Home / Guadalupeando / La magia vuelve: Crónica de mi cumpleaños n° 33

La magia vuelve: Crónica de mi cumpleaños n° 33

Abro mi bloc de notas y me encuentro con una frase de hace meses que tomé de Anais Nin que me llamó la atención: “No vemos jamás las cosas tal cual son, las vemos tal cual somos”. El corazón se me estruja para tomar un salto y comenzar a repiquetear como si algo increíble hubiera sucedido. Es que pasó algo increíble. No hoy, el día de mi cumpleaños. Y esa frase me lleva a mirarme y a sonreír. Suena un poco narcisista si lo digo así, lo sé; paso a explicarlo en detalle así se entiende mejor.

Volé de Quito a España por pura casualidad y por amor de amigos que me pagaron el pasaje al verme triste en vísperas de cumpleaños: no quería pasarlo sola. Si te fuera sincera debería decirte que no fueron solo amigos pero eso lo dejo para mi “mundo privado”, ustedes ya saben que algunas cosas me las reservo (muy pocas).

Madrid me recibió bien pero mi interior seguía nublado. Mi mente hacía un esfuerzo enorme por poner unos rayos de sol dentro de mi cuerpo. Ojo, siempre soy alegre, aún cuando estoy afligida. La tristeza sólo la sentía yo y no dejaba que se disperse por ahí. ¿Por qué triste? No tenía la menor idea. A veces sucede algo que pone un puntito negro dentro y si no lo descubro y borro a tiempo, comienza a crecer hasta que ya es difícil controlarlo.

Crónica de mi cumpleaños n 335
No tengo fotos del día de mi cumple así que armé un popurrí muy tranquilo de mi paso por España. Visité muchos amigos de hace años y algunos nuevos como Sol (amiga desde la primaria), Noe y Alberto de Two and the Road, un montón de amigos nuevos españoles entre los que está Bernardo Vives que me llevó a dar una vuelta por las afueras de Madrid y muchos más. Mil gracias a todos por el cariño y las buenas vibras.

El día de mi cumple estaba acompañada. Fuimos a comer con un amigo y se unieron dos parejas más que no conocía. El encuentro se dio por casualidades increíbles, pero esa es otra historia (últimamente esta es mi frase preferida). Todos éramos emprendedores y viajeros. Todos tenían al menos 40 y habían dejado su “vida anterior” para dedicarse a sonreír trabajando durísimo en lo que amaban (debería reformularlo en presente, ¿qué pensás?). Aquí comenzó la magia.

Un plato de pulpo a la gallega, algunos tragos y una conversación profunda. Mientras mi amigo hablaba con dos personas que no veía hacía tiempo, desde Nepal, yo me enrosqué platicando con una pareja muy particular. Ellos estaban maravillados con lo que les contaba y creo que no se daban cuenta de las cosas importantes que decían. Importantes para mí, claro. Nos expresamos mutuamente el potencial que teníamos para fomentar la felicidad y el amor en el mundo. Coincidíamos en las formas, en los pensamientos, las pasiones y el amor que llevábamos dentro. Sentí que mi fuego interno comenzó a crecer de nuevo al comprender que somos muchos los idealistas que aún trabajamos en pos de aquello que algunos se afanan en tildar como utopía.

Crónica de mi cumpleaños n 333
Algunas de los platos que comí en Madrid. No da al mar pero las especialidades de la ciudad son comida de mar.

Unas horas después me encontré caminando con el mismo grupo rumbo a un bar. Todos estaban repletos y nos quedamos en el primero que tenía un poco de espacio. Era uno de esos que me definen: cargados de detalles a explorar, máquinas de escribir antiguas y libros por doquier. Apenas encontramos un lugar en el pasillo, al parecer muchos otros compartían nuestro gusto. La pareja me contó que tenían tres años juntos. Confesé que estaba comenzando a acostumbrarme a la idea de ser “la tía de los gatos”, “la solterona de por vida”. La otra pareja se rió. Se habían conocido cinco años atrás y recién ahora él venía a Madrid a probar con ella una relación. Casi en coro me contaron que la vida se torna cada día mejor: no volverían a sus treinta. Me reí porque yo tampoco volvería a mis veinte. Los miré, el cuadro me sorprendió. Estaban felices, en pareja, enamorados y viviendo su vida con una plenitud poco común. Me ahorraron la crisis de los cuarenta, si es que la hubiera tenido. Lo expresé en voz alta. Ella se dio vuelta y me corrigió: “nosotros no la tuvimos tampoco. Creo que te da solo cuando no estás feliz con tu presente”. Sonreí.

Crónica de mi cumpleaños n 334
Valencia. Amé la personalidad de la ciudad con sus graffitis, detalles, gigantografías con los personajes del centro histórico y la belleza de la ciudad de las ciencias.

Un rato antes había levantado la vista para encontrarme con un libro cuyo título incluía la palabra “Tíbet”. Sentí un deseo irrefrenable de saber un poco más sobre su contenido. Mis dedos fueron hacia él, lo sostuve, lo giré y comencé a leer el resumen. Imaginá la situación: una chica en un bar repleto con una copa en una mano y un libro en la otra, con expresión de completa felicidad que se hace evidente en cuanto comienza a dar pequeños saltos de alegría. Esa era yo. El extracto hablaba sobre un viaje astral al Himalaya. Uno como el que yo había tenido tres años atrás y que me había llevado a realizar el viaje a Asia. Le pregunté al dueño si estaba en venta y me dijo que no. Giré con cara de decepción, pero seguí disfrutando de la noche. Media hora más tarde el dueño viene a ver de qué se trata el libro y me dice que me lo lleve. Intenté pagarle lo que decía la etiqueta pero me dijo que eso era mucho y le terminé dando cinco euros con un abrazo intenso al tiempo que le contaba que era mi cumpleaños. Esta vez todos sonrieron.

Dos días después, al terminar la lectura, me di cuenta que el mensaje no estaba dentro del libro. Había sido una señal clara, concisa, el día que más la necesitaba. Una señal que me había devuelto la fe en la magia del mundo. Que cursi sueno, pero así soy yo. Tengo la edad de Cristo según me dicen, y además pasaron tres años desde que tomé la decisión de cambiar mi vida. La relación de mis 33 con Cristo comenzó a ser importante porque no paraban de mencionarlo. Unos días después caería en la casa de un ex jesuita que me hizo relacionar a Cristo con el amor en expansión, el amor sin la necesidad de posesión. Amor puro y sabiduría. La noche que terminé de comprenderlo, una señora que apareció en mis sueños me regaló un caracol de mar dorado para que colgara de mi cuello, posicionándose sobre mi corazón. Googlé su significado: el don de la palabra y la sabiduría. Lo relacionaban con los espirales que aparecen en las manos y pies de Buda. Recordé que cuando estuve en China había anotado en mi libreta preguntar su significado. Mi camino estaba marcado, el mundo seguía dándome mensajes. Señales que se repetían, cíclicas. A ver si entiendo por dónde ir, aún no lo veo del todo. A veces abro los ojos pero sólo a veces. ¿Por qué cuesta tanto ver?

10420290_10152451817847689_6904841873087819901_n
Arriba uno de los mensajes que me mandaron mis amigos, esta vez en vídeo. Por aquí, recuerdos. Así pasé mi cumple en 2014, rodeada de nuevos y viejos amigos. Les quiero. (Esta foto no la tomé yo pero no me acuerdo quién me la pasó).

Había perdido la energía en un descuido pero la compañía y un poco de magia hicieron que la recuperara. La frase de Anais Nin logró que me pregunte si el mundo es mágico o yo llevo magia dentro. Creo que ambas, después de todo formo parte del mundo. Pero el hecho de que esté dentro de mí en constante movimiento hace que, cada vez que se revuelve, la vea reflejada en el mundo. Como si fuera un frasquito que basta agitarlo un poco para que la magia sea visible a través de los cristales de mis ojos…. Y el mundo un espejo. ¿O acaso yo soy un espejo del mundo?

Esa noche dormí profundamente en los brazos que más feliz y protegida me hicieron sentir en mi vida. Brazos que nombré al pedir un deseo: que el próximo año termine con su abrazo suave e intenso. Lo demás no necesito pedirlo, la magia es parte de mi mundo y si tengo fe en ella todo va a salir bien. Lo sé. Todo está bien, todo va a estar bien.

IMG_9080
Mi vuelta a Quito, cambio de look y el regreso de Sami a mis brazos. Cuantos cambios, crecimiento y buenos augurios.

Check Also

Cómo viajar en Canadá con 2 dólares diarios

Si Estados Unidos te parecía caro, bienvenido a Canadá donde los precios suelen ser más …

18 comments

  1. Fernando Domene

    “Sentí que mi fuego interno comenzó a crecer de nuevo al comprender que somos muchos los idealistas que aún trabajamos en pos de aquello que algunos se afanan en tildar como utopía.” Ésta oración de uno de tus párrafos, hizo que se dibujara una sonrisa en mi cara 🙂 EL DERECHO A SOÑAR: -A partir de algo que me ocurrió en Cartagena de Indias, hace ya algún tiempo, cuando estaba en la universidad dando una charla con un gran amigo, director de cine argentino. Entonces, los muchachos, los estudiantes, hacian preguntas, a veces a mí, aveces a él y le tocó a él la más difícil de todas. Un estudiante se levantó y preguntó para qué sirve la utopía. Yo lo miré con lastima y dije: uuyy!! que lío, ahora!!! y él, contestó estupendamente, de la mejor manera. Dijo que la utopía está en el horizonte y dijo: “yo sé muy bien que nunca la alcanzaré. Que si yo camino diez pasos, ella, se alejará diez pasos. Cuanto más la busque, menos la encontraré porque, ella, se va alejando a medida que yo me acerco, ¿buena pregunta, no?, ¿para qué sirve?, pues, la utopía, sirve para eso, para caminar”.
    Extracto de una entrevista realizada a Eduardo Galeano.
    PD: Buenos caminos y buenos vientos, Guada!!! 🙂

    • Iba leyendo y te iba a decir lo mismo, que la Utopía sirve para caminar. 🙂 También porque es una de las frases de Galeano que seleccioné para las postales que armé. Amo esa frase, es tan cierta. Para caminar y para crecer y para aprender. Gracias por el comentario mágico. Muy buenos vientos Fer!!! (y ya te digo Fer porque te siento cercano).

  2. Enbuenahora Guada! Que sigas en la magia. Abrazo.

  3. Excelente escrito. Muchas veces uno no ve la magia q lo rodea, porque no la quiere ver. Para ello toca rodearse de gente, lugares y situaciones q estén llenos de nuevas energías que permitan a tu yo interior ver la realidad de las cosas.
    Se puede decir q pasaste un espectacular cumpleaños.

  4. me encantó este texto!
    También creo que el mundo tiene magia y que nos da señales todo el tiempo.
    Es lindo que cada vez somos más lo que podemos verlas.
    me dejaste intrigadísima con eso del viaje astral, alguna vez contalo 😉
    que sigan los buenos caminos 🙂

    • 🙂 Hola Geraldine! Me hicieron una respiración guiada con mantas y termine volando sobre el Himalaya y sintiendo el viento en la cara a pesar de que las ventanas estaban cerradas. Estuve una semana flotando, en paz, armonía y felicidad. Dos personas que entienden de eso me dijeron que se llama viaje astral. Por un momento pensé que era “una linda locura”. Un abrazo enorme y buenos vientos!!!

  5. Que buen relato de la vida!!!…que uno elige transitar y los amigos que te va dejando a traves del camino.Me alegra que tu cumple los hayas pasado buenisimo,y volver a la travesia con energias renovadas!!!!!. Un abrazo grande y buenas rutas!! ns vs pronto….

  6. Guada me alegra mucho que hayas tenido un cumpleaños diferente. Hace poquito yo también cumplí años entremezclado de sentimientos porque me voy de Argentina, dejando atrás a los seres queridos pero cumpliendo mi sueño viajero.

    Que esas energías recargadas sirva para terminar el viaje latinoamericano y para empezar los próximos proyectos.

    Besos!

  7. Vaya, no lo he leido todo, buscaba un poco de Consuelo o animos… he leido lo de la sra. que te dio la mano. Se me han puesto los ojos rojos. las personas somos asi…mi madre es asi…no se si tendra que ver pero soy descendiente de asiaticos (digo asiaticos porque en la linea de sangre de mi padre hay españoles y japoneses…y mis padres los 2 Filipinos). No te sentiste mejor al momento? Que bonito todo…Que valiente eres!! De hecho buscaba inutilmente, buscando en google…vacaciones de tu vida…(para escapar de la sensacion de aprisonamiento). En fin disfruta y se valiente tal y como vives pero no olvides que a veces lo major no esta en lo mas emocionante, hay que encontrar un equilibrio. Besos

    • Hola Ana! Coincido contigo pero creo que lo que quizás es emocionante para uno no lo es para el otro. 🙂 Es tan personal. Ojalá que encuentres esas vacaciones que quieres. Te diría que busques por Asia, pero no en el sudeste sino más por el sur de China o Nepal. Un abrazo grande!

  8. Guadalupe!
    Que alegría compartir tu cumpleaños contigo! Fue un regalo de la VIDA.
    A nosotros también nos encantó mirarnos a través de tu espejo, y reafirmar que trabajar en lo que amamos, por muy duro que sea en ocasiones, es lo que nos llena de plenitud 😉
    Gracias por compartir tus dones de la palabra y la sabiduría a través de esta bitácora.
    Esperamos tener la oportunidad de volver a compartir energía y magia en tu próxima parada en Madrid.
    Sigue disfrutando como tu sabes!
    Abraaaaaaaaaazo
    Sara y Paco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *