Home / Países / América / Open Water Diver PADI en El Salvador

Open Water Diver PADI en El Salvador

El curso dura 35 horas que abarcan las clases teóricas, la clase práctica en aguas confinadas (piscina) y cuatro inmersiones en aguas abiertas. Esta certificación es la primera de aguas abiertas y te autoriza a bajar hasta 20 metros (66 pies), límite que abarca la mayor parte de la vida subacuática.

IMG_3540
Estudiando. El libro me sirvió más que los videos para aprender y hacerme sentir segura. Las clases teóricas con el profesor también.

Mi elección para realizar el curso fue Oceánica, en El Salvador, porque me lo habían recomendado. Cuando conocí al dueño me quedé tranquila con la decisión ya que me comentó que también trabajan para firmas petroleras lo que involucra un conocimiento alto de los riesgos y normas de seguridad del buceo. Estaba en manos de profesionales.

Quería adelantar las clases teóricas por lo que vi los videos en dos días, estudié por la tarde el libro que me dieron y rendí el examen teórico lo antes que pude. Respondí todas las preguntas bien, pero sabía que sería así. Mi preocupación residía en las prácticas: ¿Mis oídos soportaran la presión? ¿Me hundiría? ¿Y si entro en pánico? ¿Estaré preparada psicológicamente para bucear?

IMG_3566
Primera práctica. Antes de armar el equipo.

Hundirse todo el mundo se hunde porque para eso existe el cinturón de pesas que te ponen y que, para tu protección, tiene un sistema de zafado rápido por si necesitas flotar de repente y el chaleco inflable no es suficiente (que suele serlo). La presión sobre los oídos la manejas con técnicas especiales y como vas de a poco y monitoreando cómo te sentís, no debería haber ningún problema. El pánico, por otro lado, es una preocupación real. En el buceo las cosas no salen mal porque sí, sino porque uno hace algo que no debe, bucea fuera de sus límites o entra en pánico.

La primer clase práctica en la piscina me dejó más tranquila. Cuando me pusieron el equipo y vi que podía quedarme parada a pesar de mi liviandad y el peso del tubo, suspiré. El segundo reto fue tirarme al agua con el tubo y las pesas. Entré memorizando cómo sacarme velozmente las pesas y el chaleco, pero apenas me tiré comencé a flotar. Hundirme y bucear por el fondo fue un juego de niños.

IMG_3572
Probando cómo se respira.

El segundo gran reto fue sumergirme en el lago a 20 metros de profundidad. Con unos metros de agua sobre mi cabeza, mi respiración se agitó (soy asmática) y le dije al instructor que me diera un minuto allí. Respiré profundo un par de veces y volví a la normalidad. Solo necesitaba estar tranquila y acostumbrarme a lo que veía. El rango de visión se achica mucho lo que puede darte miedo al principio. De a poco se llega más lejos. 20 minutos más tarde, comencé a irme hacia arriba y cuando me di cuenta de que me había alejando mucho, ya era tarde. Recordé de que debía subir más lento que las burbujas más pequeñas respirando de forma tranquila y profunda. Una vez arriba mi instructor estaba a mi lado.

IMG_3610
Mi cara de felicidad después de la primer sumergida en aguas abiertas.

La siguiente sumergida sentí dolor en mis oídos. Bajamos un metro realizando las técnicas indicadas y paré. Le indiqué a mi instructor que algo andaba mal con mis oídos. Intenté compensar de nuevo (te tapás la nariz y soplás) sin resultado. Volvimos a subir. Un minuto después me sumergí de nuevo compensando más seguido. Llegamos al límite establecido (20 metros) y nos sentamos para repasar los ejercicios. Por ejemplo, sacarnos la máscara, volver a colocarla y sacarle el agua acumulada dentro.

Un pez yacía recostado sobre una roca y pensé que estaba muerto sin recordar que flotan al morir. Lo fui a tocar y salió disparado. Parecía una cebra con sus franjas blancas y negras. Pasé mi mano sobre una roca y las burbujas comenzaron a subir. Las algas se sentían suaves, no podía encontrar ninguna comparación con otra textura en la superficie. Suave como alga, un nuevo concepto.

Mientras más profundo vas, menos colores ves. Primero se pierden los colores cálidos como el rojo, el naranja y el amarillo. Luego dejás de percibir el verde y todo se torna azulado. Muchos buzos llevan linternas para poder colorear el mundo submarino, sobre todo aquellos que toman fotos. A mí me gustó la falta de color, me recordaba a cada momento que me encontraba bajo el agua.

Miramos cuanto aire nos quedaba, teníamos que subir. El tiempo pasó demasiado rápido y tenía ganas de seguir explorando. La frase “bucea dentro de tus límites” vino a mi mente. Hicimos una parada de seguridad cinco metros antes y luego subimos a la superficie y nos dirigimos al barco.

Aún soy principiante y los miedos siguen allí pero ahora sé que puedo. También sé que me fascina y que tengo unas ganas enormes de volver a ese mundo extraño y nuevo. Un mundo por explorar. Una nueva motivación. Una nueva experiencia para recomendar.

IMG_3618
¡Lo logré! Y quiero volver.

Bucear en el lago Ilopango

Bucear en el Ilopango es bucear dentro de un cráter activo, una oportunidad que muy pocas veces en la vida se presenta.

El lago, de origen volcánico, tiene una superficie de 72 km² y una profundidad máxima de 248 metros. Cuenta con lava, rocas volcánicas y grietas con salida de agua caliente.

El Cerro la Caldera, cuya parte más alta se encuentra a 11 metros de profundidad, posee calderas a una temperatura superior a los 70ºC, proveniente del magma submarino. Otro lugar asombroso son los Cerros Quemados, donde aún se hallan agujeros de proyectiles de las ametralladoras de las aeronaves que probaban sus armas antes del combate.

Para los que recién comienzan, se encuentran tres estatuas de vírgenes rodeadas de peces. Los buceadores avanzados, pueden ir en busca de las monedas de un viejo buque que quedaron incrustadas en las piedras. Las profundidades del Ilopango también esconden, 150 metros bajo la superficie, un avión militar cargado de whisky.

Explorar el Ilopango te traslada a un mundo de misterios, un mundo submarino diferente al que encontrarás en las costas oceánicas.

DCIM101GOPRO
Con una de las vírgenes del lago Ilopango.
*Este es un post patrocinado, esto significa que hemos recibido un producto, servicio o compensación económica por mencionar la marca en este artículo. Sin embargo, las opiniones en el mismo son independientes y están basadas en nuestra percepción real sobre el servicio.

Check Also

Noufla: una opción familiar en Ait Ben Haddou – Marruecos

Situado a la entrada del pueblo de Ait Ben Haddou, Maison D’hotes Nouflla es uno …

8 comments

  1. Karla Cevallos

    Hola Guadalupe!!!! Bienvenida a mi país, espero lo disfrutes mucho, es pequeño pero lindo. Solo que como en todo los países siempre es de tener precauciones, pero tengo tiempo de estar leyendo tu blog y se que eres muy cuidadosa. Antes que nada quería agradecerte ya que al leerte me dieron animo de viajar sola, lo hice hace un año y medio y me encanto, no aguanto por volver al camino, pero por motivos de salud tengo que esperar otro poco. La verdad que es una de las mejores experiencias que he podido tener. Sigue escribiendo, así podremos conocer diferentes países a través de tus letras :). Disfruta de mi país, un fuerte abrazo, y sobre todo ten cuidado en el camino. Te falta conocer el lago de Coatepeque en Santa Ana, es un lago precioso, y si tienes la oportunidad subir el volcán de Santana también :), te encantaran.

    • Hola Karla! Hace rato que me fui de El Salvador, ahora estoy en México como cuento en las fotos del Facebook. Pero voy publicando atrasado porque la edición lleva tiempo. Me encantó el Santa Ana! En el canal de Youtube (Hasta Pronto Catalina) subí un vídeo de volcán. Es un país muy lindo y la gente me ha recibido muy bien. Mil gracias. Viajar sola está bueno porque conoces un montón de gente :). Abrazos y por más viajes para este año!

  2. Karla Cevallos

    Hola Guadalupe! que bueno que te gustara el volcán de Santa Ana, gracias por mencionar tu pagina de Facebook, y por el canal de youtube, ya lo busco para ver el reportaje :). Yo leo mas lo blog me gusta como describen los lugares y las recomendaciones que dan de los distintos países que han estado. En de viajar sola se tiene la ventaja de conocer bastante gente, tienes mucha razón a traves de ellas conoces mas el país, la calidez humana es impresionante, hay mas buenos que malos :D. Que sigas disfrutando el viaje por México! Gracias por contestarme 😀

    • Gracias a vos Karla!!! Siempre intento contestar porque se toman el tiempo de leerme y escribirme para mandarme fuerzas así que es lo menos que puedo hacer. Un abrazo enrome y buen viaje!!! (para el próximo) 🙂

  3. Esther Pinzon

    Hola! Fabuloso lo que pones en tu blog, soy den DF! Y llevo ya un par de meses pensando en viajar un par de años en mi moto, leer tu blog me ah ayudado a reafirmar mi idea! Algún día nos encontraremos en el camino 🙂 me llamo Esther Pinzon, Saludos!

  4. Antonio Ruiz

    Hola Guada
    una vez mas se nota que lo de ir “buceando” por la vida es lo tuyo. A ti lo que te gusta es “profundizar” el sentido de la vida y a nosotros seguirte en tus andanzas.
    Un fuerte abrazo Guada y
    Hasta Pronto Catalina
    Toni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *