Home / Reflexiones / El amor en tiempos de viaje

El amor en tiempos de viaje

Tengo que meditar cada palabra que escribo ya que la mente y los sentimientos a veces son claros y a veces obtusos con este tema. Un lector me consultó si tenía historias de amor en viaje. No suelo escribir sobre este tipo de cosas y, por más que doy pistas, no doy mensajes claros al respecto. Abro mi corazón a través de mis escritos pero no del todo mi vida. Hay cosas que me gustan guardarlas para mí en post de atesorarlas, otras porque no las tengo claras o carecen de importancia. Dos razones opuestas pero válidas.

Así que me quedé pensando sobre el tema y sobre todo meditando si a los demás les pasará lo mismo que a mí. Voy a contarles mi experiencia como si fuera un hecho, por ello les aclaro ahora que es sólo lo que logro rescatar del embrollo de emociones que surgen en viaje.

IMG_4435

El amor en tiempos de viaje es breve pero en unos segundos sientes que ha pasado una vida. Ambos se permiten mostrarse sin tabúes y se ve al otro con menos preconceptos, aceptando más porque sabés que el tiempo está contado. Te tomás tiempo para flirtear pero a veces con unas horas basta, porque no tenés la seguridad de volver a ver a la otra persona. Y cuando envía un mensaje o contesta el tuyo y el encuentro vuelve a tener lugar, sentís que el pecho te explota de alegría y las comisuras de la boca se van a rajar de tanto sonreír. Tu ser entero se encuentra en constante explosión aceptando cada gesto que te dan y agradeciendo por ello. Te perdés en un beso y lo prolongás con la mente queriendo extraviarte en él sin ovillos de lana que te marquen la vuelta. Sus brazos se sienten el lugar perfecto, tu casa. Todo es felicidad y no te atreves a pensar en tus problemas, ya habrá tiempo para ello a solas. Vivís el presente y te da igual si te pasás todo el día en una playa, escalando la montaña o en un café mientras escuches su risa una y otra vez como si se tratara de esa canción que te obsesionaba de niña. Y cuando es tiempo de despedidas, lo hacés sonriendo porque te llevás el alma henchida de amor y recuerdos. Siempre albergás la esperanza de un reencuentro pero con alegría, sin pena.

Cuando te enamorás viajando el mundo y el tiempo se suspenden en el puente entre tu mirada y la suya. Nada importa excepto el aquí y ahora, el nosotros de esta realidad paralela que vivirás una y otra vez en tu mente. Sos capaz de cambiar tus planes, de tomarte un avión a Alaska o atravesar el mundo a pie con tal de sentir su cercanía. Como dioses sedientos de ambrosia, nada parece imposible, todo se torna en amor, felicidad y buenaventura.

Cuando vives estos amores, no esperes poder sacarlos de tu cabeza. Disfrutá su recuerdo porque forman parte de ti. Tratá de seguir en contacto, no siempre se encuentran personas con las que conectás de esa forma. Ellos conocen una parte tuya que guardás celosamente, tu yo libre. ¿De qué? De tus mismas imposiciones sociales, tus miedos, tus murallas. En un amor de viaje todo vale si sale del corazón.

En contraposición están aquellos que no son amores pero son buenas compañías. Compartís lindos momentos pero no te aceleran el pulso ni cambiarías tus próximos meses por un minuto más con ellos. No te despiertan “locura”. Son amigos con algún que otro derecho carnal según como te manejes con el tema. A ellos les toca la parte dura porque, como dirían en España, están “a tu vera”. A veces querrás disfrutar de tu soledad en vez de compartir un trekking, a veces les dirás “esta noche prefiero dormir sola”. Te permitís ser sincera aunque despiertes rencores o amores dolorosos. Para ellos sos una bendición que se irá tan rápido como apareció y que no deberían esperar controlar. Un animal salvaje al que se observa de lejos y al que se le agradece toda interacción que decida tener contigo. Suena pedante, pero el otro siempre tiene el poder de decidir irse cuando quiera. Cuando ambos están en la misma sintonía se arma un buen equipo que entiende los tiempos del otro. Los problemas arriban cuando uno se encariña en vez de comprender que la relación tiene un final deseado además de inevitable. Algunos de ellos dirán “no salgas con una chica viajera” en vez de “disfrútala mientras esté a tu lado”. Es difícil explicar al otro que simplemente fue un mimo pero que no significa nada más para ti. Un contacto intelectual, espiritual y/o físico que sentías necesario. ¿Acaso le hacés reclamos al viento invernal que pasa y te refresca la cara luego de tanto calor? Te limitas a sonreírle sabiendo que pronto vendrá el verano. Nosotros, los que estuvimos en ambas situaciones, podemos comprenderlo. Respiramos profundo inclinando un poco nuestra cabeza hacia arriba y esparcimos gratitud, con un gesto, por aquello que no es eterno pero está presente.

Los amores en tiempos de viajes pueden ser increíbles o duros pero nunca pasan indiferentes. Sobre todo por las formas extrañas que tiene el destino para llevar a cabo la unión. Y cuando se trata de un alma inquieta, viajera, todos son amores de viaje con historias increíbles detrás. Tiene más que ver con lo que uno es y cómo vive la vida que con las mudanzas que se hagan por mes. Tiene que ver con tu espíritu, tu esencia. Así que quizás te cruzás un alma viajera trabajando en una oficina, o caminando por la plaza cada día. Para mí los cristales con los que ves al mundo te definen, y tu capacidad de lucha.

El amor en tiempos de viaje goza de una libertad digna de ser vivida. No hace falta irse al faro del fin del mundo, sólo hay que animarse a vivir el presente, a viajarlo. Animáte. El sol saldrá detrás de un prisma llenando el mundo de colores. Te lo prometo.

si te gustó este post te recomiendo Amores de Último Momento.

Check Also

Free Tour en Madrid – España

Hice muchos tours gratuitos en diferentes ciudades y siempre me gustaron porque el hecho de …

26 comments

  1. Pues como la vida es un viaje lo maravilloso es encontrar el amor sin necesidad de cambiar de lugar y separarse de esa persona que te acelera al pulso y te hace girar las tripas…no te parece??

    • Me parece. Pero si comparte el amor por viajar para mi mejor! Y sino queda como un recuerdo hermoso. Como me dijo una nueva amiga, amor hay por todos lados!!! (y gracias por ello!) 🙂

  2. Ay mi querida.tu post sobre el amor no puede ser más exacto! tenía 17 años cuando me enamoré en mi primer viaje sin mis padres y hoy a los 43, sigo pensando en aquél GRAN amor.
    Esa libertad de almas que tan bien reflejás es un sentir su-bli-meee!!! todos deberían permitírselo!
    Enorme placer para mis pupilas seguir tu blog!

    • Ay que felicidad tu comentario Silvina!!! Me pone contenta que compartas el pensamiento. A veces es muy lindo recordar el pasado, y nada mejor que hacerlo con una sonrisa. 🙂

  3. Te felicito, la verdad que pusiste en palabras lo que alguna vez senti. Me encanto! Saludos!

  4. La verdad que yo también tuve una vez ese sentimiento que describes, y después de varios años espero volver a encontrarme con esa persona en 2015. Aun que lo mas seguro que no sea lo mismo, le tengo un cariño especial y me alegra pensar en ese día.

    Un saludo desde Berlín (Alemania)

    • Hola Leticia! Los reencuentros son lindos si uno no pone todas las expectativas allí. Que pase lo que deba pasar, siempre será especial en tu recuerdo, eso te quedará. Que lo disfruten mucho ambos y por un feliz reencuentro! 🙂

  5. Así son los amores siempre…. ¿o no acaso nos encontramos de viaje permanentemente?

    Guadalupe: nos hablas de “dos tipos de amores”, o mejor dicho dos formas en que el único Amor se manifiesta, mas faltaría hablar de uno más: el que se da entre las parejas eternas, esas que saben que son UN SOLO SER, entre ambos y con todo el Universo, las llamas gemelas, esas que conocen que todo este viaje eterno es puro juego o ilusión mas deciden realizarlo juntos eternamente (si bien a veces se separan por momentos por así convenir a una “causa superior”) <3

    Bueno, después de escribir todo lo anterior, descubro que sin tantas palabras, Ezequiel preguntó lo mismo —y le respondiste ya—. Gracias por tus publicaciones. Sigue viajando y relatando desde la perspectiva del Corazón 😀

  6. que maravilla esto que escribiste. gracias

  7. Hermoso !! esa sensación que nunca se va,que solo se puede experimentar una sola vez y ser libres ,lo que cuesta es despedirse , y quien sabe si en otra vida u otro viaje nos volveremos a ver 🙂

  8. Fernando Domene

    Excelente explicación, Guada!!! Con la sutileza, ternura, ansiedad, metáfora y demás recursos que hacen innecesario exponer tu intimidad 🙂 Aplaudo que pretendas atesorar todos esos momentos!!! Quizás, o mejor dicho, queda de manifiesto que, la mirada sobre el amor que tiene una chica viajera es diferente a la “tradicional”. En apariencia o por lo menos lo que me quedó de tu escrito es que se trata de una mirada o vivencia del amor con total desapego. ¿Eso es bueno?, ¿Es malo? Creo que solo ES 🙂 Las filosofías orientales, afirman que no existen las cosas buenas o malas, solo existen situaciones (en éste caso amorosas) que se presentan ante las personas y, éstas, las vivirán como puedan o quieran. Inevitablemente, mientras leía tu explicación, algunas preguntas aparecieron por mi mente, a saber: ¿Crees que exista la posibilidad que a causa de un gran amor dejes de viajar?, ¿Alguna vez sentiste tristeza por alejarte de amor en tiempos de viaje?, ¿Qué cambiarías y que no, de tu actual manera de vivir (viajar) por un amor que apareciera en tiempos de viaje? Gracias por compartir tu experiencia!!!

    • Hola Fer!!! Pienso igual, las cosas SON simplemente. 🙂 Intento vivir el amor sanamente, entendiendo que hay que vivir el presente. Eso puede entenderse como desapego o como un amor tan grande que dejas al otro en libertad sin necesidad de retenerlo solo para ti. Pero intento, cada día me sale más.
      Dejar de viajar a tiempo completo por un amor puede ser, completamente no porque un amor va a entender mi esencia si me ama y va a querer aquello que sabe que me hace crecer. Si dejo de viajar va a ser por otra cosa más allá de un amor. Alguna vez sentí tristeza pero eso fue cuando tenía 18 y a los 24 de nuevo. Ahora no. Siento ganas de volver a verlo, sí. Muchas. Ahora justo estoy muy enamorada y tengo una fe inmensa en que lo que tenga que ser será y está ok, pero voy a poner de mí para ello. Tengo ganas de estar en sus brazos: sí, pero con felicidad. Igual te digo luego si esto me dura jajaja, que si se me viene un día difícil posiblemente lo extrañe con tristeza (ojalá que no). ¿Por amor? No lo sé. Cambiaría todo menos lo que soy. Pero lo que soy no está definido por lo que hago sino por mi forma de vivir lo que hago. Igual no me enamoraría de alguien que me dice que debo hacer algo o dejar algo. Sí de alguien que me dice “construyamos un presente juntos uniendo nuestras metas y sueños”, por ende quizás mi forma de vivir la vida mute para que ambos estemos bien. Qué cambiaría puntualmente depende mucho de la pareja, de qué necesite ceder y si quiero/puedo hacerlo sosteniéndolo en el tiempo. Cada día me conozco más y cada día soy más mi esencia. Mi esencia la respeto porque eso soy yo y además porque me gusto feliz, hago bien cuando soy feliz. Ir contra aquello me haría mal pero también a los demás. Viajar es algo que me gusta pero no mi esencia supongo… pero sí lo es querer crecer internamente. Viajar me da eso entre otras cosas. Y me da comprensión, caridad y amor. Me resulta difícil hoy en día pensar dejar de hacer algo que hace que crezca un amor infinito dentro mío. Hablo de un amor incondicional hacia el todo, hacia todos los seres vivos. No es perfecto pero de a poco mejora y se hace más puro y sano. Me extendí mucho creo. 🙂 Quisiera saber sobre vos, qué harías, tu forma de amar. Que se aprende compartiendo. 🙂 Un abrazo grande Fer!!!

  9. Fernando Domene

    Hola Guada!!! 🙂 Ante todo, muchas gracias por tomarte el tiempo en responder 🙂 Rescato positivamente que, al explicar tus vivencias y puntos de vista, la duda esté siempre presente (ej: utilizas palabras y/o frases, como: intento, puede ser, después te digo si me dura, quizás, supongo, etc) y también, afirmaciones que muestran determinadas certezas 🙂 Lo rescato positivamente porque, esas dudas, a mi entender, no te estancan ni aletargan, todo lo contrario!!! Salvo, en nuestra propia esencia, creo que, podemos ser una cadena de mutaciones y, todas, seguramente, tengan que ver con la búsqueda de ese crecimiento interior. Pasando a tus preguntas, voy a tratar de responderte lo más claro y comprensible que pueda jajaj ya que, como vos pero, a pesar de mis 45, todavía no están del todo claras jajaja 🙂 Soy fotógrafo y periodista, aunque, nunca ejercí de lo último. Las herramientas que me dio la fotografía potenciaron ese espíritu “libre” que “creo” tener y poder transmitir las cosas y el mundo desde mi subjetividad. Ecribí “libre”y “creo” porque, todavía, ese espíritu o esencia, no logró escapar de la carcel de barrotes invisibles que es la vida cotidiana de la ciudad, el confort, lo que socialmente “hay que hacer” o se espera de nosotros. Por eso, me sentí muy identificado cuando, en uno de tus post, explicaste las razones que te llevaron a transformarte en una chica viajera. Ahora, bien ¿qué tendrá que ver todo esto con mi forma de amar? jajaja es que necesitaba de ésta pequeña introducción para poder explicarlo. De joven (hasta los 25 aprox.) mi forma de amar era la “tradicional”, apegada y con necesidad de retener ese amor para mí. Los años fueron pasando y, en el transcurso, distintas situaciones se fueron presentando, como: Experiencias con parejas conflictivas (que yo elegía, claro), libros de filosofía oriental, años de terapia, períodos con el corazón con agujeritos jaja, períodos de soledad (entiendase, sin pareja, novia o amiga con derecho) entre otras cosas y, siempre latente en mi interior, esas ganas de viajar como lo estas haciendo vos. Hoy, a mis 45, entiendo, siento y quiero el amor en otros términos. Lo entiendo y lo pretendo desapegado, sin que ésto se interprete como frío o distante, claro. Entiendo que hay que vivirlo y disfrutarlo con intensidad mientras dure o sea. Quizás, por momentos, no resulte fácil practicarlo de esa manera, ya que, en principio, debería encontrar a alguien que lo sienta y quiera de la misma manera y, no solo encontrarla, sino, también, que ambos quisiéramos compartirlo mutuamente jajajaja Además, en esas ganas de practicarlo, vivirlo y sentirlo de la manera que hoy lo entiendo, poder desprenderme de cualquier resabio que pudiera existir de aquella forma tradicional, apegada, y con sentido de propiedad que tenía sobre el amor y con la que conviví muchos años y que está tan arraigada en nuestra sociedad. Claro, a ésta altura, ya comprendí que no debo ni necesito la aprobación de los demás y mucho menos, en la forma que elijo amar 🙂 Tratar e intentarlo, Guada!!! San Martín, decía: “Será lo que tenga que ser o no será nada” 🙂 Creo que de eso se trata pero, siempre, siempre, siempre, siendo fieles a nuestra esencia!!! Igual que vos, nunca estaría (aunque yo, debería decir: no volvería a estar) con alguien que me diga lo que debo o no hacer 🙂 Bueno, creo que me explayé demasiado pero, por lo menos, te pude dar un pantallazo gral.. Me alegra muchísimo que estés enamorada y solo puedo decirte: Disfrutalo, sentilo, vivilo, entregate, se vos, aprende de él, enseñale a él, compartí y, sobre todas las cosas, AMA!!! Por alguna razón, hoy, él, está en tu vida 🙂 Si hubo algo que no respondí, porfa, repreguntamelo y con mucho gusto voy a responder!!! 🙂 Con tus post y tus videos, estoy aprendiendo muchísimo!!! Un abrazo gigante Guada!!! Por favor, cuidate mucho y buenas rutas!!! PD: Estoy por acá para lo que mande!!!

    • Gracias Fer por compartirlo!!! 🙂 Estoy en ese mismo camino creo. Y que lindo es. Aprender a amar sin atar, a amar de verdad. Y gracias por decirme que aprendes con los post y videos que subo, estaba decayendo en fuerzas… muchos planteos. Quiero mejorar en lo que hago pero estando en movimiento se complica, sobre todo con la edición de videos y la fotografía o la creación y búsqueda de proyectos e historias. 🙂 Voy a mejorar. Mensajes como el tuyo me ponen las pilas. Un abrazo grande desde Ecuador y buenos vientos!!!!

      • Fernando Domene

        Nooo, Guada!!! por favor que no decaiga!!! 🙂 Con tus post y videos, además de aprender mucho, también estoy viajando!!! yo desde mi compu, acá en Avellaneda, claro jajajaj 🙂 No desespereis que, cuando menos lo imaginas, aparecen las ideas y solo hay que dejarlas fluir. Tigresa liberada, si a la distancia y vía internet, puedo ayudarte con algo relacionado a la edición de fotografía, conta con eso sin dudarlo!!! para mí, sería un honor 🙂 Te mando un container lleno de fuerzas extras por si decae un poquito en algún momento 🙂 Cuidate mucho y a seguir disfrutando!!! Un abrazo gigante desde Avellaneda.
        PD: Espero que sigas disfrutando del amor a ese lobo solitario!!! 🙂

        • Hola Fer!!! Mil mil gracias por el ofrecimiento y por el elogio. Me tengo que sentar a editar de nuevo que ya tengo ganas. Ahora creo que voy a ver si tengo una cámara nueva. Las fuerzas llegaron. Un abrazo enorme!!!

  10. Guada! Estaba preparando un post con el mismo título y me encontré con el tuyo… Gabito anda dando vueltas por nuestras cabezas jajaja Che, sabés que yo tengo otra teoría… creo que podés estar perdidamente enamorado y no ir corriendo hacia esa personas. A mí me pasó: para mí pesaban más mis sueños y mi esencia que quedarme al lado de él, y él me alentó a eso. A que viajara, a que si tenía que ser sería, a que siguiera mi camino. Y bueno, aquí estoy, más de dos años después todavía en ruta. Algún día voy a escribir acerca de todo eso, es mi cuenta pendiente. Te mando un beso y nos vemos en breeeeve =)

    • 🙂 Me encantaría leerlo. Sí, ahora tengo esa teoría también. Pero creo que las cosas se dan si uno las quiere mucho y se pueden unir dos mundos (veremos porque esto sale desde la fe :P). Nos vemos en unas semanas!!! Me quedo hasta el 21… no sé que tiene Quito! jajaja Buenos vientos Nati!!!!

  11. Guada: hace una semana volví de un viaje increíble por México. Qué bien hace viajar, cuántas cosas aporta. El tema es que puse en google algo así como “el amor en los viajes por el mundo” y eso me trajo a tu blog,
    En ese viaje me enamoré, me atrevería a decir que nos enamoramos. Un amigo de mi amiga me hizo vivir los mejores momentos y sentí lo que describiste: ser auténtico (ambos), decir lo que unocree, amar y ser sin ligaduras ni ataduras, dejar volar la mente, el corazón y lo que uno sienta. Ña despedida fue dura y él finalizó diciendo “quién te dice que en unos meses te vaya a visitar”. No sé qué pasará, ojalá que sí, lo único cierto es que nos enamoramos y que nunca me voy a arrepentir de haber abierto mis ojos para verlo.

  12. RESUMISTE TODO EN “Tiene más que ver con lo que uno es y cómo vive la vida que con las mudanzas que se hagan por mes. Tiene que ver con tu espíritu, tu esencia. Así que quizás te cruzás un alma viajera trabajando en una oficina, o caminando por la plaza cada día”. DEBÈS SER LINDA GENTE PARA CONOCERTE.

  13. Hola!
    He estado buscando en tus post pero no he pillado, en q moto andas? como se ha portado? te ha fallado? la recomiendas para un tipo de viaje asi?
    Gracias

    • Hola Nico! En el fb de la página la puedes ver. También en Instagram. Una XR125L. Se puede en cualquier moto, el tema es qué paciencia tenés, cuanto dinero tienes para una moto, si se encuentran repuestos… no hay una mejor que otra pero si dependiendo el terreno que te guste (off road o asfalto), la velocidad y el dinero que tengas hay una mejor para lo que quieras. Ahora elegiría una todoterreno pero con más cilindrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *