Home / Países / América / Internándome en las cavernas de Vallemí – Paraguay

Internándome en las cavernas de Vallemí – Paraguay

Siguiendo las indicaciones de César, el guía de Arvatur, manejamos hasta un terreno chato cubierto de árboles. “¿Acá vamos a encontrar cavernas?”, pensé mirando a mi alrededor. Ninguna montaña a la vista. Caminamos un par de metros hasta una cantera que dejó de estar en funcionamiento por el descubrimiento de la… “¿un hueco en el piso? ¿esto venimos a ver?”. Dejó de parecerme un mero agujero en el suelo apenas descendió y nos instó a bajar. Al menos tenía cuatro metros, quizás más.

IMG_5193
César era altísimo y se lo ve tan pequeño allí dentro.

Me animé primero mientras Tati me miraba con cara de “yo ahí no bajo ni loca”. Me gustan los recovecos, más que nada por los misterios que encierran. Las raíces parecían saber mis movimientos y silenciosamente aparecían donde las necesitaba. Un poco más allá y estábamos en los túneles subterráneos del Alto Paraguay. Dejé de prestar atención y de repente Tati largó un alarido al tropezar en otra bajada. Había que descender por un tobogán empinado cubierto de greda resbalosa gracias a la temporada de lluvias. Me costó no pensar en los cinco metros que nos separaban de la superficie. Dos imágenes funestas que me dejó el cine en la infancia son la campanita que suena solitaria sobre la tumba de quien ha sido enterrado vivo y las avalanchas que cubrían de tierra las bocas de los mineros.

IMG_5843
Efecto simplón generado sin querer por la linterna.
IMG_5838
Tati entre la peluca de raíces.

Mis ojos tardaron unos segundos en acostumbrarse a la falta de luz. La linterna sobre mi frente comenzó a girar de asombro para un lado y otro, luego en círculos y dando tumbos. Estalagmitas, estalactitas, conjuntos enormes de raíces húmedas: había un mundo inimaginable allí dentro. Estábamos dentro de una caverna de al menos cuatro metros de altura entre su piso y su techo y con varias ramificaciones. Caminamos hacia su interior por diez minutos más y luego a subir por otro tobogán. Las paredes cada vez se estrechaban más y me dio un cosquilleo en la nuca, menos mal que no soy claustrofóbica. Entre dos paredes que apenas me dejaban pasar entreoí las onomatopeyas de asombro que emitía Tati. ¿Qué pasaba? La luz al final del túnel no me dejaba ver más allá de mi nariz. Cerré y abrí los ojos un par de veces, pestañé de nuevo y mi boca comenzó a hacer eco de los sonidos de mi amiga. El techo era altísimo y habían dos huecos muy altos que dejaban pasar la luz. Un pájaro revoloteó y escapó. Tenía su nido entre las raíces cerca de mis pies.

IMG_5205
Parece pequeño pero no lo era. En el video debajo van a poder tener una idea más certera.
juntar1
Primera vez que veo qué pasa con las raíces debajo de la tierra. Estas son de Guapo’y, también conocido como higuerón, que tienen un papel importante en la creación de las cavernas.

Casi podía imaginarme viviendo en un lugar así. Incluso con el único murciélago bebé que encontré en todo el lugar. La luz penetraba dentro como si quisiera extender dos enormes manos blancas para ensanchar la brecha. Y yo allí convirtiendo mis pies en rombo y mi boca en atrapa moscas. Definitivamente valió la pena el paseo y el barro, y eso que aún quedaba volver sobre nuestros pasos para poder regresar a la superficie.

SOBRE LAS CAVERNAS

Sobre la orilla del río Paraguay, en el extremo centro-norte del país, se encuentra el distrito de San Lázaro y el poblado de Vallemí. Toda la zona posee afloramientos rocosos cuya historia se remonta al Precámbrico y que, gracias a la erosión natural, dieron lugar a la creación de incalculables cavernas.

De los 23 tipos diferentes de piedras que tiene el área, la más explotada es la roca caliza que se utiliza como materia prima para el cemento y el vidrio. A través de las canteras de explotación de la planta de la Industria Nacional del Cemento (INC), se halló la primer caverna: Tres Cerros. Los directivos suspendieron la extracción para preservarla. Hasta el momento se descubrieron 54 en total pero se calcula que apenas el 2% ha sido explorado. Actualmente la falta de leyes ambientales y el debido control hace que se produzca un irreversible daño a los atractivos naturales del distrito. El esfuerzo de los guías y el apoyo de quienes practican espeleología no pueden contener el gigante económico que amenaza con dañar los 66 kilómetros cuadrados de roca caliza en los alrededores del río Paraguay.

IMG_5211
Tan lindo paisaje y al fondo la cementera largando su humo contaminante.

Tati es ingeniera y trabaja realizando cálculos estructurales para edificios. Aunque parezca extraño, no está a favor del cemento porque se trata de la industria más contaminante del mundo además de que se destruye numerosos territorios naturales en busca de su materia prima. Ella les cuenta más sobre esto en su post sobre las cavernas: Vallemí y un Mundo Subterráneo. Su pasatiempo es aprender a construir en barro, material noble que aísla tanto del frío como del calor y que resiste las inclemencias del clima y el tiempo.

IMG_5212
Culto a la minería que mantiene la economía del pueblo. Contrasta mucho con la intención de tornarlo un destino de ecoturismo.

Ojalá pronto aparezcan leyes e implementaciones que permitan proteger las áreas de interés natural de Paraguay. Por lo pronto, se puede seguir disfrutando de algunas cavernas habilitadas al público en el que estalactitas y estalagmitas dan un aire de misterio a los laberínticos caminos subterráneos.

IMG_5860
Seguimos sorprendidas.

CÓMO LLEGAR

La localidad de Vallemí se sitúa a orillas del río Paraguay, a 680 kilómetros al norte de Asunción. Antes, el camino que la conectaba con Concepción era de tierra y greda, malográndose terriblemente con las lluvias. En la actualidad está por ser inaugurada una nueva ruta de asfalto que facilitará el acceso. Hasta la ciudad de Concepción se puede llegar tanto en bus como en barco o a través de la pista de aviación.

IMG_4786
En la posada también se puede comer pescado fresco.

DÓNDE HOSPEDARSE EN VALLEMÍ Y CONCEPCIÓN

El poblado de Vallemí es pequeño. En su centro se encuentran algunas casas de estilo colonial que fueron habitadas por los franceses que instalaron la cementera. No hay demasiada infraestructura ya que el turismo que llega aquí es muy específico o está de paso. Nosotras nos hospedamos en el alojamiento que ofrece la Posada Restaurante Isabel. Posee habitaciones individuales, dobles y triples con baño privado, toallas, aire acondicionado, televisión por cable, wifi, parilla, estacionamiento y servicio de minibús. Se encuentra ubicada en la calle General Díaz y 1ro. De Mayo. Los datos de contacto son: (0351) 230 290, (0986) 716 392, posadarestauranteisabel@hotmail.com.

IMG_5185
Simple pero cómoda.

Si vía Vallemí decidís hacer una parada en Concepción, allí se encuentra el Hotel Imperial que brinda habitaciones individuales, dobles y triples con aire acondicionado, televisión por cable, mini-freezer, toallas y servicio de limpieza. Se ubica en Gral. Garay esquina Tte. agüero y podés comunicarte con su dueño por teléfono: 0331 242738, 0985 137185 o por mail: hotelimperial02@hotmail.com.

Hotel Imperial Concepción Paraguay
La vista desde los pasillos externos del hotel y el cuarto doble.

CUEVAS HABILITADAS Y GUÍA PARA EL TOUR

Aquellos intrépidos que se animen a desplazarse por estrechos túneles, deslizarse por toboganes naturales y caminar entre Estalactitas y estalagmitas que solo se divisan gracias a la luz de una linterna, los alrededores de Vallemí cuentan con cinco cavernas habilitadas a las que se puede acceder con guía.

IMG_5872
Intentando tomar fotografías sin trípode aprovechando la luz que entra.

Las que se encuentran disponibles para visitas guiadas son Camba Hopo sobre el río, Tres Cerros que tiene a su entrada un cactus de más de 8 metros de altura y 100 años de antigüedad además de una galería principal de una altura promedio de 14 metros, Santa Caverna con una estalagmita que se asemeja a la imagen de una virgen y la Caverna 54 con un área a cielo abierto en la cual se puede practicar rápel.

Nosotras fuimos con César González de Arvatur. Lo recomendamos porque tiene mucha experiencia en el campo, es profesional a la hora de trabajar con turismo extranjero y pudo responder todas las preguntas que le hicimos. Sus datos de contacto son: Arvatur Cavernas Vallemí (FB), +59 5985 170 952, arvatur@hotmail.com.

juntar2
Si me estiro un poco… ¡Cuanta diversión!

Check Also

Mixeando en Vancouver

Vancouver es una ciudad tranquila, repleta de gente durmiendo en la calle que emigran de …

4 comments

  1. Hola Guada! soy Mauge Alderete de Asunción. Me encantó el post y espero conocer muy pronto Vallemí.
    Gracias por toda la información. Saludos y buen viaje!

  2. Excelente post, texto y fotos de diez! Voy a viajar a Paraguay en diciembre, y una de las maravillas que quiero visitar son estas cavernas, caeré un martes, tenés idea si los guías trabajan todos los días con el turismo, o sólo los findes? tenés un mail de esa empresa? Muchas gracias! Besos y que siga la buena vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *