo a la siguiente.

Couchsurfing.org es una página en la que puedes brindar tu casa como alojamiento para viajeros y/o hospedarte en casas ajenas mientras viajas de forma gratuita. Cobrar está penalizado, hospedar a otros en tu hogar es optativo. Las opciones de alojamiento pueden variar desde un lugar en el suelo para una bolsa de dormir, un sofá o una habitación propia. El perfil personal deberá contar con dicha información además de rellenar otras secciones como tus estudios, los idiomas que hablas, pensamientos y gustos. Mientras más completo mejor e incluso tiene un apartado para subir fotografías.

Lo bueno de Couchsurfing es que el perfil de cada persona cuenta con referencias de otros viajeros diferenciándolas entre positivas, negativas y neutras. Además, las referencias cuentan con una parte escrita especificando el por qué de la elección y si fue dejada por un anfitrión, un huésped, alguien que viajó con él o que lo conoció en otra circunstancia.

Ten en cuenta que si bien te brindan alojamiento gratuito, ese no es el fin. Lo que se busca es el intercambio cultural, nutrirse mutuamente y conocer una cultura diferente desde adentro. Esto quiere decir que tendrás que dedicarle tiempo a esa persona y no usar su casa como si fuera un hotel. Es como si fueras a visitar a un amigo, sólo que aún no lo conoces. No hace falta dejarles un presente aunque es un lindo gesto regalarles un recuerdo tuyo, ya sea una foto con una pequeña frase, una carta o un souvenir.

experiencias de couchsurfing
Festejando año nuevo oriental en Vietnam en la casa de los padres de nuestra anfitriona.
A continuación podrás encontrar los siguientes apartados:

  • Experiencia en primera persona
  • Experiencias para olvidar
  • Consejos para utilizar CS de forma segura.

COUCHSURFING: EXPERIENCIA EN PRIMERA PERSONA

Aún recuerdo esa tarde que le pregunté a una viajera si realmente me recomendaba utilizar Couchsurfing y cuán seguro era. Los que me leen saben que a veces tiendo a delirar creando mentalmente situaciones “posibles” un tanto exageradas, para intentar resolverlas en caso de que realmente ocurran. Me imaginaba en Moscú víctima de la trata de blancas, cortada en pedacitos y colocada en una caja por un psicópata o, en el mejor de los casos, en una situación incómoda con algún anfitrión intentando propasarse. Le advertí que tengo un imán para las situaciones bizarras, pero pareció pasar por alto mi confesión insistiendo en que probara antes de descartarlo.

qué es couchsurfing
Primero me dijeron que iba a hospedarme en un departamento pero mi anfitriona tenía que cuidar la casa de su jefe y me llevó allí. Imaginen mi alegría cuando vi el estanque, el jardín, la habitación privada y el simpático perrito con el que jugué el resto de los días.

Con algunos reparos, comencé una lista de futuros candidatos y contacté a mi primer anfitrión. El día del vuelo llegó y unas cuantas horas después me encontré en China, en un piso 23, recibiendo las llaves del departamento de Wolf. ¿Les comenté que soy un anzuelo para las situaciones bizarras? Bueno, en este caso Wolf era un amor y me trató de maravillas aunque tenía gustos un tanto fuera de lo común, ya les conté a lo que me refiero en Amor de Prostíbulo.

Con Wolf me sentí mimada y segura. Mi primer intento fue un éxito rotundo. Me brindó las llaves sin reparos y un celular (móvil) para llamarlo gratuitamente si me perdía. Además, cada mañana se despertaba 20 minutos antes para darme indicaciones en cuanto al transporte según mis planes y hasta me llevó a comer el famoso pato de Beijing. Me despedí un tanto triste por dejar atrás nuestras bizarras y profundas conversaciones y, por qué no, confesiones sobre la vida.

couchsurfing es seguro?
En Shanghai me tocó un anfitrión increíble que me mostró la ciudad, me llevó a bailar salsa, jugamos con láser, me dio libertad absoluta y nos reímos mucho durante esos días. El lugar no se quedaba atrás con mi propio cuarto y vista de la ciudad entera desde un piso altísimo.

A partir de allí me volví un tanto adicta a Couchsurfing y cada vez que encontraba un host con un perfil que me gustara intentaba contactarlo. Mi suerte fue variada.

Los mejores casos fueron sin duda alemanes. Jan no me dio la llaves de su apartamento pero me cocinó cada noche y me mostró las mejores partes de la ciudad en la que vive. Además me presentó una amiga local y me explicó muchas cosas que no entendía de la cultura del lugar. Marko, de nacionalidad croata, me presentó amigos y me cuidó cuando caí enferma, brindándome su cama (él se mudó al sofá). David, un simpático e intrépido australiano, no solo me dio las llaves sino que me llevó a bailar salsa en China y me dijo que me quedara el tiempo que quisiera en su casa. Todos ellos fueron hombres y jamás sentí un intento de acercamiento sexual, lo que hizo que me relajara en cuanto al tema.

cómo usar couchsurfing
La increíble comida de todos los días de Jan.

Mi experiencia con gente local también fue buena, en su mayoría. Liao me alojó en una casa con estanque y un perro simpatiquísimo, que estaba cuidando. Me cocinó comida china mientras yo intentaba enseñarle a bailar ritmos latinos (el reggaetón le divirtió mucho). No sólo me dejó sola en la casa que estaba bajo su responsabilidad durante sus horarios laborales, sino que me dio las llaves y expresó sentirse culpable por no poder acompañarme todos los días. Ella recorrió Europa en bicicleta sin casi dinero y durmiendo en carpa, incluso en los países que no lo permiten. Aprendí mucho como viajera de sus experiencias.

Hoa aceptó que, junto a dos chicas más, nos sumáramos a su invitado inicial que era un amigo reciente del viaje. Nos recibió en la casa de su familia, nos llevó a pasear y ver los fuegos artificiales de festejo de año nuevo, nos alimentó con comida típica, respondió todas mis preguntas sobre su cultura haciéndome otras sobre la mía, me enseñó a cocinar algunos platos vietnamitas y en la actualidad me envía mensajes preguntándome cómo me encuentro. Esta chica de 30 años, me brindó todo el afecto que pudo como si fuera una hermana. Le estoy profundamente agradecida y ojalá le haya ayudado a ver que aún es joven para lo que se proponga.

experiencias negativas couchsurfing
El hermano de Hoa nos llevó. Dormí la hora y media del viaje y me desperté descansada a tiempo para los fuegos artificiales (no iba a ir por el sueño pero me convencieron y lo pasé genial).

Tauney, canadiense, de novia con un local del sur, me hizo probar por primera vez Hot Spot y me contó intimidades sobre su vida en el país. Recuerdo nuestros paseos por los mercados y los parques, cuando me llevaba en su moto eléctrica y las charlas muy de mujer caradura (lo digo por las dos). Jason, de origen chino, me recibió en el colegio de inglés para el que trabaja y me brindó la posibilidad de dar clases de conversación durante tres horas por día a cambio de alojamiento, comida y amistad. No entendió demasiado mi gusto por el sol y por los viajes pero siempre estuvo pendiente de que estuviera bien.

Tengo en mi haber otros ejemplos de generosidad en la comunidad de Couchsurfing pero temo aburrirlos. Creo que la idea es clara, se pueden llegar a tener experiencias únicas conociendo la cultura bien de cerca de pesar de tener poco tiempo disponible. Ahora pasemos a las experiencias para olvidar, a las que llamo Outliers (valor atípico) ya que no suelen ocurrir seguido.

OUTLIERS DE COUCHSURFING: EXPERIENCIAS PARA OLVIDAR

La primer experiencia para olvidar posiblemente haya sido un invento de mi mente, pero no por ello menos atemorizante. Me alojó un Iraní que no sabía su dirección ni hablar el idioma local, lo que me trajo muchas complicaciones a pesar de que cada vez que alguien lo llamaba para decirle que estaba perdida en la zona, me venía a buscar caminando. Apenas llegué me dejó sola y se fue a dormir la siesta sin explicarme nada y luego cada vez que me daba indicaciones eran erróneas.

No pude evitar notar que todas las puertas tenían llaves fijadas del lado de afuera excepto la de su cuarto, lo que me llevó a desconfiar por más que me tratara bien. La primer noche dormí con mi frasco de gas pimienta en la mano, en estado de vigilia. Al otro día le dije que unos amigos estaban en la ciudad y que debía irme. Me despedí de él agradeciéndole mucho. Me sentí culpable al principio pero cuando viajo sola confió en mi instinto “por las dudas”. Posiblemente él era buena persona y sólo quería ayudar, pero no puedo quedarme en un lugar donde siento que corro peligro, por más que no sea cierto.

experiencias positivas couchsurfing
Casa de familia. Extraño el perrito y las tardes de charlas.

Desde allí partí al sur de China y me alojé con un israelita que hablaba perfecto el idioma y conocía bien la ciudad. Me enseñó a conseguir comida barata, a distinguir cuándo un jabón no tenía blanqueador para la piel y a tomarme colectivos (buses) sin saber hablar chino. Juntos fuimos a visitar el Buda de Leshan y pasamos una tarde increíble.

Se preguntarán por qué se encuentra en esta sección. Lo que quisiera olvidar no es su persona sino su casa. Jamás en mi vida vi tanta mugre junta. Aquí es cuando lamento haber perdido mi celular (móvil) con las fotografías. Piensen que estuvo viviendo por cinco años en el departamento y jamás limpió ni la cocina ni el baño. La cocina tenía capas amarillas de aceite que cubrían hasta las paredes. El baño estaba roto, con el piso cubierto por cuatro centímetros de agua, las paredes con hongos y bolas de pelos de diferentes personas por doquier.

Aguanté cuatro noches y me tuve que ir porque me agarró un ataque de alergia por dormir en el sillón junto al perro (el problema era el sillón, no el perro). Acá es donde piensan “que fifi”, y entiendo el motivo por más que no sea cierto. He dormido en la calle, en estaciones de buses, aeropuertos, carpas, en casas campestres y humildes en el suelo… un poco de tierra no le hace mal a nadie pero tengo un límite de tolerancia al cúmulo de pelos y agentes pegatinosos sobre las superficies que sí o sí debo tocar o el aire que tengo que respirar.

Por suerte tuve una racha de días sin complicaciones hasta que se me ocurrió ir a una ciudad no turística nuevamente y el único anfitrión que me respondió me envió una respuesta un poco extraña. Se trataba de un israelita trajeado, de buen aspecto físico, con una carrera en finanzas y un departamento extremadamente limpio (si no veo fotos al menos del baño dudo un poco porque no me da la cara para consultar el ranking de limpieza). Pensé que iba a estar bueno poder hablar un poco del mundo financiero de nuevo y me lo imaginé como mi nuevo amigo en tierras asiáticas. Pero la amistad no sucedió.

La respuesta me decía que se había mudado y ahora tenía solamente una cama doble por lo que, si no me molestaba compartirla, me recibía encantado. Me quedé atónita y con una ceja levantada. “¿Qué le contesto? ¿Seré yo que veo segundas intenciones en cualquier cosa?” No, claramente no era yo. Por las dudas le pregunté si dormíamos con almohadas en el medio y si él sería un completo caballero, después de todo había compartido habitación más de una vez sin que pasara nada físico. Aunque una cama…. La respuesta llegó rápidamente: no me podía prometer nada y dependía de cuán linda era. Morí de risa, le dije que prefería declinar la invitación y seguí de largo directo a Hong Kong sin pasar por la ciudad. Al menos le agradezco la sinceridad.

viajar con couchsurfing
Me alojé en un negocio de buceo y los instructores bajaban cocos durante el día.

Mi último anfitrión para olvidar fue un indonesio que mintió en sus detalles. Cuando llegué, no sólo no vivía con su hermana y un perro sino que la casa resultó ser una habitación pequeñísima con un colchón de una plaza en el suelo. Esa noche él tuvo que trabajar en un hotel por lo que dormí en el colchón pensando en buscarme un nuevo alojamiento para la noche siguiente. Pero en la mañana me despertó susurrándome al oído en calzones.

Me fui de la casa y le dije que cambiara su perfil porque no tenía nada de cierto. Generalmente si voy a casa de asiáticos suelo elegir familias o mujeres hasta entender cómo se manejan las relaciones interpersonales pero este fue un caso de urgencia donde mi primera elección se enfermó el día que llegué. No pasó nada terrible y aprendí que es mejor contactar a las personas con tiempo para poder chequear con alguien sus antecedentes en vez de guiarme sólo por las impresiones dejadas en el perfil.

alojamiento couchsurfing
En Tailandia, después de unos días con nuestro anfitrión, nos invitó a una gira de hoteles. Tragos, piscina, luchas en el agua, risas, viajes en moto… que buen día.

CONSEJOS PARA USAR COUCHSURFING DE FORMA SEGURA

Como vieron, nada terrible pasó y la mayor parte fueron buenas experiencias. De todas formas nunca está de más tomar recaudos para volver el viaje aún más seguro. A continuación les doy algunos consejos de “prácticas de seguridad” que aprendí en viaje:

  • Pedí la dirección, el teléfono y ve solo la primera vez. Esto te da la certeza de que allí es donde te alojarás realmente.
  • Envía la dirección y el teléfono a dos personas antes de llegar al destino. Lo ideal es dejarle los datos a tu familia y a tu anfitrión anterior diciéndole que te comunicarás con él para hacerle saber que llegaste bien.
  • No elijas anfitriones sin foto de perfil o que te generen dudas. A veces es mejor confiar en tu instinto y además no sería justo para el otro alojar a una persona que estará a la defensiva.
  • Lee bien el perfil antes de enviar una solicitud de alojamiento. En caso de tener dudas podés escribirle para consultárselas antes de enviar la solicitud.
  • No elijas perfiles sin referencias y lee bien las que tenga. A veces, leyendo “entre líneas” se puede obtener información útil.
  • Al elegir el anfitrión escribí a dos personas que hayan dejado comentarios. Algunos tienden a no poner nada si tienen una crítica negativa. Al consultar a otros, te podrán contar su experiencia para poder evaluar con más información.
  • Ten en cuenta que deberás respetar las tradiciones del que te hospede. Por ejemplo, en un país musulmán es probable que a las mujeres le pidan que se tapen el pelo como muestra de respeto. Si uno no sabe bien las reglas del país al que va, se le puede escribir primero preguntándole las dudas. No dejes que hagan todo el trabajo por vos y primero investiga por tu cuenta. Muchas veces ellos no saben las diferencias entre las culturas y hay que ser específico con la pregunta.
couchsurfing dormir en casas de familia
Las familias, por más que no hablen ni inglés ni castellano, son mis preferidas.

Check Also

Basta de hijos, un post desde mis entrañas

Bueno, quizás fui un poco dramática con el título… Lo reconozco. Es que hoy me …

19 comments

  1. hola cs fue un gran sitio pero en los ultimos tiempos se lleno de gente q no tiene nada que ver con los viajes
    y te digo que se nota por cuesta cada ves mas conseguir un lugar ya es muy dificil depender solo de cs
    a la hora de hacer un viaje

    • Hola Juani, no sabría decirte porque comencé hace dos años. A mí me funcionó bien. De todas formas, cuando se vendió, muchos se fueron a otra sin fines de lucro que no recuerdo como se llama. Quizás esa funciona mejor o se puede utilizar las dos en paralelo.

  2. Che, fifí (es broma) Te re banco con lo de la mugre. Mirá que no soy el rey de la limpieza y duermo y como dónde sea y cómo sea pero tampoco la pavada!
    Me lo imaginé al bolú ese en calzones susurrándote, jajaja!!!
    Me has hecho morir de la risa!
    Te dejo un abrazo Guada!

    • jajaja menos mal! porque con lo que estoy a favor de la valija, el post de la depilación y el cuidado femenino y esto me pareció que ya estaba rozando la línea. 😛 Igual te juro que esa casa no la toleraba nadie excepto él… aún no sé cómo me quedé tanto tiempo. Un abrazo grande!!!!

  3. Muy buenos e instructivos todos los relatos. Gracias.

  4. Me interesa eso del CouchSurfing, tanto que la gente llegué a mi casa como yo poder salir a otra ciudad y que me reciban. Pero donde puedo darme de alta? O como le hago? podrian orientarme?

  5. Personalmente he tenido buena experiencia haciendo couchsurfing.
    Yo he dormido en 2 casas y he dado alojamiento a 2 personas.

  6. Hola, he alojado en dos ocasiones a parejas de amigos y es una experiencia única, es seguir viajando sin salir de casa. Se debe revisar muy bien el perfil de la otra parte. No entiendo como te aguantaste 4 noches donde el sucio.

  7. No seré nunca host (aunque soy hospitalaria) porque no me banco que te saquen los trapitos en la web.
    Te critiquen el lugar sin asco!!!!……No es bueno, ni agradecido eso…..

    • Hola Maud, es un intercambio cultural no una red de ayuda. Si uno publica las fotos del lugar y dice la verdad cada uno elige y no hay nada que criticar. Si uno miente sobre el lugar si. Me pasó de un chico que puso que vivía con la hermana y tenía cuarto de invitados cuando vivía solo y estaba en un mono ambiente chico como un baño. También a veces he ido a lugares incómodos por decisión propia, el tema es que sea decisión propia con toda la información posible. Además la mayor parte de viajeros realmente no opina sobre la casa sino sobre la actitud del anfitrión. 🙂

  8. Hola Guadalupe.
    Quiero hacer couchsurfing, pero no lo veo para nada seguro. O sea… sé que hay muchísimas historias reales de couchsurfing super exitoso y genial. Pero yo no vivo en un tupper sé que más de un 50% de las mujeres del mundo han sido violadas, que en internet es una pavada hacer perfiles falsos y que existe el mercado negro de órganos. La serie catfish muestra casos reales de gente que inventa perfiles en sitios de citas, Facebook… Hasta donde sé la película Taken está basada en hechos reales… Y tengo conocidos que trabajan en la red de desmantelamiento de trata de blancas en el Río de la Plata y yo he trabajado en otras áreas también de realidades crudas…
    En los casos de tratas de blanca, es normal que contacten a las personas por internet primero, y chateen y tengan conversaciones por hangout o skype con video y todo por un año entero, todo ese trabajo diario para luego convencer a la mujer que vaya a quedarse a un nuevo país. Y estando en el nuevo país generalmente la primera semana todo es maravilloso… Digo esto, porque es real, pasa y habla de que lo que vemos en internet puede ser una gran fachada…
    Puede ser una experiencia desagradable como la de la mugre… o puede ser una experiencia falsa pero «tolerable» como la de «no tiene hermanas y es un monoambiente», cosas que arruinan el couchsurfing pero no la vida.
    Dices que te imaginabas lo peor, pero ¿apenas con un consejo de «primero probalo» y 2 experiencias positivas se te paso? ¿Acaso no sabías que sí hay muchisísiismas experiencias geniales en couchsurfing?
    Yo no necesito que me cuenten experiencias exitosas, sé y super sé que las hay. Sé de gente que encontró el amor en Tinder, etc, etc…
    Lo que necesito saber es como preveer y protegerme de las zarpadas malas experiencias.
    Solo las referencias no me parece suficiente… ¿Y si los perfiles de las referencias son también falsos?
    Si le dejo la dirección a mi familia, pero está en otro continente, ¿eso sirve de algo? ¿Cómo hago cuando es mi primer anfitrión del viaje?
    No entendí lo de ir sola la primera vez…
    Espero que me puedas ayudar. No soy paranoide. Se maneja que 4millones de personas al año caen en redes de trata. Somos 7mil millones en el mundo. Simplemente no quiero regalarme.
    Soy ultra conciente que todas las probabilidades son de que la pasaré hiper genial con coachsurfing, pero a veces se dan las situaciones de baja probabilidad… Y yo tb soy un imán para situaciones bizarras…………….. bastantes………….

    • Hola Maca, mira, no lo probé 3 veces sino más de 50 y mis amigas (casi todas) lo utilizan. Lo mejor es ir con familias o con mujeres, ver si tienen referencias y leerlas con cuidado, ver si esas personas que ponen las referencias tienen referencias y a la vez esas personas son reales. También podéis buscarlos en FB o preguntarles cual es la cuenta que tienen y ver hace cuanto la tienen. A mí me parece que uno puede vivir asustado toda su vida por un porcentaje chico de cosas que pasan o podes vivir y asumir los riesgos. Ninguna de las dos cosas es estúpida, si una más feliz que la otra. En general le paso la dirección y el whats app de la persona también a mi anfitrión anterior que sí está en el país y tu familia se puede tomar un avión siempre y además contactar a la embajada que suele actuar rápido (cuando tuve el accidente a la hora estaban llamándome de la embajada del país de al lado al hospital, en Camboya no hay embajada argentina. Tu decisión y nadie te obliga a nada. Abrazos!!!

  9. Amilcar Herrera

    Hola que tal, nunca he hecho couchsurfing pero de seguro que la experiencia debe ser fabulosa, ya me inscribí en la página y quiero viajar antes de que termine el año a Perú y dependiendo de que tal me vaya en el camino es posible que llegue a Argentina 😉
    Espero encontrar Host que me reciban a lo largo del camino, conocer sus ciudades y su cultura

  10. Una cosa que nunca entiendo de CS,sirve ahorrarte 5 dls a cambio de perder libertad? Porque como vos mismo lo explicas no es solo alojamiento gratuito por ende se desprende que tenes que estar con la persona a disposicion la mayoria del tiempo.Yo sinceramente cuando viajo quiero estar libre y no atado a ninguna persona.Prefiero pagar un hostel y acercarme a la cultura local de las mil maneras que hay para hacerlo..Y no lo digo desde el miedo a un extrano,porque uso Airbnb,lo digo desde la perdida de libertad dado que ellos mismos te dicen en los perfiles que no son hoteles y tengo el cuento de 2 o 3 personas que se sentian casi presas del host.Muy buen blog.

    • Primero, elegís el tipo de host, no se pretende que estés siempre con ellos sino que en algún momento compartas tiempo. En segundo lugar, a mí me gusta porque te abre una puerta a otra cultura pero una de verdad que te permite ver como viven, aprender y hace mil preguntas a gente abierta a extraños. No es para todos ni para todos los días, cada uno ve.

  11. Hola Guada! Un real gusto leer tu post. Estoy pensando en hacer CS, me encantaria visitar EEUU y luego ciudades de Europa. A lo que va mi pregunta es, cambia el tipo de Visa que tengo que tramitar? Abrazo!I

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.