Home / Países / América / Cuando te caes de la moto – Una historia en Guyana

Cuando te caes de la moto – Una historia en Guyana

I must not forget. Necesito no olvidar. Creo que por eso escribo. Cada segundo que pasa es un detalle o un nombre que olvido; una mirada y un gesto que se escapan de mi memoria o que desfiguro hasta volverlas otras. Aún no sé cuán bien me encuentro. Ayer me pasé horas mirando un hueco en el ladrillo e imaginando que me susurraba, no puedo recordar qué.

IMG_1284
Una hora antes de la caída por una parte lisa del camino.

Hace ya dos noches que estoy aquí, en un pueblito de Guayanas cerca de Annai de menos de 10 casas, una enfermería, un colegio y una tienda. Anteayer crucé la frontera por Lethem. Los funcionarios no poseen sistema ni computadoras pero sí una parsimonia que los lleva a tomarse horas para examinar los documentos y poner un sello. Por lo demás, la gente fue simpática. Incluso la chica que me vendió el seguro se ofreció a hacer gratuitamente las fotocopias que necesitaba. De allí continué por el camino de tierra a Georgetown. El primer gran poblado sería Annai pero ya iba más de 100 kilómetros, más de dos horas, y no veía más que terrenos con arbustos bajos y alguna casa dispersa, muy dispersa. Decidí acelerar de nuevo. Cada vez que veía un puente bajaba la velocidad para luego retomarla. Comparado con el ripio de la ruta 40 en Argentina este camino parecía una sábana de seda que deja deslizar las ruedas como… mejor dejo la comparación ahí. Me pica el pie, demasiadas hormigas por aquí.

Desvarío un poco, demasiada soledad también a pesar de que se turnan para venir a hacerme compañía. Aunque es un poco incómodo para ambas partes porque ellos no saben qué decir y a mí se me terminan las preguntas. Además está el idioma. Entienden mi inglés pero yo no tanto el de ellos. De a ratos sí. Hablan para adentro y con un acento extraño. Le dije a la enfermera que hablan diferente, rió y me contestó: “es porque nosotros hablamos inglés británico, no norteamericano”. En realidad me dijo “nosotros hablamos inglés y no americano” lo que es una respuesta muy inglesa excepto por el acento que dista mucho del británico, pero no insistí en este aspecto para no ofenderles puesto que pareciera ser un orgullo para ellos. ¿En qué me quedé? Ah sí, en el camino.

IMG_1295
Última foto de Sami entera con el marcador en 24’300 kilómetros y un paisaje árido por falta de lluvia a raíz del cambio climático.

Iba a 80 kilómetros por hora cuando creo que la rueda se enterró en un cúmulo de polvo rojo que actuó como si fuera arena. Llevo mucho peso mal distribuido por lo que la moto coleó para ambos lados y no pude controlarla. Los bolsos no me permitieron salir por lo que Sami me arrastró en la caída. No recuerdo mucho. Mi casco rebotó varias veces y casi se sale. Mi mandíbula golpeó contra el suelo. Vi el bolso con la computadora brincar varias veces bien lejos. Me levanté de a poco. Sentía un dolor fuerte en la rodilla y otro cada vez peor en el antebrazo izquierdo. Sentía líquido caliente. Miré la chaqueta pero estaba bien por fuera. Me la saqué porque no aguantaba el dolor y en mi antebrazo tenía un corte muy profundo, estaba desgarrado. Grité del dolor. Me toqué la cara llorando. Sentía sangre pero el hueso estaba bien. Más tarde me miré en un espejo para constatarlo ya que el golpe fue fuerte y a veces las heridas no se dejan sentir hasta tiempo después.

Miré la moto. El tablero estaba destrozado y había pedazos del parabrisas por todos lados. Quizás fue eso lo que se metió dentro de la chaqueta, que no presentaba ningún hueco. No sabía si me dolía más el brazo o la moto, me dije que mejor la moto que mis huesos. Creo que esta vez son mosquitos y no las hormigas de anoche. Tengo que tener cuidado. La enfermera me dijo que hay dengue y malaria en estas tierras. Mis dos bolsos habían caído lejos y para lados contrarios. No había forma de que pudiera levantar la moto con una sola pierna y sangrando de esa manera. Vi una casa a lo lejos y comencé a gritar “Socorro, ayuda” hasta que recordé que aquí hablan inglés por lo que cambié el grito por “Help”. Diez minutos más tarde apareció un hombre en una motocicleta con una pala enorme. La pala me generó dudas pero no me quedaba más opción que confiar. Paró y comenzó a sacar las maletas laterales. Para mi pesar una estaba rota, no los agarres sino el baúl en sí. Suspiré entre gritos y sollozos por el dolor. El hombre no parecía prestarme atención. Creo que no sabía qué hacer conmigo así que se limitaba a ayudar con lo demás. Pronto llegó otro hombre con un chico en bicicleta. Me juntaron las cosas. El tablero estaba destrozado pero la moto funcionaba. Puse sola los baúles y los bolsos lo más rigurosamente que me permitió mi condición. Cada tanto paraba y emitía un gemido de dolor que claramente los ponía incómodos. Los miré y les agradecí pero sus facciones seguían duras, supongo que por la situación. Me dijeron que a quince minutos había una clínica en Annai y que debía girar en una parte pero no entendí dónde por más que les volví a preguntar.

IMG_1297
Y se preguntan si me dolía tanto por qué me saco una foto y grabo un poco… porque la vez anterior me arrepentí de no hacerlo.

Perdí la GoPro nueva. La cámara estaba en mitad del camino. La recogí y la puse junto a la moto para no extraviarla. Después de que el muchacho levantara la moto desapareció. Les dije esto a ellos pero no la encontraron. Puede que se haya perdido, puede que se la haya llevado alguno de mis socorristas. El resultado es el mismo. Siento pena porque fue mi inversión de este año pero no voy a armar un berrinche al respecto. Mi prioridad era ocuparme del brazo y la pierna. Una cosa mala pasa por otras mil buenas.

Seguí conduciendo despacio por el dolor. Creo que pasé un puente. Vi unas colegialas con uniforme y paré a preguntarles donde estaba el hospital. La situación era por demás bizarra. Ellas me miraban riendo y parecían no entenderme. Yo repetía una y otra vez “hospital”, en inglés y hasta me señalé la rodilla y comencé a gritar suavemente para que entendieran que sentía mucho dolor. Nada más que risas nerviosas. Me sentí impotente y sin fuerzas. Seguí un poco más hasta un cartel que decía “escuela de enfermería”. Había 100 metros hasta la casa y cúmulos de arena. Mi pierna no estaba lo suficientemente bien para poder levantarla hasta el pedal, menos para pasar por ahí. Paré la moto y comencé a llorar fuerte recostada sobre el manubrio. Tenía la esperanza de que alguien me viera. Cuando pido, de alguna forma las cosas acontecen. Al otro lado un niño se asomó por la puerta de la única casa que había. Se quedó mirándome y entró rápido. Un minuto después salió con tres señoras sonriendo. Cuando me vieron temblar era claro que algo estaba mal. Corrieron a mi encuentro, me hicieron bajar, me ayudaron a sacarme el caso y la chaqueta y caminaron a mi lado hasta la enfermería. No era más que una casita con algunos remedios y utensilios dentro pero mi alivio fue enorme.

La enfermera sonrió hasta que me sacó la rudimentaria venda que me había puesto al intentarme desinfectar la herida con pervinox mientras el hombre levantaba la moto, justo después de la caída. Comenzó a tocarla y me dijo que iba a tener que coserla. Ya no sonreía. Me inyectó varias veces anestesia. Comenzó a limpiarla con ahínco. Miró a su ayudante y le dijo que era demasiado profunda y que no podía ver si había algo dentro. La ayudante preguntó si me deberían suturar también por dentro, aparentemente no pero no pude ver qué hicieron. Comenzó a coser mientras me decía que la herida era muy profunda y que “esperaba que no haya quedado nada en su interior”. Siempre que me ponen anestesia, sea cual sea la dosis, comienzo a reírme. Les dije que yo también “esperaba” no tener ninguna roca en el brazo. La risa estaba fuera de lugar pero todas reímos. Aquí entienden bien mis dobles sentidos y mis bromas. Es la primera vez que logro ser graciosa en otro idioma.

En el umbral de la puerta apareció un señor negro y alto, Randy, que hablaba inglés un poco más abierto. Me dijo que era mejor que me quedara a descansar y que él era el cuidador de una casa cómoda y deshabitada en la que podía quedarme los días que quisiera hasta que estuviera bien. Me puse a llorar de nuevo y lo abracé. Cuando me siento completamente indefensa y a la buenaventura de dios, por decirlo de alguna forma, me pongo hipersensible a cualquier acto, ya sea de maldad o bondad. Creo que esto produce en los demás el efecto de querer ayudarme. Un poco como los bebés al llorar. Acepté su ayuda.

Al parecer en Guayanas tienen medicina pública por lo que no me cobraron nada. Diría que están un paso por delante de varios países europeos en este aspecto, de los demás mejor no hablar porque la corrupción e ineficiencia es altísima pero no entraré en detalles respecto a esto. La enfermera me dio pastillas para el dolor y amoxicilina para evitar infecciones. Aún me dan ganas de comenzar a rezar por primera vez en mi vida para que no se me infecte. Deben ser las pastillas. El accidente no fue realmente grave por suerte. Apenas llegué a la casa, por las dudas hice algo que sí sabía hacer: me puse a meditar en la hamaca que colgó para mí Randy.

Ayer me vino a visitar una vez Randy y luego Liona, la ayudante de la enfermera, con su hermano Alex que me dejaron usar su teléfono para escribir por mensaje de Whats App a la familia que me hospedó en Boa Vista (Brasil). Hoy por la mañana Alex pasó con Nicole, la enfermera, para limpiarme la herida y coordinamos para que el viernes me vaya a las seis de la mañana a la frontera en un bus y el marido de Liona lleve mi moto. No tengo idea cuánto pagarle por eso y tampoco puedo darme el lujo de que sea la cifra que quiero. Me da pena porque creo que el pago no va a cubrir sus expectativas. Veremos. Por lo pronto volveré tras mis pasos. Estoy preocupada por el brazo y por la moto.

Pasó otra noche más y la pierna me sigue picando pero en diferentes lugares a los de ayer. En un día me voy. Hoy ya no rengueo pero siento dolor muscular en todo el cuerpo. Me costó sacarme la ropa para bañarme. Hay agua fría y me la tiro con un jarrito. Me hace recordar a Indonesia pero la pulcritud del baño me devuelve a Guyana. Ayer comí demasiada carambola (star frute) y hoy estoy descompuesta. Si no fuera por la moto y porque vence mañana el permiso que saqué en frontera (se renueva en la capital), no quisiera irme. También porque tengo que dar señales de vida a mis padres: les dije que hasta el viernes estaría incomunicada pero me fallaron los cálculos.

Llegaron a la casa dos norteamericanos de largas barbas blancas y pantalones con tirantes. Los identifiqué como menonitas y no me equivoqué. Hablamos mucho de dios. Últimamente mi fe crece. No en el dios cristiano con su infierno y su cielo, que nos dio el cuidado de los animales que “no tienen alma” y que creó al hombre a su semejanza. No. Pero si en mi dios de energía del que formo parte y que no tiene forma alguna. Mi dios le dio alma a todo ser viviente y aún estoy en duda si a las rocas también o no. No voy a discutir sobre ello. Lo único que importa es que me hace ser mejor persona e incursionar, a mi modo, en la meditación y el amor hacia todo y todos. Quizás por eso me caigo, cuando me olvido de ello. Quizás por eso los menonitas en el camino. Quizás también demasiadas pastillas para el dolor. Ya ven que no perdí mi buen humor.

Me dijeron que si tengo ganas me hacen contacto con unos amigos en Costa Rica para que vaya una semana a trabajar con ellos allá y aprender de sus costumbres menonitas. De seguro serían días de leer la biblia y ordeñar vacas. No sé que depara el destino pero me dan ganas de ir.

Cuando te caes de la moto Una historia en Guayanas
Con Liona, Randy y mis nuevos amigos barbudos.

Viernes. En la frontera. Dejé la moto del lado de Guayana e hice dedo para ir al de Brasil. Allí tienen wi-fi para whats app. Mi amigo en Boa Vista tuvo un inconveniente y no pudo venir por mi. Sin saber qué hacer me puse a contestar mensajes y le escribí a mi mejor amigo del mundo de las motos. Siempre me tranquiliza escribirle y me alegra recibir su respuesta. Le conté todo. Me dijo que me prestaba dinero pero que no maneje yo la moto hasta la ciudad, que vaya en una camioneta. Rechacé la ayuda. Su insistencia puso un brillo de alegría en mis ojos. A veces no sé por qué me quieren tanto. Sobre todo él que es una de las personas más lindas que conozco. Pero sabe que Pocahontas Rider es terca como una mula, aunque no estoy orgullosa de ello así que le prometí que en septiembre, si no tengo dinero para comer, le pido prestado. Creo que esto lo tranquilizó. Sigo sin entender por qué me quieren tanto. Quizás es porque yo les amo y lo saben. ¿Las pastillas de nuevo causando un efecto de Paz y Amor? No lo creo.

Decidí ser fiel a mi promesa de no manejar hasta Boa Vista. El funcionario me dijo que no había camionetas, que era cuestión de suerte con una expresión de “ni por casualidad va a pasar” y mientras terminaba la frase miró al hombre que tenía en frente suyo como si acabara de germinar una idea en su cabeza. Acto seguido, le preguntó si tenía camioneta (sí tenía) y si me llevaría a la ciudad. Veinte minutos después estábamos atando a Sami. Treinta minutos después fuimos a almorzar porque en la aduana se demoraban y no me dejó invitarle sino que pagó él. Dos horas después (la aduana es lenta y para pasar maquinaria para minería hay que poner un poco de plata bajo el escritorio) llegamos a Boa Vista y me dejó en la casa a la que iba. Allí mi amigo local y su hijo lavaron la moto y me dejaron entrever que todo iría bien.

Recuerdo los machetes que había debajo del asiento de la camioneta y los cuchillos en cada rincón. El hombre era minero de oro y no podía darse el lujo de no tener un arma de defensa. Me contó que en la ruta que tomé no te roban con un cuchillo sino con un machete y que ante la duda primero te cortan. Los mineros me generan siempre desconfianza por la corrupción que sé que gira en torno a su trabajo, pero él fue bueno conmigo. Su vida debe tener un alto grado de estrés si piensa que lo van a asaltar en cualquier momento. No entiendo las ventajas del dinero a ese precio, hace rato que dejé de entenderlas.

El sábado arreglé la moto. El tablero ahora muestra 0000 kilómetros. Hubo que cambiar varias piezas. Mi planilla Excel me susurra con cierta timidez que estoy mil dólares bajo mi presupuesto. Voy a tener que ver cómo consigo dinero para los últimos tres meses del año. No me preocupa. De alguna forma todo se resuelve. El gasto me asusta un poco pero la fe que me da viajar me tranquiliza. Ahora tengo que llamar al seguro a ver si cubre aquí el hospital porque no creo ser buena sacando puntos. Ojalá no tenga que probar mi habilidad.

Dentro de poco vuelvo a salir. Necesito retornar a Guayana lo antes posible para que no venza el seguro que saqué. El futuro parece una nebulosa. Veremos qué pasa. Todo siempre sale lo mejor que puede salir. Todo siempre es para algo y cada vez descubro más anticipadamente para qué. Me hace sonreír. Después de todo el mundo es distinto al que nos cuentan, el mundo es bondadoso si uno se lo permite.

Cuando te caes de la moto Una historia en Guayanas1
El gracias vida del parabrisas quedó destrozado pero aún lo llevo en el corazón aunque suene cursi. El nuevo tablero se ve distinto, sobresale y marca 0 kilómetros pero cumple su función.

Check Also

Noufla: una opción familiar en Ait Ben Haddou – Marruecos

Situado a la entrada del pueblo de Ait Ben Haddou, Maison D’hotes Nouflla es uno …

93 comments

  1. Qué suerte que estás bien!
    Un gran abrazo!

  2. Si publicas una cuenta bancaria, estaria encantado en contribuir con algo para intentar reponer la gopro, no sera mucho pero sera algo. Que te mejores!!

  3. Guada! Admiro tu fortaleza….siempre te levantás y seguis y con una sonrisa! 🙂 Por eso todo va a salir bien y vas a poder continuar viaje! Desde acá la mejor de las energías!

  4. Guada, en tu relato fui sintiendo como si me hubiera pasado a mi tu accidente, creo que lo mas importante es que estés vos bien, gracias a dios y al casco la contaste. Como ibas a 80 km en ripio en una moto chica y super cargada ?
    No se de que manera ayudarte estando tan lejos… te mando la mejor y esto quedara seguramente como una anécdota de las cuales siempre se aprende no ?

    Vamooosssssssss Guada carajo ¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    • jajaja carajo!!! 😛 Gracias Gabriel. Mi moto acelera hasta 90 o más si no tiene viento en contra igual siempre marcan de más así que posibemente iba a 70. Para los serruchos lo mejor es ir rápido (para los baúles también)… para los moretones creo que no. 😉 Abrazos desde Brasil!!!

      • Hola!! empece a leer tus historias hace poco.. la verdad que me entretienen y me transportan a otra dimensión.. por momentos logro imaginar lo emocionante de vivir experiencias como las tuyas..
        te conoci gracias a pablitoviajero… la verdad q son unos genios los dos!!
        si no vi mal la moto que tenes es una HONDA TORNADO 250 .. puede ser??
        si es esa levanta mas velocidad que 80 0 90 km x hora… muy linda maquina…
        me gustaría ver videos de tus viajes… recién hoy estuve explorando un poco acerca de vos..
        suerte y que sigas disfrutando!!1

  5. Sergio Aguirre

    Guarda !!! Tené cuidado con esa herida. Hacete las curaciones correspondientes todos los días. No dejes los antibióticos. Cuidate. Gajes del oficio….que se le va a hacer. Besos desde Neuquén

    • Tal cual Sergio. 🙂 Igual el brazo esta bien ahora, solo cascara y algo de dolor tranqui. La rodilla me duele pero sigo ruta con pastillas porque sino no llego al verano de Canada. Un abrazo grande desde Brasil!!!

  6. Fuerza Guada a reponerse y manejar tranquila. Cuidate mucho y estamos atento a tu aventura. Lo que necesites de Buenos Aires conta conmigo. A mediados de mes viajo a Brasil con amigos pero la parte sur. Un abrazo grande y buenas rutas de motero a motera

  7. Te mando un abrazo fuerte fuerte y mucha energia para lo que sigue, me partio el alma tu video del accidente.

    Exitos en lo que sigue!!!

  8. yo también puedo aportar algo de dinerillo…no es mucho pero suma

  9. Daniel Soria

    Hola Guada soy Daniel de San Juan, amigo de Duende Diaz de Mendoza. Te mando fuerzas! Buenos vientos, buenas rutas

  10. Matias Herrera

    No hay como el tablero clásico de la xr, ese es el de la nueva y es medio chafa 🙂
    Fue una lectura de baño increíble, me alegró de que estés bien y me pone contento lo que te pasa, son momentos chotos pero que los vas resolviendo y te hacen tener una experiencia general hermosa.
    Sos muy valiente.
    Te mando un beso enorme y estaría muy a gusto en colaborar con vos.

    Matias

  11. Fernando Domene

    ay, ay, ay!!! Todos estos días pensando en vos por el dengue y el zika que, según las noticias, están haciendo estragos y ahora leo lo que te pasó!!! La energías son increíbles!!! Guada, me pone contento y tranquilo que, a pesar de lo feo que se veía la herida en el video con puchero incluido jajaj finalmente estés bien!!! Adhiero a la propuesta de Marcos, asi que, contactame por el face que ya somos dos los interesados en aportar nuestro granito de arena!!! Y, quien te dice, quizás otr@s, se sumen también 🙂 Si te preguntás por qué lo harían? jajajaja yo puedo darte una respuesta parcial: PORQUE VIAJAMOS CON VOS!!!! Cuidate nenaaaa!!! y no desaparescas tantos días!!! Abrazo fisuracostillas!!!

  12. Fuerza Guada!
    Solo tenes el aspecto fragil pero sos una mujer Muy Fuerte! Te mando Buenas vibras! Dresde Calafate!??

  13. Hola guada, que bueno que estés bien! Lo material se arregla o recupera. Pero las heridas hay que sanarlas con paciencia. Un abrazo y cuidate.

  14. Guada, dispuesta a ayudarte. Por otra parte, escribís muy bien. Sabés transmitir lo que sentís. Creo que estás muy bien definida, tu espiritualidad te está marcando el camino. Los títulos de estudio dicen solo que estudiaste y son útiles para cierto desarrollo. Hay personas como vos que sienten que no encajan en los moldes del común, esos pre acordados por la sociedad, esta cultura y un sin fin de hipocresías. Cuidate, ya sabés hacerlo. Solo una demostración de afecto. Hasta pronto…

    • Que lindo Silvina lo que me escribís. Coincido contigo. El viaje es más un viaje interno que se nutre de la movilidad del cuerpo pero que no reside solo en ello. 🙂 Buenos vientos!!!

  15. Eres increíble Guada, has pasado por fuertes accidentes y continuas viajando, sonriendo siempre en las fotos. Sigue así, de seguro todo se te irá resolviendo en el camino =) Suerte en la travesía!

  16. Hola guada! Que bueno saber que estás bien después de tremendo golpe! Te estas convirtiendo en mi heroína! Yo tuve un fuerte accidente en moto hace 1 año y tuve que dejarla (al menos por un tiempo) tengo muchos sueños de viajar que algún día cumpliré….mientras tanto sueño con vos y tus experiencias!!!sos muy valiente!!! Espero sigas viaje sin más tropezones!!! Cuidate mucho!
    Como quedaron las heridas? Estas mejor? Besos!

    • Hola Andrés!!! Espero que estés bien!!! Lo mío es leve, el brazo ya no tiene puntos y esta cicatrizando y la rodilla duele pero puedo seguir igual cosa que mañana haré. 🙂 Te deseo una pronta recuperación y fuerza para ir hacia los sueños que tengas!

  17. Fuerza Guada! Lamento la caida pero… que motero no se ha caido? Vos sabés que todo es por algo (bueno). Un abrazo, que te recuperes y puedas continuar tu ruta pronto.

    • Hola Eugenio!!! Claro, la caída es lo de menos. Lo que quería retratar es el cariño y amor al prójimo de esta gente que paralizo horas de su vida para ayudar a una extraña. Un abrazo grande!!!

  18. Yo me caí con mi moto en Vietnam. Mi moto era un scooter que compre allá y me caí ética del final del viaje. Esa motito fue mía por un mes y así y todo cuando me caí me preocupe más por ella que por mi.
    Llore y fue el peor día de mi vida. Todavía tengo la cicatriz de la herida más profunda, pero no necesite ir al hospital. Mi novio fue mi enfermero.
    Leer lo que escribiste fue revivir un poco aquello que viví.
    Ojalá hoy todo sea un simple recuerdo (esto paso elañonpasado no?) y que Sami este igual que vos, recuperada y yendo siempre hacia adelante.
    Un abrazo y buenos vientos viajeros!

    • Hola Cinti! No, este pasó hace una semana pero ya sigo viaje mañana así que tranqui. 🙂 Estuve en Vietnam y tengo una vana idea de lo que podes haber vivido sobre todo en un país en que se habla otro idioma. Me alegro que estés bien. El amor a la moto es algo que es difícil de explicar pero entiendo perfectamente desde el corazón la preocupación que tuviste, aunque siempre mejor ella que vos!!! Te mando un abrazo fuerte y que sea un año de viajes! 🙂

  19. Hola guada, lamento lo del accidente, a esa velocidad el golpe debe haber sido bastante duro, pero si no nos pasa nada, no aprendemos asi que dale para adelante y que las nanas se vayan pronto. Las maletas son de Ronlaiver ¿no? comentame quetal se compotan y si son funcionales y se la bancan, obviamente que los golpes seguramente no. Saludos

    • Hola Hector! Gracias. 🙂 Las maletas de aluminio a mi no me sirven mucho porque me meto por terrenos off road y me molesta estar empachando y enderezando (se dobla el aluminio). Para ruta creo que son geniales. Las que uso son Valijas Laterales Ruta 00 que son del mismo material que los kayaks y se la bancan. Mil caídas y no se rompieron. En esta sí. Cuando se rompe es más difícil de arreglar, casi que se debe cambiar pero es difícil que se rompan. Así que cada una con sus pro y sus contras.

  20. experiencias muy duras, y lo sacas adelante. Te admiro y mando mucho amor.

  21. Linda historia y lindo mensaje cuando te conectas con el espíritu mayor y el te envía a tus ayudantes. Te envío un abrazo Guadalupe y te admiramos profundamente. Yago anda por Perú ahora.

    • Hola Didier!!!! 🙂 Sí, pero no llega rápido. Espera estar acá por Mayo creo. Veremos si me lo cruzo de nuevo. Por ahora subo a Guyana una vez más. Un abrazo grande y buenas rutas!!!!

  22. Que fuerte lo que te pasó Guada!!!! Y que valiente que sos, realmente inspirás a seguir a adelante. Como comentaron, realmente parte el alma ver ese video. Me imagino que debe haber sido una gran descarga de emociones el armado de este post, se nota un montón y lográs transmitirlo.

    Desde ya que podés contar conmigo (y con mucha gente que te sigue) con cualquier ayuda que necesites.

    Abrazo grande, y me alegro que ya estés mucho mejor.

    • Gracias Sebas!!! Siempre por aquí. 🙂 Las caídas con algun tipo de “rotura” siempre son fuertes más allá de lo malo por cómo te ayuda la gente. Tiene su lado positivo sin duda. Por ahora no necesito nada pero agradezco mucho. Un abrazo enorme!!!

  23. Olga Raquel Romero

    Cuánto lamento lo que te paso, pero veo que sos una guerrera y lograrás todo lo que te propones. Cuidate y que Dios y la Virgen te protejan;cualquiera sea tu religión.Pero, uno en estos momentos se aferra a lo espiritual.Suerte linda .

  24. Saludos Cata.

    Cuanto lo lamento lo de tu accidente, esperando que te recuperes pronto.

    Si estas todavia en Boa Vista, estube por el año 2005 por alla.

    Si acaso regresas a Venezuela, me comunicas para ver si te comunicas con mi hermana que vive en
    Caicara por el Orinoco. haber si pasas unos dias en la casa de mi hermana.

    Cuando se conduce por via de tierra hay que tener mucho cuidado.

    Como tu dices las cosas se dan con algún propósito..

    Esperando en poder ayudar en algo, si vas por Caicara.

    Con cariño desde Santa – Elena – Ecuador
    José

  25. Guada, no puedo creer lo que te paso, opino lo mismo, todo sucede por algo, espero que mejor, te mando un beso!

  26. Qué importante, las convicciones estimada Guadalupe- Lupita les decimos en Ecuador de cariño, tú lo sabes. Las adversidades, son oportunidades y en eso, esta caida, a más de la afectación personal y a la moto, te han dejado el espacio de reafirmarte y reconocer que a veces somos pequeños también y por ello sigues siendo humana, potenciada en tu sensibilidad… Mi abrazo sincero y el deseo deque todo lo que viene, será mejor en tu caminar…Saludos desde Ambato, cerca de Baños de Agua Santa, en un dia soleado.

  27. Otra herida de guerra flaca, y una mas para la bitácora. Por suerte estás bien dentro de todo mas allá del mal momento. Ese “polvo” que es como un talco se llama guadal, o”fesh fesh”, como le dicen el dakar, es como entrar en una pileta de talco, una vez me pasó lo mismo que a vos, pero con una moto grande (africa twin), toda cargada y venía como a 100km/h…me rompí un brazo en un lugar inhospito, estuve como 7 hs. para poder salir de ahí. Me alegro que estés bien.

    • Siiii, Gastón Pando me dijo hace unos días Fesh Fesh y no entendí qué quería decir jajaja. Gracias por la explicación. Cuando volví agarré 5 más pero salí sin caerme andando de alguna forma. Terrible lo que contás!!! Por suerte ahora estás bien y quedó como anécdota. En ese momento no debe haber sido divertido. Un abrazo enorme y por más sonrisas y menos fesh fesh!!!!

  28. Guada me alegro que lo estés contando cuando vi el vídeo tuve ganas de darte un abrazo y arreglarte la moto para q sigas . En una parte del relato concuerdo con vos en el ripio de la ruta 40 ayer agarre 100 kilómetros y tenés que ir a 20km/h como mucho , una pesadilla pero bueno queda como anécdota . un abrazo grande y seguí con esto . en cualquier momento me largo y lo hago también

    • Hola Marcos! 🙂 Seguro los mismos que agarré yo a 20 también de a partes en día feriado y más sola que una tapia jajaja. Lo super entiendo. Ese tramo va a dejar de existir pronto. Buenas rutas!!!

  29. Animos Guadalupe, vaya fuerza que tienes.
    Ahora a recuperarse y a seguir tu viaje y que nosotros podamos disfrutarlo.

    Abrazos.

    • Hola chicos! Ya continué. Como no hubo ningún hueso comprometido la recuperación acompañada de la terquedad me llevaron de nuevo al mismo camino. 😛 Un abrazo grande y por más viajes para ustedes también!!!

  30. fuerza guadi!!! un tropezon no es caída , a seguir con los sueños!!! mucha suerte, besito!.-

  31. Que bueno que no paso nada grave ,pero las caídas en moto uhh son feas ,me alegró que te sientas mejor te mando un gran abrazo aunque no nos conocemos siempre es bueno un buen abrazo a tus órdenes

  32. Hola Guada!!

    Me has hecho llorrar…ha sido raro leerlo y vivirlo, pero parece que me he caido contigo y yo también me he lesionado.

    Has transmitido todos sus sensaciones y emociones desde lo mas profundo de tu ser que he sentido todo tu sufrimiento.

    También viajo sola y como soy tan positiva pocas veces me freno a hacer algo por miedo.

    Siempre escucho a mi interior y de dejo llevar por las vibraciones que me transmite cada sensacion. Como bien dices, todo pasa por algo, no se cual sera el mensaje que quiere transmitirte el destino.

    Actuar cómo has actuado es digno de admira. El poder de la mente nos sorprende a veces como actua el ser humao antes una acto de supervivencia.

    Nunca dejes de soñar valiente!

    Sigue adelante! te mando mucha fuerza.

    Y recuerda que somos lo que pensamos, escucha a tu ego y párale los pies.Intenta No pienses en negativo porque la energia de tu se desvanece y necesitas que tus anticuerpos este a tope en estos momento.

    Mediata y alimenta tu alma para restablecer y filtrar todo el daño sufrido.

    E intenta visualizar que No tienes dolor, viaja en el tiempo cuando nada de esto te sucedia e imaginate uno de tantos momentos maravillosos que han ocurrido en tu viaje.

    Todo esto te ayudará a recuperarte pronto.

    Un abrazo enorme desde India

    Bea de Osma

    • Así es Bea, el poder de la mente es gigante. Estoy en ese proceso de entrenar la mente para que siempre vaya a lo positivo. Cuesta. De a poco avanzo. 🙂 Gracias por el mensaje y por los consejos. Llegan en el momento adecuado. Y me diste ganas de ir a la India, tengo pendiente allá un retiro espiritual. Abrazo gigante y buenos vientos linda!!!! Que la paz te acompañe siempre.

  33. fuerza Guada recuperate…y también a samy….

  34. Hola Guada! Que bajon leer tu reporte de la caida,deberia ser un lugar al que llegaste. Admiro tu fortaleza increible!! Espero que tu brazo este bien y continues tu travesia! y…. el accidente sea una anecdota de tu libro de viaje. El consejo de cuidate.. no va…. entonces…. BUENAS RUTAS para lo que sigue y que la travesia continue cuando estes bien.Un abrazo de oso desde mza.

    • 🙂 Gracias Dani!!! jajaja no va? me cuido pero dentro de lo posible sin dejar de hacer… aunque sí, buenas rutas es más acorde. Ya estoy recuperada, fue rápido. Como no se infectó cerró en dos semanas. Un abrazo enorme desde Guyana!

  35. Espero q ya estes bien, y sigas ti camino, para las heridas de piel mejor es la cefalexina, me alegro q no haya sido nada mas grave. Suerte y adelante!!! Besos

  36. Consejo: para picaduras de insectos, prurito, etc no hay nada mejor que pasarte un poco de vinagre blanco. Suerte y que sigas ese camino viajero!

  37. Hola Lupita te escribo desde Mexico, sabes nunca he escrito comentarios en paginas, pero sinceramente tus historias me atraparon, no pare de leer cada una de ellas, en cada historia puedo sentir.esa.pasion que los bikers tenemos por.tener nuevas aventuras, conocer nuevos lugares, nuevas personas, distintas culturas, claro no puede faltar la gastronomia. Yo tengo 23 años y he recorrido estados de mi pais en mi poderosa Leonora( una moto 150) es una experincia.indescriptible ver a.los lugares que una moto te.puede llevar y sobre todo.me refiero tanto.mentales como.fisicos.En está historia en especial.me.senti.identificado pues yo tambien he caido y he.resultado.con.lesiones similares a ls tuyas, por.suerte en está caida tuviste ayuda y has logrado levantarte pronto, pero creeme cuando te digo que si hubieras estado sola de igual manera hubieras salido adelante, pues francamente me resulta. asomb roso lo que el cuerpo es capaz de hacer y soportar en situaciones extremas, ademas de eso agreguemos que eres una guerrera. Por.ultimo.te deseo un gran viaje que disfrutes todas las aventuras que estan por venir y toma tu tiempo.para sanar esas heridas y tengas esos fuenos reflejos a la hora de manejar de nuevo te.mando un.fuerte abrazo, por cierto disculpa la.manera de escribir pues te escribo desde un.pequeño celular y oprimo muchos botones

    • Hola Asael! Gracias, ya estoy bien. Fue una herida menor. La vez que fue grave fue en Camboya pero allá ni con toda la fuerza de la adrenalina me podía levantar y sacarme la moto de encima. Por suerte también me ayudaron. 🙂 La pasión en general es de los viajeros. Vi bikers sin esa pasión pero siempre está en quien viaja sea motociclista, mochilero o ciclista. Abrazos y por muchas historias más!!!

  38. Que bueno que estas bien, sos increible mujer. Ojala que puedas continuar pronto, suerte, sos un ejemplo. Te admiro.

  39. Hola me alegro que estes bien, mucha fuerza y continua tu ruta aventurera, no pares, abrazos desde Minnesota.

  40. Hola! Me enteré de tu historia porque la compartieron en Facebook.
    También soy un apasionado por las motos.
    Realmente es muy admirable lo que hiciste. Como decidiste vivir tu vida a tu manera.
    De corazón te deseo lo mejor!
    Buenas rutas

  41. he leido con detenimiento todo, felicito tu espiritu , siempre adelante, la verdad que tenes un angel que te acompaña enananananana ¡¡ el angel viajero =) luego tirame un wat para ver donde carajo andas, beso

  42. Llegué acá por una nota en un diario… laburo en una multinacional y estoy como vos que hay días que renunciaría así sin más… todavía no me animo! jajaja!
    Pero super entretenido tu raconto aventurero, ahora sigo leyendo!

    • Hola Elena! Si sabré lo que es trabajar en una multinacional! Creo que prefiero empresas pequeñas porque pagan más y tenés más libertad para mejorar todo. Igual nada como ser tu propio jefe. Al principio me daba mucho miedo pero es cuestión de animarse al menos en los ratos libres hasta que uno se siente más seguro. Por ahí hay un post sobre los miedos de dejar todo a los 30. Un abrazo grande!!!!

  43. Enrique Morales

    Hola Guadalupe, quiero saludarte y darte la bienvenida a Venezuela. Ayer me enteré a través de mis compañeros del Motoclub que existías y que venías rodando hacia Caracas. A partir de ese momento comencé a leerte y debo confesar que estoy, no sólo conmovido, sino enganchado con tu blog. Tienes una manera de comunicar tan sencilla y cálida que yo, que soy de poco leer, desperté de madrugada y lo primero que hice fue tomar mi ipad y meterme en tu página para seguir conociendo tus relatos.
    ¡ Bravo valiente!, te felicito y te agradezco por compartir tus experiencias de vida. Espero que tu estadía en mi país sea agradable y enriquecedora.
    Sigue así!

    • Hola Enrique. Me sacaste una sonrisa enorme. Le pongo muchas ganas y corazón al blog y que alguien que no suele leer me diga algo así me emociona sobremanera. La idea es no solo entretener sino más bien que se sientan identificados y que vean que todos podemos hacer lo que nos proponemos. Además de mostrar lo bueno que es el mundo sea la cultura que te reciba. Los malos tienen publicidad pero los buenos son más. 🙂 Así me pasó en Caracas. tenía miedo de venir a la ciudad y me encontré con gente cálida que me malcrió (esto ni siquiera es mimar!) a un punto que aún lo estoy procesando. Ustedes fueron parte de ello y realmente les agradezco de todo corazón la ayuda y la posibilidad de descansar. Unas mini vacaciones. Me encuentro a la orden para lo que necesiten. Muchos saludos para ti y para Alejandro!!!

  44. Hernan Morales

    Hola Guada, al igual que Elena, llegué a tu blog a partir de una nota del diario Perfil. Estuve leyendo un poquito, y lo último que vi fue lo del accidente. Espero que te encuentres muy bien! Que ya te hayas recuperado. Acá en Argentina, tengo una Empresa de base Tecnológica, que se parece mucho a un viaje de ida, con golpes, caídas y extraordinarias vivencias. Me he suscripto para seguir tu recorrido y como evoluciona tu aventura o mejor dicho tu nuevo estilo de vida. Como motero que soy, recordá siempre usar solo el freno de atras en tierra o ripio. O si vas a usar los dos, que sea mas intenso el de atrás y el de adelante no lo uses de golpe, contá hasta 3″ y que sea paulatino el incremento del uso. Googlea técnicas de frenado en ripio o tierra! Saludos!!

    • Hola Hernán!!!! Mil gracias por el consejo. Ripio y tierra es mi terreno favorito. Ya hace más de un año que ruedo y creo que eso fue lo primero que aprendí a fuerza de caídas. La arena me cuesta aún sobre todo por el peso que llevo en los bolsos y valijas laterales. Algún día le agarraré maña. 😛 Ojalá sigas por aquí. Así es, no es un viaje sino un estilo de vida con todo lo que implica. Lo mismo montar una empresa de cero y sé lo dificil que es armar un nombre, ser flexible y remar hasta que la corriente ayude. Mucho mucho éxito y felicidad en el camino!!!!

  45. una maza tu historia saludos desde el chaco barranqueras argentina

  46. Parabéns mulher. É um incentivo muito grande para mim e minha esposa queremos ir de Salvador, Ba Brasil ate o Chile de moto e é uma XR200 vou te acompanhar.

    Att. Adrovando/Ana

  47. Super, me parece buena experiencia, en serio, pero no me quiero nunca caer en moto y ojala no te caigas mas. Saludos!

  48. Estoy ENAMORADO de esta mujer. Genia total.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *