Home / Países / Asia / ¿Es un mito chino?

¿Es un mito chino?

AAA 511

La idea de este post es hablar sobre algunos mitos relacionados con china y sus costumbres que me enviaron a través de los medios sociales de la página o por mail. No filtré preguntas y la idea es responder de forma directa en la medida de lo posible. Comenzamos.

Comen perros: cierto pero depende de la provincia. El segundo día en Beijing fuimos a un bar y me presentaron algunas amigas orientales. Una de ellas era de la ciudad. Me contó que hace un año le secuestraron su perro y hay testigos que conocían al secuestrador. Aparentemente se lo comieron. Poor dog! ¡Pobre perrito!

En Xi’an también vi pieles de ovejero alemán a la venta en las tumbas de los guerreros de terracota y mucho de los mercados de los pueblos venden la carne también.

Comen gatos: en muchas de las ciudades y pueblos en los que estuve no comen estos animales. Los tienen de mascotas generalmente atados a algún mueble con una correa relativamente corta o dentro de una jaula. Pero muchos otros sí. En Yangshuo y Nanning se ven gatos en jaulas que se venden en los mercados: su fin no es ser mascotas sino ir directo a la hornalla.

P. pequeños (varios me preguntaron sobre esto): tema polémico. Estuve un mes pensando si responder o no esta pregunta. No voy a testear este mito y no está de más aclararlo, pero sí me ocupé de preguntar. Aparentemente es verdad pero con excepciones. Por lo que me dijeron, van de acuerdo a sus mujeres (la interpretación se las dejo a ustedes). Otra cosa que me lleva a pensar que es verdad es que encontré máquinas expendedoras de condones con tamaño para extranjeros (aparentemente un poco más grandes). Más adelante consulté a una chica que tuvo novios chinos y me dijo que en general sí pero hay excepciones: hay que explorar.

Escupen por doquier: en Beijing muy poca gente lo hace ya que durante las olimpiadas se prohibió y se creó más conciencia. En el resto del país es muy común. No sólo escupen si no que hacen todo un procedimiento muy ruidoso para hacerlo. Mujeres incluidas. Los que no se animan en sus casas, China es el lugar para probar.

Eruptan en la mesa: en la mesa, en el tren… en todas partes. También escupen los huesos en el piso de los restaurantes baratos a la calle. Pero enseguida pasa alguien que lo limpia.

Fuman mucho: se puede fumar dentro del tren pero únicamente al lado de la puerta de salida. También en algunos restaurantes y muchos otros lugares públicos. Hay tanta población que no sabría decir si son muchos los que fuman, pero da esa sensación aún cuando gran parte no lo haga.

Ley de “un hijo”: Podés leer sobre el tema aquí.

Es usual invertir en tumbas: cierto. Hay pocos terrenos que respeten las reglas del Feng Shui y son extremadamente caros. En ciertas provincias el gobierno ofrece dinero a las familias para que cremen sus muertos pero muchos de todas formas se niegan optando por seguir con sus costumbres.

Son supersticiosos: algunos números, por ejemplo el 4, son de mala suerte por lo que los edificios suelen no usarlos al contar los pisos. Lo comprobé en Beijing, simplemente no los ponen. El elevador va del 12 al 15 directamente. Y las líneas para telefonía celular varían sus precios dependiendo si tienen números de buena suerte o no. Un número que tiene muchos 4 es más barato.

Tienen obsesión con la blancura: 100%. Hay que tener cuidado cuando se compra jabón de ducha o crema para el cuerpo porque la mayoría vienen con blanqueadores. En las casas de cremas para la cara las que ocupan casi toda la góndola de venta son las que te dejan la piel más blanca. Esto viene de tiempos ancestrales en los que ser blanco significaba que eras rico y “hermoso” por no trabajar en el campo. Hoy en día tienen una cultura orientada hacia el estereotipo americano de belleza.

Más de una vez intenté sentarme en la ciudad a tomar un poco de sol pero me fue imposible debido a la cantidad de gente que me decía que salga del sol. Para ellos es extraño que nos guste broncearnos. Cuando señalo el sol y levanto mi pulgar en signo de aprobación se ríen como si estuviera loca o se van meneando la cabeza.

Mientras más redondos mejor: algunas hasta se operan los ojos para que se vean más abiertos.

Son sucios: otra respuesta difícil de contestar. Las costumbres son diferentes y las defensas del cuerpo también. No sabría con qué parámetro medirlo ni me parece que esté bien. Depende siempre con qué se lo compara. Si juzgo según las costumbres inculcadas hasta mi propio país es una mugre. Ellos al comer tiran muchas cosas sobre la mesa o el piso y también papeles en la calle pero enseguida hay alguien que limpia todo. Los mercados de comida suelen ser sucios pero supongo que como muchos otros alrededor del mundo. Beijing y Shanghai me parecieron ciudades limpísimas. Pero en las rutas por donde pasa el tren muchas veces se ven basurales enormes o papeles a lo largo de las carreteras. Las montañas y los ríos sufren el mismo problema sumado a la contaminación del aire y el agua. Por otro lado, cuando me subí a un subte de una gran ciudad en hora pico (rush hour) sentí menos transpiración y olores desagradables que en los de Buenos Aires. Todo depende del lente que se utilice y el lugar al que uno viaje. Cada provincia es un mundo.

Son hospitalarios: sobre esto escribí un post entero que pueden ver presionando aquí.

¡Espero haber contestado algunas de las dudas pendientes!

Check Also

El presente y estar presente

Algunos de los que viajaron por un tiempo y luego se quedaron quietos, hoy parecieran querer …

2 comments

  1. Hola Guada, hace poco me encontré con tu blog, me encantan las reflexiones e historias! Espero algún día poder hacer un viaje asi…por ahora me conformo con viajar por Argentina y en Octubre voy a Europa, solo por dos semanas pero bueno por algo se empieza 🙂

    • Argentina y Europa están buenísimas. 🙂 Mi amor sigue siendo hacia pero es muy personal y encierra muchas vivencias. Ojalá que puedas conocerla y te guste también. Abrazos y buenos vientos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *