Home / Países / América / Ushuaia – Parada en El Fin Del Mundo

Ushuaia – Parada en El Fin Del Mundo

Y se sentía el fin del mundo porque siempre pensé que debería ser frío y tener un poco de todo: un poco de mar, un poco de montaña, un poco de islas, un poco de viento, un poco de hielo, un poco de bosques, un poco de la magia de una postal de Papá Noel pero en el polo sur y un poco del País De Nunca Jamás. Ushuaia me llegó como una ola de belleza que costó asimilar.

Paso Garibaldi
Moteando por el paso Garibaldi quedé impactada.
Paso Garibaldi 2
Al punto de necesitar parar.

La ciudad la vi tan limpia y tan prolija, para sorpresa de sus habitantes, pero a la vez no paraba de perderme intentando subir o bajar a las rutas que la costean. Ushuaia está trazada en zig-zags, con calles asimétricas donde podés encontrar tres o cuatro seguidas para un mismo lado y luego una cortada que te obliga a girar o ir hacia el lado contrario. Algunas son tan empinadas que sentís que tenés la rueda de adelante en el aire. Cada vez que tenía que encontrarme con alguien salía una hora antes por las dudas y siempre era puntal a pesar de lo pequeño que es el lugar. Me parece una característica disfrutable, es como si quisiera que la conocieras y fuera cambiando y mezclando sus calles para que no salgas de ella. Se trata de una de esas ciudades que quisiera que Italo Calvino agregara a sus Ciudades Invisibles.

Ushuaia centro
Cada vez que salía con la cámara llovía por ende no retraté la ciudad… me quedó esta foto que refleja la limpieza de sus calles y los techos en V invertida para evitar que la nieve se estanque sobre ellos.
World's end Ushuaia
Está repleta de arte callejero, algunos divertidos.
Ushuaia cara
Otros impactantes.

Los alrededores impresionan porque no tienen paisajes normales, son todos espectaculares, al menos para una porteña acostumbrada a la llanura pampeana. Las montañas que la rodean ostentan nombres como el Cerro de los Cinco Hermanos, por sus cinco puntas nevadas, y el Monte Olivia, mi preferido.

Aquí, al igual que en Río Gallegos, la gente se rige por el clima. Si hay un lindo día de sol y un poco de calor (convengamos que para ellos un poco de calor no es lo mismo que para mí) dejan de hacer sus quehaceres y salen a disfrutar del día. Por lo general, la loma de pasto frente al lago, que se encuentra bajo la ciudad, y al casino, por la tarde se llena de gente tomando mate. Este punto es el último en quedarse sin sol, sino ya hay que trasladarse al Parque Nacional que queda a veinte minutos en auto. Desde allí los rayos se esconden detrás de la montaña y la loma queda nuevamente vacía a la espera de otro día soleado.

Ushuaia veleros
Camino a navegar por el canal Beagle.
Ushuaia montaña pico
Me hipnotizan las nubes que cubren las montañas.

La gente de Ushuaia fue muy linda conmigo. Anduve por radios y canales de televisión por lo cual un motociclista me paró en la calle para saludarme. Cuando me pasan estas cosas no me da tiempo a reaccionar en el momento. El otro se emociona, lo saludo y cinco minutos después me emociono sola porque no me entra aún en la cabeza que alguien pueda lagrimear por mi viaje. Me dan ganas de sacudirlos y decirles que ellos pueden, que todos podemos alcanzar lo que queramos: nunca es tarde. Me volvió a pasar cuando me subí al barco para una excursión, cortesía de unos amigos. Me encontré con tres motociclistas que venían desde Capital Federal; Buenos Aires, para los extranjeros. Ya sabían de mí y me dijeron que en la ruta era famosa, esto creo que fue un poco en broma. El negro, un hombre sentimental, alto y canoso pero aún con chispa de juventud en los ojos, se emocionó al punto de tenerlos acuosos. Su hija está aprendiendo a manejar motos y también quiere hacer un viaje, quizás con el padre. No le dije nada en ese momento porque me costó mucho procesarlo pero ahora me surgen unas ganas enormes de abrazarlo. Él es el director del Club Náutico de San Isidro si mal no recuerdo. Uno de ellos venía en una Transalp, otro en una África (desde que la vi en Camboya quiero una) y no me acuerdo la tercer moto pero estaba dentro de ese rango. Me pregunto si lograré procesar las cosas más rápido, en el momento, porque últimamente necesito mucho tiempo, se vive tanto en un día que mi mente está abarrotada de información y sentimientos. ¿Tendré un embudo dentro que termina funcionando defectuosamente con tantos datos como las avenidas de Buenos Aires en hora pico?

Ushuaia Faro Les Éclaireurs
El faro Les Éclaireurs, que no es el del fin del mundo.
Ushuaia Faro Les Éclaireurs 2
Pero es hermoso.
Ushuaia Canal Beagle
El mar de un segundo a otro se agita queriendo que vuelvas por donde viniste.
Ushuaia Canal Beagle lobos marinos
Los lobos marinos vivien una vida apacible sobre las rocas. Entre muchas mujeres hay un solo macho.

Contar sobre una ciudad en menos de mil palabras es algo extremadamente difícil, más cuando sentís que te quedaron miles de espacios por recorrer y gente con la que hablar. Mi estadía fue tranquila en la casa de una familia amorosa que me llevaba de aquí para allá y me contaba la historia de cada rincón. Con el padre fuimos al Parque Nacional Tierra Del Fuego, cada uno en su moto, donde me explicó un montón de cosas sobre la naturaleza. Los bosques parecen de cuento. Como los que uno se imagina leyendo las aventuras de Puck escritas por Kipling (recomiendo una buena traducción de Puck of Pook’s Hill para los niños o cualquiera que guste de este autor). Esos bosques espesos con árboles despeinados cubiertos por barbas claras que indican la pureza del aire y a la vez le dan un halo de misterio como si en cualquier momento se fuera a cruzar un duende o una ronda de hadas. Pero no es Inglaterra y tampoco un bosque céltico; es el fin del mundo, el extremo más al sur antes de la Antártida, rodeado de montañas nevadas en punta que señalan el cielo y de lagos de mil colores con aguas calmas que en un segundo el viento las vuelve indomables.

Ushuaia carcel petizo orejudo
Tan famoso es aquí que mereció un retrato callejero.
Ushuaia Parque Nacional Tierra del Fuego
De repente estaban tranquilas y al segundo se levantó un viento tan fuerte que provocó pequeñas olas.
Ushuaia Parque Nacional Tierra del Fuego 4
Bosque en la ladera de una montaña.
Ushuaia Parque Nacional Tierra del Fuego 3
Un poco más del Parque Nacional con sus cimas nevadas.
Ushuaia Parque Nacional Tierra del Fuego 5
Y sus turbales.
Ushuaia Parque Nacional Tierra del Fuego 7
Y sus árboles que abrazan.

Aquí, antes de que llegaran los misioneros Kelper desde las Malvinas y mucho antes que Argentina mandara militares y estableciera la famosa cárcel que alojó al petizo orejudo (el primer asesino en serie conocido en mi país); mucho antes, estas tierras eran habitadas por los Yámanas y los Onas. Los Yámanas me llamaron mucho la atención al leer sobre ellos. No solo por la desnudez de su cuerpo a pesar del frío sino también por su baja estatura y por su forma de trabajar frente a la necesidad y pasar el resto del día disfrutándolo si la comida no escaseaba. Eran un pueblo con una lengua dulce, rica en vocales y más amplia aún que el castellano. A veces quisiera viajar en el tiempo.

Amo este lugar hasta el punto que casi me dejó de importar el frío. Las montañas y el mar son imponentes y crean paisajes tan bellos que a veces hasta se te olvida respirar. La calidez de la gente compensa el gélido aire. Ojalá que se quede así, que no crezca más y siga con sus rincones salvajes y sus colores que exhalan pura vida.

Ushuaia Parque Nacional Tierra del Fuego 2
Me despido hasta el próximo post. 🙂 Buenos vientos!!!

MIS VIDEOS DE USHUAIA

QUÉ HACER Y VER

Aconsejo ir al blog de Dale Viaja ya que Claudia es de Ushuaia y con Coco estuvieron mucho tiempo allí escribiendo sobre el lugar. El Parque Nacional Tierra del Fuego es hermoso y tiene muchas caminatas, largas y cortas. La navegación en barco que te venden las empresas se disfruta y ofrecen diferentes opciones para elegir dependiendo si sólo se quiere ir al faro Les Eclaireurs y a las islas Bridges o hasta la pingüinera en la isla Martillo que queda mucho más lejos en el canal de Beagle. Además en la Guía de Ushuaia, los chicos aconsejan ir a lugares como la Laguna Turquesa y la Cueva de los Témpanos que si ven las fotos se quedan deseando tomarse un avión en este preciso instante.

Agrego ir a comer a Puerto Almansa, un pueblo de pescadores que tiene menos de 20 casas y algunos lugares hermosos para pasear y para almorzar. Ojo que los precios son un poco picantes, una empanada de centolla no baja de los 18 pesos (marzo de 2015). Pero irse de Ushuaia sin probar centolla es casi pecado según dicen (no apto para alérgicos a los mariscos). Muy cerca de Almansa se encuentra la estancia Harberton cuyas tierras se pueden recorrer con vehículo propio. Construida en 1886 por Thomas Bridges para su misión anglicana, fue el primer establecimiento de la isla. Hoy en día posee bastas tierras de gran belleza y una estancia con un museo. En el camino de vuelta a la ciudad, también se puede realizar un paseo en trineo tirado por perros. Visité uno de los refugios durante marzo, aún verano, y confieso que me dio un poco de pena. Más allá de la alta calidad en salud y el cuidado que les brindan, los perros están atados y sin poder actuar libremente como manada ni tener el cariño humano que piden constantemente. Muchos perros y pocas manos. No estoy muy de acuerdo con la explotación turística de los animales.

Ushuaia centolla
La centolla se parece a un cangrejo pero tiene pinches y es mucho más grande.

Check Also

Hotel La Marsu, un día de playa – Cap Skirring, Senegal

El Hotel La Marsu se encuentra en las inmediaciones de Cap Skirring, aproximadamente a cuatro …

23 comments

  1. Muy bien escrito. Me quedé manija de saber un poco mas sobre la historia de los indígenas que vivían ahí o de las costumbres, ideas o desarrollo cultural de la ciudad en la actualidad. Nosotros arrancamos en un año a viajar nuevamente, en una de esas nos cruzaremos por la ruta. Buena vida y lindos viajes

    • Hola Nahuel! En internet hay mucho. A mí me gustó lo que encontré sobre los Yamanas, tienen muchas historias lindas en su mitología. Buenos vientos por el camino y nos tomamos unos mates más adelante!

    • Hola si queres saber mas busca el libro “El Ultimo Confin de la Tierra” de Lucas Bridges que trata sobre la llegada de los primeros colonos y su trato con los Yamanas, es muy completo y su eacritos hasta hizo un diccionario Yamana Ingles con mas de 4000 palabras, saludos!!

  2. Gracias por el relato e imágenes !…a seguir en el camino.

  3. Me encantó el relato!, te re sigo, GENIA!!! y Ushuaia es es uno de los lugares más bellos que conocí, gracias por escribir y transmitirnos tus vivencias, hasta el próximo post!, besote Meli

  4. Hermoso tu relato, de esos que invitan a agarrar nuestra fiel dos ruedas y salir a los caminos sintiendo esas emociones que van del llanto a la risa en un momento y ni siquiera tener muy claro el porqué. Soy de Buenos Aires pero hace 10 años que vivo en Puerto Madryn y en todo este tiempo he tenido el privilegio de conocer parte de nuestra bella Patagonia que he aprendido a sentirla como propia. Son muy lindas tus historias y las leo con el placer del viaje en mi mente que algún día realizaré. Buenos vientos, buenas rutas!!!

  5. Impecable tu relato Guada, Ushuaia (bahía protegida) es así de hermosa, vista desde la tierra, el mar o el aire.
    Si comiste calafate, seguro vas a volver, y nuevamente te vas a fascinar. En la Unión, de Tohuin (corazón de la tierra) te recuerdan con mucho afecto.
    Es verdad que cada vez hay más gente que sabe de vos y te reconoce, jamás dejes de sorprenderte, no alambres el terreno del asombro.
    Por las fotos de la ciudad, las públicas en tu segundo viaje, el de reincidencia.
    Te mandó un gran cariño, seguí mostrando nuestro hermoso suelo, con calor o frío, seguí, te seguimos muchos.
    Muy buenos vientos!
    Sergio

  6. ¡Excelente crónica Guadalupe!, que bueno que hayas podido disfrutar nuestro bosque, ¡que tengas buen viaje!

  7. Batiata Lima

    Y ahora Ushuaia tiene tambien un poco de Guada. Está mas encantadora. Me encanta su relato, genial.

  8. Tenés buen gusto para las motos…tuve 2 africa twin, la mejor de todas…excelente crónica como siempre, como vos decís, dan ganas de salir ya para el fin del mundo. Saludos!

    • 🙂 Te subiría la que vi con dibujos del mundo, hermosa. La tengo en la página de fb entre las fotos. En ese entonces no sabía el nombre. Buenas rutas y buenos vientos!

  9. Hermoso Ushuaia, me encantaron las fotos y el relato!

  10. Guada! Fue lindo reencontrarnos y conocerte, nos hubiera gustado que te puedas quedar un tiempo más pero así como lo relatas el clima es un factor no menor por estas latitudes, te mandamos un fuerte abrazo y que tengas el mejor de tus viajes!
    PD: Gracias por recomendar que lean nuestro blog, esperamos estar a la altura de la recomendación =)

    Abrazo Viajera!

  11. Qué lindo relato Guada… Soy de Uruguay, visitamos Ushuaia en febrero pasado con mi flia, y me enamoré perdidamente de ese lugar. 8 días no fueron suficientes. Qué emoción revivirlos en tus fotos. Volveré en moto, algún día, ojalá… 🙂 Abrazo y buenas rutas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *