Home / Países / América / Caminar por la Isla del Sol y de la Luna – Bolivia

Caminar por la Isla del Sol y de la Luna – Bolivia

A pesar de que las lanchas salen temprano estaba bien despierta por el frío de junio cuando nos informaron que en cada isla te cobran 10 bolivianos más como impuesto para colaborar con la comunidad. Además, casi llegando a la Isla de la Luna, nos hicieron decidir si queríamos o no guía para la del Sol. Si no queríamos, el barco nos dejaría en Challapampa sin darnos tiempo de ir y volver a las ruinas. En cambio, por 25 bolivianos más tendríamos un guía y nos dejarían en Yumani pudiendo recorrer a pie el camino al siguiente puerto. El viaje de 25 bolivianos se convirtió en uno de 70 rápidamente (10 dólares). A pesar del truco que montaron, el guía parecía instruido y amable, por lo que seguí de buen humor. Hace mucho que no tenía un guía para poder acribillarle a preguntas.

Al pisar la playa de la Isla de la Luna te das cuenta que ninguna de las dos te parecerá increíblemente bella, como algunos rincones de Bolivia. ¿Y entonces? Lo que llama la atención de esos pequeños montículos de tierra no es solo su ubicación en el lago navegable más alto del mundo sino su historia y energía. Algo allí me tranquilizó y me dio ímpetu para hacer las caminatas sin jadear como solía hacerlo en Copacabana.

Ambas islas fueron territorio sagrado para las culturas prehispánicas del lugar. Koati, como llaman a la Isla de la Luna, era donde se rendía culto a Mama Killa (luna en quechua) y a la que sólo el emperador Inca podía ingresar. Su templo contaba con 35 habitaciones y una explanada que servía para las ceremonias. Aquí también se educaba a las mujeres nobles en oficios como el tejido y se formaba a las sacerdotisas incas.

Hoy en día algunas de las paredes fueron reconstruidas para ayudar a la imaginación a armar la estructura original y continúan haciéndose ofrendas y magia en sus paredes. En sus 105 hectáreas habitan pocas familias quechua y aimara que se dedican a la agricultura, al pastoreo y al turismo aunque no te atosigan como en la ciudad y respetan cuando tienes una actitud contemplativa. ¡Y como no tenerla! Desde lo alto de la colina se ven a lo lejos los picos nevados que contrastan con el color del lago. Lo que más me gustó fue su tranquilidad y la combinación del agua con la nieve a lo lejos.

A quince minutos de navegación se encuentra la Isla del Sol que se divide en tres comunidades de origen quechua y aimara: Yumani al sur, Challa sobre la costa este central y Challapampa al norte de la isla. La caminata me llevó desde Yumani hasta Challapampa. Aparentemente los territorios del norte se encontraban cerrados para el turismo por un altercado entre sus habitantes. Habían construido un hotel sobre tierras sagradas a pesar de haber sido advertidos y, en consecuencia, una noche el hotel voló por los aires. Lo dinamitaron.

A pesar de ser la más grande del lago, tiene menos de 10 kilómetros de largo. El paso es lento debido a la altura aunque, por alguna razón que desconozco, uno se siente mejor que en Copacabana.

Se la llama Isla del Sol porque en la época incaica su templo albergaba vírgenes dedicadas al dios Sol, Inti. Su nombre original: isla Titikaka, significa “puma de piedra”, haciendo alusión a los pumas que solían habitarla y a su naturaleza rocosa.

La leyenda cuenta que tiempo atrás el dios Inti se entristeció por la miseria y la ignorancia en los que estaba sumida la humanidad. Con el propósito de llevar civilización al mundo, el sol tuvo dos hijos: Manco Capac y Mama Ocllo. Nacidos en la isla Titikaka, rápidamente esparcieron conocimientos de agricultura, artesanías y telar, entre otras cosas. Al ver el progreso que hacían sus hijos, Inti decidió enviarles en busca de un sitio para fundar la ciudad cuna de un nuevo imperio. Tiempo después se fundaría la ciudad de Cuzco, antiguo centro político de la cultura incaica. Algunos investigadores creen en la teoría que de aquí salieron, efectivamente, los fundadores del imperio y que con los años se fue formando el mito del dios Inti.

En ésta isla persisten también las tranquilas y cristalinas aguas por las que la mirada rueda hasta posarse en las cimas nevadas de Los Andes, que tienen mucho de hipnótico. Supongo que en ciertos lugares el hielo tiene la misma magia que el fuego. Un poco más hacia dentro, las pequeñas terrazas de cultivo descienden la escarpada colina entre la que caminan burros, las señoras tejen sentadas sobre los pliegues de sus amplias faldas de colores intensos y las casas se alternan en bajada cerca del puerto. Casas, hoteles, restaurantes… la vista sigue sin convertirse en la de una típica zona turística.

El guía, señalando un punto entre las islas, habló de una ciudad sumergida y donde unos buzos, entre el 2000 y el 2004, habían encontrado una ciudad. Algunas comunidades de científicos creen que antiguamente la isla estaba unida por tierra pero que, ya sea por un cataclismo o por el diluvio universal, esa parte había sido tapada por el agua. También nos contó que se cree que este es el verdadero lugar de la Atlántida, aunque una sensación extraña en el aire me dio la intuición de que eran solo palabras para interesarnos, enalteciendo la leyenda. Después de todo, ¿quién no quiere saber si la Antártida fue real?

Con o sin Antártica, la isla es un centro de peregrinaje desde tiempos ancestrales que acumula, en pocos kilómetros, varias ruinas arqueológicas. Comenzando por el sur, desde Yumani hacia el puerto de Challapampa se puede visitar Pilcocaina, la Escalera del Inca y la Fuente de las Tres Aguas. Pilcocaina, también llamada la residencia de los pájaros, es una de sus edificaciones más importantes. Respetando la cosmovisión andina, sus ventanas y puertas miran hacia el este venerando el nacimiento del sol cada día. La construcción es pequeña, aunque cargada de simbolismos. Según el guía los tres niveles de su puerta se debe a los tiahuanacos, no a los incas. En la cosmovisión aimara existe una concepción espacial para dividir los espacios sagrados que involucra la palabra Pacha. Pacha es una palabra que va más allá del tiempo y el espacio, una forma de entender el universo. Esta división del espacio se divide en Alax Pacha, Aka pacha y Manqha Pacha que en la cultura de los tihuanacos son el cóndor (primer nivel de la puerta), el puma (segundo nivel) y la serpiente (nivel exterior). Dichos animales representan tres niveles: el cielo, el mundo en el que vivimos y el nivel subterráneo.

Aquí también nos contó que los incas dejaron a la cultura aimara tres lineamientos morales que aún se respetan en la isla: Ama Sua ( no seas ladrón) , Ama Llulla (no seas mentiroso) , Ama Quella (no seas ocioso). Antes te cortaban la lengua cuando no cumplías con ellos. Hoy en día, la justicia comunitaria se encarga de los que infringen las reglas.

A partir de Pilcocaina comienza la ruta, llamada Ruta Sagrada de la Eternidad del Sol, que comunica el sur con el norte en tres horas de caminata con vistas panorámicas de la isla. El punto más alto es el cerro Chaycorpata a 4006 metros sobre el nivel del mar, un poco antes de llegar al puerto al que se baja por la Escalera del Inca, unas empinadas escaleras de piedra limada por tantos transeúntes.

Descendiendo, antes de llegar al puerto, se encuentra la Fuente de las Tres Aguas que, además de ser una muestra de los conocimientos hidráulicos de la época precolombina, según el guía también es la fuente de la eterna juventud. “Ahora quedan solo dos aguas pero nunca se secan. Si bebes un litro te quitan cinco años”, nos dijo.

En esta parte del viaje es donde bajé al puerto y me tomé el barco de regreso a Copacabana pero vos, si se puede y te da el tiempo, podrías continuar hacia la zona norte para pasear por el museo arqueológico, ver la Mesa de las Ceremonias, la Roca Sagrada y las ruinas de Chinkana. Las ruinas, conocidas como el laberinto de las paredes de piedra, antiguamente servían como residencia a los sacerdotes del recinto ceremonial. A pocos metros, la Mesa de las Ceremonias se utilizaba para la realización de sacrificios de animales como homenaje a Inti. Quizás, la Roca Sagrada sea, para las culturas incaicas, el sitio más importante de su mitología. Llamada la roca de los orígenes, de ella nacieron Manco Capac y Mama Ocllo.

Aquí termina mi historia y mis sensaciones en las islas del Titicaca. Si tus sueños te llevan hasta allí, ¡que las disfrutes!

CÓMO IR A LA ISLA DEL SOL Y DE LA LUNA

El ticket de ida y vuelta en el día para visitar ambas islas me costó 25 bolivianos en una de las tiendas camino a la playa en Copacabana. Algunos dicen que se consigue por 20.

Los horarios varían según el barco. A mí me tocó uno tempranito que nos dio tiempo a recorrer la Isla de la Luna en 50 minutos (o lo que te esperen) y la del Sol desde el sur al puerto más algo de tiempo para almorzar. Si quieres más tiempo siempre está la opción de quedarse a dormir en alguna de ellas.

En cada isla me cobraron 5 bolivianos como peaje comunitario y para lograr que la lancha me deje en Yumani en vez de en Challapampa contraté el guía por 25 bolivianos más (con posibilidad de regateo). El barco de regreso se toma desde Challapampa.

Olvídate de encontrar cajeros automáticos aquí y precios tan económicos como los de Copacabana, en general suben un poco. Aunque puedes encontrar muy buen pescado.

¿Cuándo ir? Entre mayo y octubre los días son soleados y las temperaturas menos frías aunque olvídate de que haga calor, a casi cuatro mil metros te mueres de frio por las noches. Las temperaturas durante el día son agradables pero por la noche pasan a bajo cero.

Check Also

No dejo la moto, sumo la bici

¿Por qué en bici? Hace poco un amigo me dijo que los viajeros muchas veces …

4 comments

  1. Hola guada. Me hiciste recordar mi viaje en moto, estuve en abril de pasada a machu picchu. Muy lindo. Creo que está bueno quedarse 1 noche en la isla del sol para poder recorrer tranquilo, yo no pude pero me hubiera gustado.
    Saludos

  2. Hola Guadalupe. Muy bueno el relato. Estoy por ir por allí.
    Una cosita: ¿no habrás querido decir Atlántida en vez de Antártida? Antártida esta en el polo sur y sí existe…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.