Home / Reflexiones / Crónica de una violación pasiva en viaje

Crónica de una violación pasiva en viaje

El título debería ser “Crónica de una violación pasiva en viaje, imaginaria”, haciendo énfasis en la última palabra. Aquí no hay nombres ni reales ni ficticios, lo que quiero transmitir es lo considero una violación pasiva, una violación sin violencia física. Muchos y muchas han estado en una situación similar sin ponerle nombre o darse cuenta de ello. Muchos y muchas se sentirán identificados/as. Otros me dirán que es una “delgada línea roja”. Entremos por unos minutos en la piel del otro, en su sentir y en su cuerpo.

IMG_0940

Comenzás un viaje con alguien que te cae bien. Querés hacer caminos que no te animás sola y además ya hace tiempo que no pasás del discurso preliminar de presentación. Necesitás una amistad con la que puedas hablar de cómo te sentís y compartir el día a día. Es un hombre, pero pensás que a lo sumo se separan si las cosas no funcionan. Ya te pasó antes que algún amigo haya querido algo más allá de la amistad. Te crees lo suficientemente adulta para poder afrontar la situación sea cual sea. Violencia no va a ocurrir, confiás en él. Ya viste como tuvo actitudes lindas con desconocidos y cómo ayudó a pasar a esa viejita ayer en la calle: no es un mal chico.

El primer día ríen, se hacen bromas y dejás bien en claro que entre ustedes no va a pasar nada. No tenés intenciones románticas, no te dan esas necesarias ganas de saltar hasta allí arriba para besarlo. Mucho menos apasionadamente. Y esas ganas son necesarias porque sino tu prioridad es tu viaje. Además ya tenés a alguien en la cabeza y cuando eso pasa no podés pensar en otra persona. Sos de esas mujeres que tienen lugar para uno solo allí dentro, puede cambiar el nombre pero siempre es uno.

Esa noche dormís con él en el mismo cuarto pero en camas separadas, es más barato así y necesitas el dinero. No pensás en cuidar lo que decís, ya lo sentís como un amigo. Le contaste algunos dolores y alegrías pero lo que hace que confíes en él es más que nada la necesidad de tener alguien por unos días que no se vaya. Alguien que esté allí, con el que puedas bajar la guardia un momento y descansar realmente. Poder hablar de todo y con las palabras que usás con tus amigas, ¿por qué no? Unas vacaciones de ser siempre una extraña en tierras lejanas. Pensás que si lo dijeras en vos alta de repente lo mal interpretarían. Amás viajar pero cada tanto necesitás la cercanía de tu familia y la gente que te conoce, a la cual no tenés que explicarles a cada paso por qué querés esto o por qué no te gusta aquello. Suspirás mientras tu mejilla roza la almohada. Reís de una broma que hizo y cerrás los ojos.

La sábana tarda en calentarse y le decís que hace frío. Te pregunta si querés que se mude a tu cama y le decís que no porque intuís cierta intención en su voz. Insiste. Se muda. Sabés que algo va mal pero seguís pensando que tenés todo bajo control. Estás demasiado cansada para ponerte a pensar en ese presentimiento. Le decís que mantenga la caballerosidad, después de todo no te parece algo imposible. Acá es donde a mi me dan ganas de frenar el tiempo, sacarte de la cama y preguntarte si no te das cuenta de lo que está pasando. Sé que sentías mucho frío y ahora se está yendo, sé que confiás en él como en tus amigos pero, ¿deberías?

Siguen conversando e intenta darte besos en el cuello. Le decís que no querés y hacés que pare. Le pedís que se cambie de cama porque no te gusta eso. No se muda pero se comporta, al menos por unos minutos. Te das vuelta y le explicás que no querés nada con él. No tenés ganas de peleas por lo que lo tratás como a un niño al cual hay que explicarle todo con paciencia. Las palabras “no me gustas”, “ya tengo alguien en el que pienso” y “por favor no cruces la línea porque vas a arruinar todo”, salen de tu boca. Pensás que entendió y que todo irá bien. Me dan ganas de volver a detener el tiempo y tirarte un vaso de agua fría a la cara. Tu inocencia y confianza en el otro esta vez cruzaron la delgada línea de lo sano. ¿En serio no te das cuenta?

Insiste de nuevo. Te enojás, intenta besarte y te enojás más. Le decís que dijiste todo en serio pero sin gritar. Siempre tan amable, siempre intentando evitar la confrontación. ¿No ves que ya está ocurriendo? Insiste. Te besa el cuello. Te sentís sin fuerzas para seguir. Otra sentiría miedo de que se torne en una situación violenta pero vos no. Solo te importa estar en paz. Necesitás tanto no entrar en una pelea… Hace meses que siempre estás alerta y a la defensiva. Unas horas atrás bajaste ese muro y no encontrás el ímpetu para volverlo a subir. Los guantes de boxeo están enterrados en la arena. Una súplica se desliza entre labio y labio. Una súplica no es suficiente porque parece gemido y el gemido es un sí para algunos. El tacto de sus dedos comienza a no serte indiferente y dejás de empujarlo hacia el piso.

La noche pasa. Aún no te diste cuenta.

Por la mañana estás confundida pero decidís no pensar en ello. Los siguientes días intentás quererlo. Intentás que esa noche no haya sido en contra de tu voluntad porque ni vos podrías decir que fue así, después de todo no lo detuviste así que al menos un poco seguramente lo deseabas. Sabés que no es cierto pero escondés la realidad de vos misma. Un te quiero, una caricia, un “sigamos juntos” y todo parece haberse esfumado. Lo que no sabés es que ese humo no se irá. Se te va a meter por las orejas, la garganta y la nariz hasta que lo asumas. A los cinco días te va a dar un rechazo inexplicable por él. Lo vas a querer lejos, aunque luches contra ese sentimiento porque te parece irracional. Se va a enojar con vos por tratarlo mal y no va a entender tu comportamiento. “¿Te hice algo? ¿Qué te pasa? No te entiendo”, dirá. Sentirás la furia dentro de ti y le dirás que querés seguir viajando sola. Le decís que tienen formas distintas de viajar y que sentís que te perdiste toda la ciudad anterior porque vos la hubieras recorrido de una forma muy distinta. Te sentís mala, sucia, fea. Querés que esté lejos porque cuando no está sos mejor persona y lográs disfrutar del día sin esfuerzo. Cuando esto pase pregúntate por qué no le estás diciendo la verdad. Seguramente te diga que estás loca y que todo eso ocurrió en tu mente porque nunca lo apartaste con vehemencia o porque al final parecías disfrutarlo. Al final. ¿Qué importa lo que diga? Hacéme caso, necesitás sacar todo ese veneno dentro tuyo.

Un mes más tarde te lo volverás a cruzar. Soy tu oráculo. Estará junto a conocidos tuyos. Ya te sinceraste con vos misma pero le restás importancia: a esta altura ya no dejás que esas cosas te afecten, seguís adelante. Me pregunto cuán cierto es esto. Te conozco y sé que la violencia física te afecta menos que la violencia mental. Esa perra que se esconde irreconocible entre los recovecos de tu mente haciéndote creer que no existió y que todo fue un invento tuyo. Esa violencia tan sigilosa que la crees fuera de tu organismo y de tu vida.

Ojalá cures ese daño que te permitís sentir a medias. Ojalá no explote. Pensaré en ti y aquí estaré cuando me necesites.

kuta, bali.CR2-001

EL POR QUÉ DEL POST

Cuando sos un oyente de paso, a veces la gente se sincera y habla de situaciones y sentimientos que ni siquiera sabía que tenía dentro. A veces hablan y lo olvidan; a veces hablar sirve para curarse.

El mes de septiembre fue turbulento. Por alguna razón escuché historias de todo tipo, leí textos y vi películas que estaban relacionadas con las violaciones “pasivas”. Las rotulo pasivas porque no sé cómo llamarlas. Me refiero a las que no conllevan violencia física y muchos ni siquiera las ven como violaciones sino como un desliz o una mala comunicación de la mujer/hombre. Medité sobre ello durante días y llegué a la conclusión de que si no diste claros signos de querer ese encuentro físico, para mí es una violación. Tómenlo como una opinión personal pero siéntanse libres de iniciar un debate.

Digo “mujer/hombre” porque tenemos que comenzar a ser conscientes de que esto no nos pasa solo a nosotras, no discrimina entre géneros. Un conocido, hablando de este tema (qué tópico extraño para conversar por chat de Facebook), me contó que una chica hacía poco le había bajado los pantalones y hecho sexo oral por más que él le dijo que no quería nada con ella. No se sintió traumado después de ello y continuó con su vida como si nada hubiera pasado. De todas formas la actitud de ella me parece espantosa. No porque le haga sexo oral a alguien en una fiesta, cada una hace lo que le venga en gana con su cuerpo, sino porque forzó a otro a terminar en una situación que realmente no le producía placer… al menos mentalmente. Si alguien te dice que no, por más que para vos sea un “naaaa” o un “ni”, lo moralmente correcto para no caer en un posible error es tomarlo como un “NO” hasta que te diga que sí o se te abalance. Que la histeria quede de lado aquí. Y el hombre, por más que siga el prototipo de macho en celo, también puede decir que no y debe ser tan respetado como nosotras. Por ser hombre no tiene que estar siempre dispuesto, no es menos hombre por decir que no a una relación carnal así como no es menos hombre por llorar.

Dejando un poco a un costado el espeluznante número de violaciones masculinas que debe haber y no nos damos cuenta, las femeninas existen y hoy en día por suerte algunas se animan a hablar de ello. Me pareció importante tratar el tema. Pensé detenidamente en eso porque ya me imaginaba a mis padres escribiéndome “¿quién fue?” cuando no fue nadie, es simplemente un tema que vino a mí y necesito desarrollarlo para poner mi granito de arena en el camino del entendimiento y el respeto por el prójimo.

Una amiga, Noemí Casquet (el link lleva a un post de ella que se llama “Odio follar”) me dijo: “Creo que a todos nos ha pasado algo parecido: tener relaciones sexuales cuando no queremos hacerlo. Si encima le sumas a que estás con una persona que desconoces en un lugar lejano, la cosa se complica y se agrava.

En muchas ocasiones hacemos estas cosas para no sentirnos inferiores, avergonzados o para no quedar mal delante del compañero/a. Y sobre todo, haría hincapié en que la sexualidad es algo con lo que no se debe jugar puesto que una mala experiencia se puede quedar grabada en nuestra mente durante mucho tiempo, incluso para siempre. Debes ser respetuosos con nuestras decisiones y ante todo, con nuestra sexualidad.” Comencemos a tomar la sexualidad como es, un asunto serio en el que podemos reír y compartir pero sin dejar al otro de lado. No somos solo un cuerpo, ni ellos ni nosotras. Comencemos a educar a nuestros hijos/as en un ambiente donde se prioricen estos conceptos. También que nos empiece a importar un poco menos si quedamos mal o inferiores frente al otro, la sexualidad debe ser algo lindo y de a dos, dejemos los juegos de poder en juegos. Que no se conviertan en realidades que tiramos bajo la alfombra porque nos duelen aunque nos cueste reconocerlo.

No quiero generar ni enemistades, ni odios. Solo abrir una ventana de amor y de comprensión con los demás y con nosotros mismos. Pensá sobre este tema, debatí y establecé dónde está el límite en el cual te apartás del otro y dejás tus deseos carnales a raya. Viajando uno se siente libre pero es bueno recordar que la libertad termina donde comienza la del prójimo.

El perfil B-001

SOBRE LOS COMENTARIOS

Me interesan todos los comentarios nacidos del raciocinio y del amor, los que me parezcan violentos tengan en cuenta que esta vez sí los voy a filtrar y no serán publicados. Es un tema muy sensible y la idea es dar apoyo a aquellos que pasaron por un mal momento como este, haya sido con o sin violencia. No les explico cómo pasar por el remolino interno que genera porque no tengo la mínima idea. Pero les mando un abrazo virtual muy fuerte, de esos que apapuchan y te hacen sentir protegida/o. Quizás brinde unos segundos de paz, ojalá.

Les recomiendo este video:

Check Also

Cómo comprar vehículo en España siendo extranjero

Para comprar un vehículo en España hay que sacar una serie de documentos que te …

36 comments

  1. Antonio Ruiz

    Hasta que no mencionaste a tu mama dude de que era una ficción y me hago mi “mea culpa” por dos razones. La primera porque es una violacion pasiva :” bueno, una chica que viaja sola etc, etc… (mierda de machismo) y la segunda por dudar de tu talento (que lo tienes y mucho). Para mi de lo mejor que has escrito porque un post como este dice mucho de lo que es viajar.
    Hasta pronto Catalina

    • Así es Antonio. Dice un poco de todo, de lo que es viajar, de las soledades y de ser mujer también más allá del tema central. Gracias por lo de talento, 🙂 aún no lo veo pero me gusta escucharlo.

  2. No es no y no cabe ningún tipo de interpretación ambigua. Cuando una mujer te cierra evidentemente la puerta lo torero es recoger velas, disculparse si no se ha sabido interpretar el baile y tratar de recoger los pedazos de la situación para volver a encarar la amistad. Para mi esto no tiene discusión y coincido con todo lo que argumentas. Dicho lo cual, y sin que sirva para justificar en absoluto la actitud de tu compañero de viaje, si los hombres a veces no vemos o no queremos ver las señales para que pasemos de largo y no aterricemos, las mujeres también pueden padecer una miopía parecida.
    Si un hombre te manda señales de que el si tiene la luz verde (casi siempre la tenemos!) y no hay intención de darle pista de aterrizaje coño, no lo metas en la cama! No se si estas familiarizada con el efecto Lemur:
    https://www.youtube.com/watch?v=dFUcna4PDsY
    No es por frivolizar el tema que planteas, que me parece importante. Es que según lo leía no dejaba de acordarme del Lemur 🙂

    • Gracias Alberto por tu opinión. Ahora voy a ver lo el efecto que no lo conozco. No es no y a veces una es fuerte y hasta llega al punto de gritar y otras no se puede… a veces las mujeres también tienen miedo porque el man se pone violento. Y con los hombres también pasa porque tienen el estigma de “si digo que no quedo mal o como un tarado” entonces aguantan que cualquier chica insistente se meta en su cama. Ambas cosas deberían frenarse por ambos lados, de acuerdo. Pero con empezar por el no es no creo que está bien. No era ningún compañero de viaje :), es ficticio tomando fragmentos de cosas que me contaron.

  3. Muy bien redactado. A veces viajando (incluso no viajando) suceden estas situaciones. Esa sensación de “Te sentís mala, sucia, fea. Querés que esté lejos porque cuando no está sos mejor persona y lográs disfrutar del día sin esfuerzo”, es tal cual la describis. Gracias por el post. Abrazo grande.

    • Hola Gaby. Ojalá sirva para aliviar algún corazón que se siente mal o para evitar alguna situación como esta. Con una sola ya cumplió mucho el post. Me están escribiendo varias chicas y hombres por privado que pasaron cosas como esto. Un abrazo grande!

  4. Fernando Domene

    Guada, que lindo que le hayas dedicado un tiempo a éste tema!!! Como hombre, puedo decirte que, el 80% de los de mí género, actuarían como el del relato tuyo. Por suerte, están los que no. Toda mi vida, preferí pasar por “pelotudo”o “lerdo”. Muchas veces dormí con “amigas” o “conocidas” si que yo intentara nada. Para que lo hiciera, las cosas debían estar más que claras. En varias ocasiones, éstas “amigas” o “conocidas”, esperaban mi avance pero, claro, al no dar señales evidentes, me comportaba como un caballero aunque, para ellas, mi conducta, había sido la de un “pelotudo” o un “lerdo”. ¿Que si yo las deseaba o tenía ganas? sí, claro, a muchas sí y a otras, no. El punto es que, para mi, la prioridad es la persona y no la carne. Una frase, dice: “Será lo que tenga que ser o no será nada”… y, en mi forma de ver las cosas, “lo que tenga que ser”, debe ser en común acuerdo. Con el tiempo, algunas, agradecieron mi comportamiento y, reconocieron que, en realidad, no había sido ni un pelotudo, ni un lerdo, sino, un caballero en el que se podía confiar. Aprovecharse de flaquezas, debilidades o momentos vulnerabilidad, no es de machos!!! Guada, gracias nuevamente por tocar éste tema!!! Buenos vientos y abrazos rompecostillas!!! 🙂

    • Gracias a vos por tu opinión. Aprovecharse no es de machos ni de nadie. Que muchas mujeres también lo hacen. La idea es un respeto mutuo. Coincido con vos y al final el que queda siempre con una sonrisa es el que se porta como un caballero. 🙂

  5. Excelente post, me sentí muy identificada, creo que me ha pasado varias veces algo similar.
    Hace rato me ronda por la cabeza la idea de que si hubiera tenido la información que hoy tengo, cerca de los 30, a los 20 años me hubiera ahorrado muchos dolores de cabeza. Claro que puede sonar lógico porque es parte de la vida, crecer y aprender de los errores, pero también es verdad que las chicas de esa edad hoy, tienen muchísimas mas herramientas para poder elegir, en todos los aspectos de la vida. Lo que antes estaba callado y oculto bajo la alfombra hoy deja de ser un tabú para ser ejemplo para las nuevas generaciones. En buenahora las mujeres alzamos nuestra voz!

  6. muy buen post Guada. coincido con bastante de lo que decís.. Pero creo que esto de ponerse en la piel del otro también tiene que ver con entender que las mujeres funcionamos distinto que los hombres y que algo como querer abrigarte en el abrazo de un hombre, para una mujer tal vez es sólo eso y un hombre puede leerlo muy distinto, porque para ellos una invitación a un contacto tan cercano suele estar acompañado de algo más.
    Para mi es cuestión de qué señales enviás como mujer, si pienso en el relato que compartiste, creo que si la chica no quería intimar no hubiera debido decir que hacía frío y provocar que el chico se pase a su cama. Se hubiera puesto un buzo y listo. Pero transmitirle eso al chico, es una invitación a que te de una solución y puede ser leído como una provocación.

    Cuidate y seguí disfrutando!

    • Hola Geraldine, si creemos en un mundo en el que hay que estar a la defensiva coincido con vos. El tema es que personalmente no quiero un mundo así para nadie. Quiero un mundo donde uno pueda expresarse libremente y las cosas se hablen y las dudas se pregunten de frente. Con un “¿están coqueteando conmigo?” basta y puede recibir un no como un si. Creo que eso no es como es el hombre sino como educamos a los hombres como madres y como mujeres. Que piensen más o menos en sexo… hablando con una psicóloga descubrí que muchas mujeres piensan mucho más en sexo que los hombres. De hecho a mi me pasaba con mis ex, ellos estaban menos pendientes del tema. Así que creo que también es un gran mito. Depende de la persona. Que sí son más susceptibles a las muestras de afecto físico, sí. Pero en mi vida he compartido cama con amigos y jamás pasé por una situación indeseada ni intentaron nada. ¿Por qué? Porque la mamá, las amigas, las novias o quizás el conjunto de todas ellas lo educaron para respetar. Además esto es un caso femenino pero escuché al menos 20 casos de violencia femenina al marido/novio y de violaciones pasivas a varones. Los que deben existir deben ser muchos muchos más. ¿Pero si la mujer es distinta entonces cómo puede ser esto? Porque educamos para no respetar y para siempre culpar a la víctima. Mira este video si podes: https://www.youtube.com/watch?v=iPk9VTATmGM&feature=youtu.be Abrazos y buenas vibras!

      • Hola Guada, pienso parecido a vos.. y me parece genial de a poco tratar de lograr un mundo más sano y con más respeto.. a lo que apunto en mi comentario anterior es que hay tantas posibles reacciones a una acción como seres humanos en este mundo y no todos van a ver claro las intenciones detrás de lo que uno dice y hace porque cada uno interpreta las cosas desde su crianza y costumbres o punto de observador en este mundo, entonces a lo que voy es a no perder de nuestro radar eso.. que no todos reaccionaran de la misma manera y desde ahí cuidarnos.. No es estar a la defensiva, es ser conscientes de que cada persona puede reaccionar distinto. Un hombre te puso en uno de los comentarios que el 80 % de los hombres que conoce hubiera reaccionado como el del relato, a eso voy con no perder del radar las posibles reacciones. Creo que ser muy frontal y claro al decir lo que querés es una forma buena de actuar, y en general la aplico, aunque tanta frontalidad a veces no caiga bien, pero me ha evitado pasar por situaciones que no quería.
        Lo que proponés es hermoso. Ojalá con el tiempo logremos un mundo más sano y respetuoso, y banco el predicarlo, pero no perdamos de vista el cuidarse y cuidar nuestras reacciones (y lo digo tanto por hombres como mujeres). Las relaciones humanas son complicadas…
        Vi esa charla Ted en vivo el año pasado y me movilizó. Gracias por compartirla. un beso!

        • Estoy de acuerdo contigo Geraldine. Gracias por expresar tu opinión. Ojalá llegue el día donde podamos ser directos y no tener que cuidarnos. Por desgracia a veces uno sale desde una burbuja al mundo y en el primer tiempo no sabe cómo comportarse respecto a esto y cae en estas situaciones. Pero sí, por ahora a cuidarnos mientras seguimos construyendo un ideal entre todos. Abrazos!!!!

  7. Hola Guada! Antes que nada te felicito por animarte a publicar sobre esto en tu blog porque muchas veces la gente ‘pública’ por decirlo así, no quiere tocar estos tipos de temas porque tiene miedo a ‘quedar mal’ con algunos lectores al dar sus puntos de vistas, y quizás ocurra, pero es muy importante dar este tipo de mensajes porque hay gente a que le hace falta que le recuerden cosas como estas, en especial la gente que pasó por alguna situación así, y también aquellos que planean salir a recorrer el mundo y enfrentarse a este tipo de cosas que pueden ocurrir a cualquiera, en cualquier lado, a cualquier hora, y no solo estando de viaje.

    Si alguien llegó a vos para contarte alguna historia sobre esto, es por algo. Y en tu caso creo que cumpliste con lo que tenías que hacer al hablar sobre esto, porque estos temas tienen que ser hablados y no ignorados.

    También te felicito por no tener miedo a dar tu opinión y a decir lo que realmente pensás y sentís, porque creo que eso hace que nos sintamos más conectados contigo, al menos me pasa a mí.

    Yo creo que todo esto se puede resumir en que hay que tener amor y respeto por uno mismo ante todas las cosas. Al saber alzar la voz para decir claramente “NO!” cuando queremos decir NO, y a demostrar que queremos algo cuando realmente lo queremos. Pensar en uno mismo, en lo que sentimos, en lo que creemos, en lo que queremos para nuestras vidas, porque eso es lo que realmente importa, y no pensar tanto en lo que dirán los demás, quitarnos esos miedos, y ALEJARNOS A TIEMPO si tenemos un mínima sospecha, un mal presentimiento, si vemos que las cosas no funcionan, si el otro no está dispuesto o no tiene la capacidad de entender lo que decimos.

    Cada vez que escucho hablar sobre este tipo de abusos inevitablemente se me vienen a la mente las dos viajeras argentinas que fueron asesinadas hace poco en Ecuador, y me golpea pensar que los sueños y las ilusiones de esas dos chicas terminaron en seco por culpa de dos malditos inadaptados. Lo de ellas fue trágico y ya no están para contarlo, pero hay miles y miles de personas que pasaron por lo mismo con una suerte diferente. A mi nunca me pasó nada parecido, y soy afortunado al decir que tampoco a nadie cercano que conozco, pero igual me toca fuerte realmente porque uno nunca sabe lo que puede pasar.

    También me duele, y siendo hombre, saber que las mujeres son siempre las más vulnerables ante este tipo de situaciones, que son el blanco fácil para la gente que busca hacer daño, porque eso es lo que hacen, tanto física como emocionalmente. Algunas veces puede ser solo emocionalmente, pero también eso puedo dejar huellas para siempre.

    Pensar en uno mismo ante todo no significa no ponerse en el lugar del otro, tampoco significa desconfiar de todo el mundo, simplemente significa darnos prioridad y valorarnos y respetarnos firmemente para provocar esa misma actitud en los demás, desde un principio, desde el primer saludo, desde el primer apretón de manos. A veces tenemos que ser egoístas por nuestro propio bien. Tampoco hay que vivir con miedo, no, pero hay que aprender a identificar las situaciones, a confiar más en nuestra intuición, a confiar más en nosotros mismos.

    Cuando las cosas van a pasar, pasan. Algunas veces es inevitable por más que uno ponga todo de su parte para evitarlo, y es triste, y en ese caso creo que lo mejor que uno puede hacer es perdonarse a uno mismo, y no volver a cometer los errores que lo llevaron a esa situación, porque yo creo que muchas veces la culpa es compartida.

    Este tema da mucho de qué hablar y es muy delicado, pero no hay que tener miedo a dar nuestras opiniones mientras se mantengan dentro del respeto y del raciocinio como dijiste. No todos pensamos igual, pero ante temas como este ante todo tenemos que ser humanos.

    El mensaje que quería compartir contigo (y con los que leen tu blog) creo que ya está dicho, y eso es lo que pienso aunque tengo un montón de pensamientos que se me enredan en la cabeza cuando empiezo a escribir sobre cosas como estas.

    Perdón por escribir tanto!
    Un abrazo Guada!
    Buenos caminos!
    Buena vibra!

    • Hola Diego! A mí también se me enredan los pensamientos y las palabras con estos temas. Pienso como vos pero además de eso también pienso que más allá de cómo se debe cuidar uno necesitamos re educarnos. Lo digo por mí también. Necesitamos respetarnos pero al mismo tiempo respetar al prójimo. Si todos respetamos al prójimo entonces estas cosas no pasan. El tema es que esto no pasa en general con un loco desquiciado sino con un buen chico que presta servicios sociales, se ve ejemplar y sin embargo tiene una idea desde mi punto de vista errónea de qué significa respetar al prójimo en cuanto al sexo. Y como dije en el post, esto también involucra a las mujeres porque la cantidad de violaciones pasivas a hombres que me contaron es alarmante les afecte o no a ellos. Ni hablar de la violencia familiar, que también hay hombres golpeados como mujeres golpeadas. A seguir construyendo entre todos un mundo mejor. Abrazos!!!!

  8. Uf, si tengo que elegir una palabra para describir lo leído sería conmovedor.

    Me pasan incontables recuerdos por la cabeza.
    De las veces que he estado del lado del hombre de esta historia, que insistí un poco, pero finalmente me frené. Y luego pensaba “¿Debería haber seguido o estuve bien?”, “¿Habré perdido la oportunidad?”. En algunas ocasiones tuve una relación luego de eso, otras no. Deduzco que las que sí me dieron otra oportunidad, realmente me querían. Las que no, no. Y me alegro de ello.
    De las veces que he estado del lado del hombre de esta historia, insistí un poco y pasó algo (la verdad fueron pocas, recuerdo 2). Y me ha quedado la duda de “Mierda, ¿no me habré excedido o fue parte de un breve histeriqueo?”. Lo pregunté en esos casos y siempre me dijeron que no, vaya a saber si esa respuesta fue alguna vez la verdad. Espero que haya sido la verdad. No lo sabré jamás.
    Hay personas a las que las excita el histeriqueo, a mí el histeriqueo me aburre rápidamente y definitivamente. Mortalmente sería la palabra adecuada. ¿Será por eso que me freno después de poco insistir?
    O tal vez será que me considero un caballero, o tal vez un romántico ingenuo incorregible, o tal vez simplemente un idiota. Y también ser así siempre me ha dejado muy vulnerable a que me destruyan el corazón y el alma sin piedad. Pero también me ha dado el lujo de haber estado con las mujeres más maravillosas, locas, hermosas, impredecibles e inteligentes. “Vos siempre te las buscás así!!!” Y si son las mejores… jaja!!!!.
    También pienso que los platos rotos los terminamos pagando los hombres que tratan de hacer las cosas bien. Uno a veces no entiende porqué a la mujer le cuesta ser más directa. (Las odiamos y maldecimos por eso jajaja) Pero también uno no sabe por todas estas situaciones de mierda que les ha tocado vivir y que creo que la gran mayoría se las guarda, tristemente para siempre.

    Bueno, creo que me quedó bastante desprolijo, escribí lo que pensaba, ya está, no lo voy a editar. Para las mujeres que lean esto, no se menosprecien, no se dejen basurear, no se dejen violar. Todavía hay un par de idiotas por ahí que las respetan de verdad, que las quieren de verdad, que quieren hacerles el amor y no sólo sacarse las ganas, se los aseguro. Y no sé si son tan pocos.

    Abrazos, muchos abrazos,

    • 🙂 Sebas sos un loco lindo. En el menjunje ese saqué mil conclusiones. Creo que el tema está en como nos educan y los hombres están confundidos por eso también y las mujeres también creo… lo de poco directos va por los dos lados. El juego es lindo pero las señales que se deben tomar son las que no tienen duda, el si o el no cuando uno pregunta por más tosco que sea formularlo. Gracias por tus palabras. Abrazote y hasta enero!

  9. Hola Guadalupe, es imprescindible hablar de esto que nos pasa a las mujeres, y que les pasa también a los hombres. Aunque algunos no se den por enterados. Justamente por esta razón es que creo que hay que hablar de estas cosas, esto que vos llamas violación pasiva es una mezcla de sentimientos, miedos, añoranzas y emociones muy complejas y difíciles de relatar. No se puede vivir desconfiando y encerrada pero tampoco se puede confiar del todo…no se puede estar siempre acompañada y vigilada pero tampoco se puede andar sola por cualquier lado y asi transcurre la vida de las mujeres de absolutamente todo el planeta…de un extremo al otro atravesadas por miles de consejos y mandatos y cuchicheos ajenos que ya son nuestros. Lejos de nuestros deseos internos verdaderos y reales. Por eso es que la visibilizacion de estas situaciones son las que hacen que podamos nombrar y curar y por lo tanto distinguir nuestro deseo, del deseo ajeno.

  10. Muy buen post Guada. Ciertamente es una temática que hay que tratar, y vos la supiste tratar muy bien. Un beso grande!

    Lean

  11. ¿He mencionado alguna vez que cada día me gusta más este blog y lo que escribes en el?

  12. Hola guada, la verdad impresionante tu post, te felicito, creo que creces y te superas a cada km, seguí este camino , te felicito, besos y muchos cariños. Buenas Rutas!!!!!!!

  13. Me ha gustado mucho el post. Y creo que es muy necesario hablar de esto.
    Un “no” es un “no”, sea contundente o tímido, sea desde el inicio o a cuando ya ha comenzado algo. Y debe ser respetado siempre.
    La idea de que ella provoca, de que manda señales aunque no quiera nada no son más que modos de justificar lo injustificable. Si dice “no”, interpreten que quiere decir exactamente eso.
    Hemos crecido con tantos miedos que a veces nos cuesta expresar lo que queremos (o lo que no queremos) por el qué dirán, por no herir los sentimientos del otro, para que no piensen mal de nosotras… y nos sentimos culpables sin tener culpa (si hubiera sido más contundente, si no hubiera dicho que tenía frío, tendría que haberlo empujado…). La culpa es del que agrede. Siempre.
    Gracias, Guada, por haber sacado este tema.

    • Gracias a vos por dar tu opinión. Creo que es importante como comunicadores que también hablemos de estos temas para que haya debate y comencemos a plantearnos estas situaciones por si nos pillan de un lado o del otro, o si conocemos alguien que lo haya pasado. Un abrazo grande!

  14. Genial el post Guada!!! temas que nadie publica pero de todos los dias! viajando ó no! Habrá que ponerse a pensar mejor desde qué lugar hablamos del tema….
    Te conocí en Cardales enero-2015 esperando para entrar al baño…ja!
    Abrazo!!

    • Hola Dani! Me acuerdoooo!!!! Que lindo estuvo Cardales. Sí, creo que lo importante es hablar de las cosas y no dejarlas pasar. Después que haya distintas opiniones es entendible pero sí hay una gran necesidad de hablar de esto.

  15. Muy buen tema tocaste y tan comun como respirar realmente entran en una mano los que saben y entienden lo que significa NO.

  16. Hola Guada, hola lectores…
    Yo creo que es tan complicado ser mujer como ser hombre en esta sociedad. Estamos igual de jodidos en muchos aspectos y lo peor de todo que es simplemente por la forma contradictoria en los mandatos sociales que nos venimos fumando hace muchas generaciones. Y todo por que?! Por unos centimetros mas entre las piernas. Yo soy una mina sociable y siempre fui mas de juntarme con hombres que con mujeres, desde mi infancia. Agradezco lo que soy hoy a muchos de esos hombres que incluso me aconsejaron sobre cruzarme con personas jodidas, sean hombres o mujeres. He conocido hombres geniales, sean amigos, parientes o parejas. Soy una mina practica,directa y simple y varias veces me han dicho que cuando estoy en pareja parezco yo el hombre por tener esas cualidades, asumo que a las minas generalmente las catalogan de histericas, sin embargo yo tuve parejas en las que se terminaba la cosa porque yo no me bancaba la histeria del otro. Aclaro, soy heterosexual. Y todo esto me lleva a la conclusion que es todo cuestion de accion y reaccion. Si sos simple el otro puede que se ponga histerico y si sos histerico el otro sea el simple independientemente de que seas hombre o mujer. Por eso, en mi experiencia de vida llego a esas conclusiones. Eso de que los hombres son todos iguales o las mujeres son todas iguales es errado para mi. En todo caso es un conjunto de circunstancias momentaneas la que hacen el resultado de una situacion. Obviamente no entra en esto gente que tiene ya una tendencia marcada en su personalidad o alguna psicopatia. Por otro lado y yendo mas al grano del tema: Un no es no y ahi no hay malos entendidos, no importa de quien venga el no. Y quedar mal es cuestion de simplemente arriesgarse a cruzar esa linea que sabes muy bien que te puede pasar, llegando a quedar mal como haber generado una situacion de posible violacion pasiva. O sea que de ante mano ya sabes que ese puede ser el resultado tambien, entonces por que no evitarlo de cuajo y listo??!! EVITENLO. Es mil veces mejor quedar como un boludo que quedar tan horrendamente como un posible abusador. Por mas que digan lo que digan, el que hace las cosas bien, nunca es un boludo. Lo que esta bien esta bien por mas que la mayoria diga lo opuesto. Es mas hasta recomendaria a los hombres que por mas que la mina sea la mas histerica, si no dio claras señales de querer sexo, no le toquen un pelo…porque tambien pasa que si despues la mina se siente mal puede que hasta se torne en algo muy complicado hasta llegar a denuncias o algo asi. Y para las minas, con estas cosas no se jode. Si no tenes ganas le decis que no todas las veces que sea necesario y si te tenes que ir del lugar te vas. Obviamente aca tambien no meto casos de tipos que si ya quieren violar de manera forzoza como ocurre en tantas situaciones. El punto es que hay que ser claro y directo si no podes caer en mandarte cualquiera, seas hombre o mujer.
    Es un tema complicado porque, como dije, en realidad ya estamos jodidos por los mandatos contradictorios que nos venimos fumando hace generaciones, tanto hombres como mujeres. Un ejemplo simple: se acuerdan del show de Francella y Peña donde hacian el sketch de Sambucetti… Y la gente lo toma con naturalidad y hasta uno se rie de eso. Por eso digo, que estamos en una sociedad donde vive mandando mensajes contradictorios. Es mas las mujeres quizas estamos en una situacion mas vulnerable respecto a eso, pero los hombres andan medios perdidos con tanto mandato de como deben ser y actuar. Es una lastima, porque en el fondo somos todos iguales. Aun asi, UN NO, ES UN NO Y SE DEBE RESPETAR, SI NO YA SABES QUE TE ESTAS MANDANDO UNA POSIBLE CAGADA.
    Tambien hice una ensalada de pensamientos que me surgian… jaja.Me niego a editarlo =)
    Saludos cordiales.

    • Hola Julia. Sin edición está perfecto. 🙂 Sí, pienso como vos que todos estamos jodidos. Pero también me duele el hecho de que no nos damos cuenta ni comenzamos a pensar por nosotros mismos cuestionándonos todo. Al menos muchos/as no lo hacen. La televisión es más dañina que otra cosa, sobre todo los canales locales. Ojalá empezaran a apagar la tele y a agarrar libros. Por desgracia los canales son el reflejo de la sociedad al igual que sus gobiernos. Pero tampoco nos adjudicamos ninguna de las dos. Poco a poco, sigo teniendo fe que el cambio es posible. Un abrazo enorme!

  17. Fernando D. Lopez

    Yo creo que un no es suficiente para que el otro u otra entienda que no querés, no que estás confundida, no que a lo mejor si, no que en realidad tenés ganas pero disimulás, aprovecharse de una situación de bajas defensas emocionales o físicas es por donde lo mires una hijaputés, no hay, me parece, lugar a “interpretaciones”, sencillamente no es no. Una relación casual está mal?, por supuesto que no, pero debe ser de a dos con el consentimiento, la alegría y el disfrute de los que aceptan dar lugar a un momento de placer para ambos.
    Buenas rutas

  18. Viajar es genial.pero no es como escapar de uno mismo? No es por un temor a relacionarse? Viajar solo no es para escapar de una desilusión amorosa? Creo q si es por escapar no es tan bueno. Ojo es una pregunta.

    • No tiene nada que ver con el post pero a ver… depende de cada uno. Creo que el viaje siempre es bueno y por qué viajas va a llevarte a sufrir mucho o a disfrutarlo en parte. Para escapar no sirve porque es peor, te llevas todo internamente y a lo lejos te tortura y no podes solucionar nada. En definitiva terminas dándote cuenta de un montón de cosas y volviendo para solucionar aquello por lo que te fuiste. O al menos eso le pasó a todos los que conocí que comenzaron el viaje por eso, aunque quizás para alguno sea diferente. Yo no viajo para escapar, menos de uno mismo que es imposible en viaje, sino para encontrarme y porque el movimiento soy yo en parte. Pero creo que esa pregunta es subjetiva.

  19. Hola Guadslupe. Me encanta tu post y me haces recordar algunas experiencias vividas en mis viajes. Pues yo he tenido situaciones en donde igual el caballero ha querido tener encuentro sexual conmigo y ha sido para mí muy claro. Y perdón por lo atrevido de mi comentario. Las veces que yo he accedido ha siido en plena conciencia y de buen grado porque él me ha gustado y de ese tipo de experiencias me ha quedado la satisfacción de haber compartido enintersctuado en ese nivel con quienes me Han agradado y a quienes yo he aceptado y cuando no simplemente aún cuando haya hecho mucho frío ni por error les he invitado a mi cama pues muchos hombres no han aprendido que un no es un no y se debe respetar , yo ejerzo muy claro mi legítimo derecho a elegir con quién estar o no en lo íntimo así que violaciones pasivas nunca he sufrido pues nunca me ha quedado ni culpa ni remordimiento. y de hecho algunos de esos caballeros hoy siguen siendo mis amigos y he continuado mi viaje a su lado con algunos de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *