Manuscritos

Carta a un amor etéreo

Te creí lobo pero eres viento patagónico. Ese viento que sopla solitario y roza la cara de cada muchacha que se aventura en tus tierras, haciéndola estremecer y gemir por las noches. Ese viento que levantó mis sábanas, arqueó mi empeine y puso amaneceres en mi oído mientras rodaba sobre el ripio. Las ruedas giraban y mi corazón latía cada …

Read More »

No para de llover

No para de llover. Las gotas caen sobre mis manos y mis hombros, pesadas de tanta sal. ¿Sal? Mi cabeza está seca. Llueve de mis ojos. Al darme cuenta la garganta me aprieta. Apenas puedo tragar mi propia saliva. Un gemido desató el llanto por mi boca. Temblorosa me acurruco contra el primer rincón que encuentro. Duele. Tanto. Pero no …

Read More »

Testamento en vida

A mi gente amada, como creo que debería comenzar todo testamento, le dejo el recuerdo de mi persona fragmentado según el tiempo que dediqué a cada uno. Si bien quisiera poder haberme partido en miles para brindar a cada uno mi tiempo entero, sólo queda lo real y la única eternidad contenida entre minuto y minuto de felicidad y tristeza que …

Read More »

La hoja en blanco

Cuando el mundo “era plano” todos pensaban en hallar el borde y quedarse contemplando un universo infinito. Uno pensaría que una hoja en blanco te lleva a esa misma mirada, ese mismo gesto con la boca. No. Una hoja en blanco es un infinito de posibilidades y, al mismo tiempo, un infinito de imposibles. Miles de cosas que podés volcar …

Read More »

Ernestina, la oveja

Hay que saber apreciar la soledad, dejar que te rodee y te cuente sus secretos, aprender a no estar solo con ella. Pero como todo, cuando se vuelve promesa de eternidad y te abandona tu propia compañía, hay que tener una puerta de escape. Porque nunca hay que permitirle que te haga sentir solo. Supongo que el amor lejano te …

Read More »

Miradas

Quizás las horas pasadas hicieron que, por vez primera, los codos se rozaran; como si la necesidad de un beso resurgiera a través de sus codos, ese beso que, aunque impedido por las circunstancias de sus vidas presentes, era representado por aquel roce dejándose llevar por el placer de lo secreto. Un secreto que no quería morir. Un secreto huésped; …

Read More »

2.7 Kilos

El lunes mi madre le pidió a mi padre que me lleve a casa en auto (sobreprotección de la que hacen uso todas las madres, pero la mía en mayor medida).  Dimos demasiadas vueltas (lo distraía con la excusa de querer practicar inglés); por ello, no sabría especificar en qué barrio se encontraba ese semáforo que presenció la escena. Un …

Read More »

Tengo dolor

Tengo dolor. Tengo dolor atormentado de amor y fe en que tú vendrás, en que ese eres tú y que me amaras. Y cada vez que me dejas, y cada vez que no respondes, y cada vez que no me ayudas, que no me besas, que no te importa… cada vez siento que exploto, siento que muero, siento mi garganta …

Read More »

Hechizos

En medio del diluvio un hombre ya entrado en años corría al colectivo. ¡Cómo me gusta viajar! Sobre todo cuando llueve y todo parece tener esa mirada melancólica y una sonrisa esbozada como pensando en algún momento del pasado. El colectivo en días de lluvia me hacía soñar con aquel lejano deseo de conducir mi auto hacia centro América huyendo …

Read More »