Home / Países / América / La Ruta de la Muerte en moto o bicicleta – Bolivia

La Ruta de la Muerte en moto o bicicleta – Bolivia

Debería comenzar la frase con un “puff” pero ante el titubeo que el colegio me inculcó frente a las onomatopeyas, mis dedos se frenaron y dejaron, por unos minutos, la hoja en blanco. Un puff y un “… indescriptible”. Toda Bolivia es un lugar que me resulta difícil de explicar y describir, quizás porque siento que aún no procesé lo vivido. La ruta de la muerte es una de sus maravillas conocidas, pero el país tiene mucho más por descubrir. Sin embargo, fui una de las tantas personitas (dícese de persona pequeña) que se dejó llevar por el mito y se internó en aquellos caminos de ripio donde tantos fantasmas danzan por las noches y buscan compañía, algún que otro día, dejando caer, barranco abajo, una piedrita tras otra.

Camino a la ruta de la muerte 1
Me van a objetar esto, pero creo que me quedo con los paisajes camino a la Ruta de la Muerte que con los de la ruta en sí. Será porque me tocó todo nevado y dorado…
Camino a la ruta de la muerte  2
Y esos marrones que tiran hacia arriba las montañas queriendo crean márgenes de contención para el río…
Camino a la ruta de la muerte Bolivia 3
La nieve me hipnotiza y me despierta al mismo tiempo. Ya está, quedó dicho.
Camino a la ruta de la muerte Bolivia 5
Y que bien le sienta el rojo.

Me habían hablado harto (palabra que se me ha pegado en el extranjero) de aquella ruta. Casi siempre el tema acarreaba la palabra “muerte” y “terrible” a la conversación. Hecho que surtió un efecto indeseado: confieso que le tenía un poco de miedo. Mi moto estaba apunada y no subía muchas de las pendientes de La Paz. No sabía cuantos gradientes tendría el camino pero recordé la frase que dice que valiente no es el que no tiene miedo, sino el que lo enfrenta. Iba a ir y en mi moto, nada de subirme a una ajena. Una vez que comencé a conducir ya no pude volver a sentarme en la parte trasera sin sentir un poco de ansiedad y temor. Si me caigo que sea con Sami y al volante, aunque mejor si no se cae nada o se va solita (motera pero no loca).

Camino a la ruta de la muerte Bolivia 4
Allí abajo comienzan los ciclistas a recorrer.

Emprendí la travesía desde La Paz con otro motero. Tardamos horas en llegar a su base ya que entre curva, subida y curva descubría montañas nevadas y paisajes que apretaban mi freno y sólo nos dejaban ir si les tomábamos una foto. Paisajes narcisistas sin duda, pero a Narciso no le faltaba belleza ni enamoradas.

Comenzó el ripio. Bajaban muchos ciclistas a velocidades que jamás me imaginé que podían tomar y que sinceramente me parecían un poco irresponsables. Iban del lado del precipicio, una distracción y pum para abajo. A mí me habían recomendado hacerlo de subida, a pesar del apunamiento de mi moto, porque como se conduce al revés, del lado izquierdo, iba a ir pegada a la montaña. Las pendientes no eran pronunciadas y Sami, por más que es una 125, pudo subir sin problemas. No podía ir rápido (30-40 km/h) por si venía algún vehículo de frente y tocaba bocina en cada curva ciega. Menos mal que así lo hice. En una curva me encontré de frente con una camioneta que iba del lado equivocado pero que se abrió para darme paso. En otra oportunidad, un ciclista, que también bajaba por la derecha, me obligó a frenar mientras le gritaba y le tocaba bocina. Intenté dejarle un lugar pero, alocadamente, en vez de pasar por el lado que le correspondía se metió entre la montaña y mi volante, donde casi no tenía espacio, colisionando con mi moto pero sin lograr que caiga. Él sí cayó. Me di vuelta para ver si estaba bien y decirle que debía ir del otro lado pero se levantó rápido y siguió bajando atolondradamente del lado erróneo. Si bajás debés ir por la izquierda. Me dieron ganas de zarandearlo y gritarle para que se le enderecen las ideas. Pero no me dio tiempo y con violencia tampoco se logra demasiado. Unos minutos después ya lo había sacado de mi organismo, los paisajes me hicieron depurar cualquier pensamiento negativo. ¿Cómo se hace para mantener el mal humor por más de unos minutos en medio de las yungas de Bolivia? A mí no me sale.

Ruta de la muerte Bolivia 5
Y como me olvidé de cargar la batería de la cámara, me sacaron una con otra que satura un poquitín. Este es el balcón famoso.

En el clásico balcón natural de las fotos, nos encontramos con un francés que iba caminando con su pesada mochila a cuestas y una carpa pequeña por si lo alcanzaba la noche. “¡Corre francesito que ya son las 5:00!” tenía ganas de decirle, pero él no parecía prestarle atención al reloj. Su cara denotaba alegría y los risos marrones que le caían sobre la cara, juventud. Aún recuerdo esa valentía juvenil que proviene de la inexperiencia. Casi quiero recobrarla. Un poco aún me queda por herencia, de esa que no se borra con los años.

Fueron aproximadamente 35 kilómetros de ripio. Pasé camiones, camionetas cargadas con gente, bicicletas y gente a pie. Conversé con dos mujeres aimará que me pidieron un inflador porque habían pinchado dos ruedas, pero no había llevado mis baúles con herramientas. Sami, mi moto, cruzó pequeños ríos y cascadas por debajo. Nos vieron pasar los habitantes de las casas de adobe a un lado de la ruta de la muerte. Finalmente, de nuevo al pavimento. Regresamos a la altura y al frío intenso, sobre todo porque el sol se estaba despidiendo. Paró una camioneta para preguntarme si el camino estaba bueno para acortar distancia. Miré perpleja al conductor. Le respondí que era probable que pinchara, recordando a las mujeres aimará. Dudó pero frente a mi insistencia continuó por el asfalto. Aparentemente muchos siguen tomando esa ruta para acortar camino.

De regreso la falta de sol y la nieve que me rodeaba hicieron que mis manos se agarrotaran. Intenté acelerar pero Sami estaba apunada de nuevo. Ya en La Paz, recordé el frío con una taza de té caliente.

Camino a la ruta de la muerte Bolivia 10
Un frío… pero que hermosas lucían las nubes que bajaban para acariciar la nieve y volvían a ascender al darse cuenta que no correspondía.

HISTORIA DEL CAMINO DE LA MUERTE

La mítica Ruta de la Muerte o Camino de la Muerte, como también se la llama, antiguamente unía los valles subtropicales de las yungas con la capital administrativa y de gobierno: La Paz. Fue construida utilizando paraguayos que fueron tomados prisioneros durante la guerra del Chaco alrededor de 1930. Muchos murieron durante su construcción y por ello se la bautizó con semejante nombre. Luego continuó haciéndole honor a su apodo ya que la combinación del ripio suelto, sus estrechos caminos con los profundos acantilados lograron que las estadísticas marcaran un promedio de 209 accidentes y 96 personas muertas por año. El banco Interamericano de Desarrollo le dio el título del camino más peligroso del mundo en 1995, habiendo superado en el 2006 los 85 mil muertos. Desde 2006 se construyó una carretera asfaltada alternativa utilizándose la Ruta de la Muerte para ciclismo de aventura, turismo y locales que viven en la zona.

Ruta de la muerte Bolivia 1
Las Yungas son verdes, frondosas, espesas, húmedas y todo eso que te imaginas al pronunciar su nombre.

CÓMO CIRCULAR Y QUÉ VERÁS

La altura máxima que alcanza es de 4’700 metros sobre el nivel del mar, entre curvas bañadas por pequeñas cataratas, espesa niebla que cubre alguno de sus tramos y lluvias que vuelven el camino casi intransitable. A esta altura hace realmente mucho frío mientras que al bajar a Yolosa el clima cambia, volviéndose húmedo y cálido.

Ruta de la muerte Bolivia  3
Mi pelo no es rojo, ni naranja, ni amarillo. Es la cámara. ¡Es la cámara! 😉 Igual quién se fijó con el verde detrás….

El camino se encuentra consolidado y consta de 64 kilómetros de los cuales solamente 35 son de ripio. El carril por tramos tiene un ancho de tres metros, suficiente para un solo camión. En algunas curvas el camino se ensancha permitiendo que aquellos que circulen de subida puedan sobrepasar a los que bajan.

Las bicicletas descienden del lado del precipicio. Desde mi punto de vista, en moto es más seguro subir ya que se circula de la mano izquierda, del lado de la montaña. Si se sube, se comienza desde Yolosa, un pequeño pueblo a un lado del río. Aquí uno se encuentra a casi 1’100 metros de altura, con un calor tropical en medio de las yungas bolivianas.

Ruta de la muerte Bolivia  3
Un pequeño río, consecuencia de la cascada. Más adelante toco otra que la tuve que pasar rápido porque me empapó.

La cascada de San Juan te baña con agua helada al pasar mientras que el mirador de la Curva de la Muerte, con sus 360°, permite observar el valle y apreciar los sonidos de la selva. De repente la niebla te deja a penas ver lo que tienes delante por un par de kilómetros, obligándote a bajar la velocidad. El camino sinuoso plagado de balcones naturales y los diminutos ríos formados por cascadas te llevan a querer parar a tomar fotos mientras que la adrenalina te pide continuar.

Finalmente aparece la carretera. Antes de cruzar de nuevo el túnel, donde se bifurca la vieja de la nueva carretera, conviene ir a conocer Coroico: pequeña ciudad que pende desde las alturas.

IMG_9190
Verde que te quiero verde. 🙂

NORMAS IMPORTANTES A RESPETAR

La Ruta de la Muerte tiene solo dos normas que tienen como fin evitar la mayor cantidad de accidentes posibles: conducir por la izquierda y respetar la prioridad del que sube. La ley indica que el conductor que sube tiene prioridad sobre el que baja. El que baja puede ver en todo momento el borde y hasta donde puede arriesgarse, por ello la prioridad para el que sube. Hay que tener extremo cuidado ya que el precipicio llega a tener 800 metros de caída y las piedras pueden estar flojas. En caso de querer pasar a otro vehículo que esté conduciendo del lado contrario, se debe frenar y coordinar con el otro conductor. Es importante conducir despacio y frenar apenas se ve el vehículo que viene de frente.

Camino a la ruta de la muerte Bolivia 8
El que no quiera hacer la ruta de la muerte, igual súbase a un vehículo y haga la carretera hasta su comienzo para ver los paisajes. No hace falta el ripio.
Camino a la ruta de la muerte Bolivia 9
Hay tantos caminos en zig zag de ripio o tierra para recorrer en Bolivia… basta con mirar hacia abajo o hacia arriba.

INFORMACIÓN Y TEMPERATURAS

Ciclistas: En La Paz hay 25 empresas legales cuyos precios comienzan en los 250 bolivianos por persona, dependiendo de la seguridad que brindan, la calidad de las bicicletas y el servicio. Siempre hay un vehículo de apoyo para asistir a los ciclistas y cada uno recibe un pantalón, casaca y elementos de protección. Se parte todos los días a las 8:00 y se regresa a las 20:00 horas. En bicicleta se realizan 64 kilómetros de bajada de los cuales 35 son sobre ripio.

Coste: A pocos metros de Yolosa hay una barrera donde se debe pagar 25 bolivianos por persona.

Temperaturas: El recorrido comienza a los 4’700 metros con un clima frío pudiendo tener temperaturas bajo cero y finaliza a los 1’100 metros en Yolosa donde la temperatura oscila alrededor de los 30˚ C con mucha humedad.

Camino a la ruta de la muerte Bolivia 6
El altiplano es increíble.
Camino a la ruta de la muerte Bolivia 7
Para todos aquellos que vayan, así sea con los ojos cerrados, ¡que lo disfruten!

Check Also

Mixeando en Vancouver

Vancouver es una ciudad tranquila, repleta de gente durmiendo en la calle que emigran de …

22 comments

  1. que lindos paisajes y fotos.!! buenisima tu travesia Guada…! Buenas rutas y esperamos mas reportes…abrazos y cuidate..

  2. Ricardo Lamancha

    Hola. Como siempre impecable tu relato y lindo verte avanzar! Abrazo

  3. Roberto Arambillete

    Impresionante , vengo siguiendo tu viaje , por tu coraje y por tu moto , tengo una moto grande pero estoy convencido que para un “viaje largo” lo mejor es una chica , fácil de reparar , de cargar la moto y de no cargar cosas que no precisas. Buenas Rutas !!!

  4. Excelente nota… te felicito.

  5. Victor Dopazo

    Muy buena experiencia.. abrazo!!!

  6. Eduardo Goffard

    Conociendo esa geografía se comprende en toda su dimensión las cualidades de los pueblos andinos. Desde hace 10.000 años, la población de la actual Bolivia no descendía al plano, y si lo hacía, lo hacía hacia el Este. Ello explica que cuando en el siglo XIX Chile puso a su disposición una porción de costa, la población altiplánica nunca descendió hacia el Pacífico. El poblamiento de la costa entregada se efectuó en un 99% por chilenos, pues era más facil desplazarse del Chile central hacia el despoblado de Atacama que bajar desde el altiplano.

  7. Encantadora y emocionante nota y paisajes.

  8. Genial Guada. Creo que se debe demorar mas sacando fotos que rodando. Já!
    En 1 mes espero andar por ahi. Una pregunta, hiciste ida y vuelta en el día?
    saludos

  9. Loquitaaaaa, estaba buscando info sobre la Ruta de la Muerte y me encuentro con tu post. Por unos momentos pensé que estabas más loca de lo que yo recuerdo. Le dije a Esteban; la crazy Guada bajó esa ruta en moto!! Nahhhhhh!!! Pero bueh ahora ya estoy recuperada del susto al leer que lo hciste de subida y todo salió bien 🙂 Gracias por la info. A ver si nosotros tmb la hacemos, pero en bici y en bajada. Abrazotes y buenas rutas!!

  10. Ivan caresani

    Agradecido por compartir!hasta se transmiten los respiros a través d las palabras.mucha cantidad d datos útiles para destilar con la idea d un futuro viaje ,???

  11. manuel rodriguez

    te felicito catalina eres una motera de altura.. soy venezolano eh hice esta ruta hace un año y de veraz que fue muy intenso , claro yo entre a Bolivia por el beni desde Riberalta recorrí todo el amazonas boliviano en mi moto, la verdad estoy leyendo tus aventuras y me fascinan, ojala nos encontremos en alguno de nuestros viajes TE ENVIO UN ABRAZO FUERTE DESDE VENEZUELA…..

    • Hola Manuel! Debe haber sido intenso la parte del amazonas boliviano más que esto, vos me dirás. 🙂 Que ganas de volver. No recorrí demasiado el país pero dan ganas. Bolivia es increíble. Un abrazo fuerte y buenas rutas!

  12. Muy buena cronica! De loca nada. Estas cosas son las que te hacen vivir experiencias que no todos son capaces de realizar. Además, ¿por que no un poco de locura?
    Voy a ir a Bolivia en breve y es una cosa que no me gustarría dejar de hacer.
    Yo ando con una moto por campo, y al hablar con mi novia de esta ruta, la dije que me gustaría hacerla. Ella no quiere ir porque es peligrosa, pero si me ha propuesto que vaya yo, pero con un guia. La verdad es que cada vez me estoy animando mas. Ya tenia ganas de por sí.
    Creo que tu fuiste con tu moto. ¿No es así?
    ¿Sabes si hay empresas donde alquilen motos con guia para hacerla?
    Me puedes dar un poco de información sobre precios y ubicación de las empresas?
    Muchas gracias

    • Hola Jose! No tengo idea de empresas porque yo iba con mi moto. Si la haces de subida vas junto a la montaña y es muy muy fácil, de bajada es mas peligroso porque no tenés prioridad y además estás del lado del precipicio. Que lo disfrutes!

      • ¿Como de subida? ¿Desde donde se empezaria para hacerlo de subida o de bajada?
        No conozco nada de alli ya que es la primera vez que voy a ir para allá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *