A Escondidas

Un relámpago tocó el horizonte,

un juguete molestaba a lo lejos,

y con una irremediable lentitud

el traje no entraba en mi cuerpo.

 

Quería darme a la fuga;

quería tirar el anillo;

quería encontrar un jardín

donde dejara de existir el tiempo.

Pero el mago miraba

al enfurecido mundo,

obligando a esta inquieta pluma

a volver a levantar el muro

que hay entre el “yo” y el “nosotros”.

Check Also

La perfección y las posibilidades

“¿Dónde vemos imperfección?”, me pregunté al mirar una libélula posarse sobre una pequeña rama en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.